Diario Judío México - Desde que nacemos, todo se trata de ganancias y pérdidas, de pérdidas y ganancias. Bueno, al menos en cuanto a nuestras habilidades y capacidades físicas e intelectuales.

Por un buen tiempo, los seres humanos somos de lo mas inútiles y dependientes. ¡Hasta la comida nos tienen que llevar a la boca! porque somos incapaces de arrastrarnos a las glándulas mamarias, y pelear por lo nuestro. ¡Y que decir de los pollitos, por ejemplo, que casi desde que salen del cascarón ¡Ya están pepenando lo que pueden, y de dónde pueden!

Lo interesante del homo sapiens es que, desde que comenzamos a respirar ¡comienzan las ganancias! Poco a poco nos vamos desprendiendo de los brazos, para movernos y expresarnos. ¡Ya pedimos, y a veces hasta exigimos!

En términos generales, pasa un buen tiempo, para hacer a un lado la dependencia. Claro que por diversos motivos ¡hay algunas excepciones!
Hasta ese momento ¡todo ha sido ganar, ganar, ganar y seguir ganando!
¡Qué maravilla! Tomamos nuestras propias decisiones, más o menos hacemos lo que queremos ¡y somos adultos jóvenes plenos y capaces!

Aquí, quiero hacer un breve y fuerte paréntesis, para hacer un reconocimiento público a uno de los mejores seres humanos que he conocido: JOSÉ DE JESÚS CABRERA MOLINA, PEPE

Lo conocí cuando teníamos tres años, caminaba con mucha dificultad a causa de una enfermedad degenerativa neuromotora ¡y nunca se detuvo!
Cuando los demás éramos adultos jóvenes plenos y capaces, él ya estaba en la antesala de una silla de ruedas eléctrica, que lo acompañó hasta que nos abandonó casi a los 63 años de edad.
Se recibió como Ingeniero, hizo una Maestría con Mención Honorífica, Y todavía se dio el tiempo para hacer un Doctorado en Inglaterra.
Se casó con la mejor de las mujeres (LAURA), conoció el amor a profundidad, y procreó dos maravillosos hijos: Uno de ellos Arquitecto, y el otro Ingeniero en Computación.

Y aquí es donde confluye esta historia, con la que casi todos vivimos desde que nacemos.

Nos quedamos en que “todo se había tratado de ganancias, hasta que llegamos a la etapa de adultos jóvenes plenos y capaces”.

Casi nadie sabe, o no se da cuenta, no se quiere dar cuenta ¡y ni siquiera quiere pensar, cuando y cómo comienzan las pérdidas.

Independientemente de las canas, las arrugas ¡y todo lo demás! empezamos a vivir con una bola de limitaciones, en donde el común denominador es el cansancio. Cansancio para desplazarnos, subir, bajar, levantarnos, etc etc etc etc etc.

¡Y llega la !
En el peor de los casos ¡hacemos regalos materiales!
En el mejor de los casos, hacemos o acompañamos a los anteriores, con deseos tales como: PAZ, AMOR, COMPRENSIÓN, ARMONÍA ¡y todo los demás!

Por lo general no se nos ocurre regalar el mejor consejo que se me viene a la mente. Algo que aprendí de mi querido amigo PEPE, quién fue feliz, a pesar de estar atado a una silla de ruedas eléctrica: ¡ACTITUD!

Sin más rodeos, concluyo parafraseando un pensamiento que se me ocurrió escribirle a un muy querido amigo, quién me llenó de extraordinarios deseos:

“Creo que el que recibamos todos esos regalos que dices, es más cuestión de ¡ACTITUD!
Con el tiempo se va perdiendo la , pero debemos ser cuidadosos de que el ánimo no nos abandone.

¡Y ese es mi principal deseo para tí y los tuyos!
¡LLEVA LA ACTITUD SIEMPRE CONTIGO!

¡FELIZ !

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorGal Gadot coproducirá película sobre historia de amor israelí-palestina
Artículo siguienteLa kehile pone a disposición de todos su biblioteca en Yiddish
eltíojorge.com