Diario Judío México - Estamos viviendo una época donde la violencia se ha convertido en una parte de la cotidianeidad y por eso se necesita un saber vivir muy particular para seguir tirando. La violencia existe como tal y carece de destino, carece de cualidades, carece de carácter pero se acomoda en cualquier momento y surge fuera y dentro de nosotros. Cuando una persona se acostumbra a ella, no sabe como oponer resistencia y el vivir en ese caos se convierte en normalidad.

Con frecuencia sentimos que hemos abandonado un lugar seguro y no podemos volver a él. Hemos entrado en un mundo en que la vida no es justa y deja de ser lo que pensamos era. Sin embargo es importante ver y reconocer lo que es para poder seguir delante de la mejor manera posible.

Algunos científicos sociales sostienen que el estudio adecuado de la sociedad es el que la estudia como un sistema complejo donde estructuras subyacentes interactúan entre sí y los actores sociales pueden ayudar a construir negociar y reconstruir esos significados de su mundo con los cuales no están de acuerdo. Es así, como la parte social y personal interactúa y promueve diferentes significados del mundo vital en el cual se están desarrollando. Es poner un granito de arena aunque no sea muy notorio.

La violencia es un acto social que afecta diversas esferas de nuestra vida; es un elemento de la naturaleza humana. Se utiliza la fuerza y la intimidación para conseguir algo e imponer la propia voluntad a las necesidades y deseos del otro. Existen grados de violencia; la negativa es un impulso biológico que tiende a matar. La positiva se pone al servicio de la vida.

Existe un potencial agresivo en cada ser humano y uno de los objetivos que la cultura persigue es poner este instinto al servicio de la creatividad y la construcción humana, en vez de ser usado para la destrucción. Esto no siempre se logra y el mundo complejo en que vivimos ha creado diferentes formas en que la agresividad produce placer y poder.

Es importante darnos cuenta que todos somos violentos por naturaleza y que hemos aprendido a manejarla para lograr una adecuada convivencia social y familiar. La incapacidad de algunas personas para enfrentar sus problemas cotidianos las lleva a desarrollar, respuestas y acciones violentas que son vividas por el actor como normales. El enfado, la frustración, producen dolor y este desaparece momentáneamente cuando es sustituido por la violencia.

Recuerdo a una mujer mayor que entrevisté y era víctima de violencia familiar y lo vivía con tal naturalidad que al final de la sesión me dijo: “No me diga que a usted nunca la golpea su marido…”

Otra señora me comentaba: somos de una familia dada a peleas y conflictos. Me sería imposible dar cuenta de todas las trifulcas que tapizan nuestra historia y que todavía siguen en marcha: las peleas, altercados, broncas y peloteras, los silencios y venganzas, los pequeños desaires y los grandes enfrentamientos que dejan su cicatriz en las reuniones del clan y convierten las reuniones en algo desagradable. Basta decir que siempre hay en ella alguien que no se habla con alguien, un tercero que intenta que hagan las paces y un cuarto que aguarda disculpas. Hasta el más pacifista de nosotros se ve arrastrado al torbellino de disputas que no ha causado. Cuando se aprieta el botón surge y no siempre se puede parar a tiempo.

La violencia es parte de lo cotidiano en el mundo que nos está tocando. El mundo ha sido violento desde siempre aunque en estos momentos se está poniendo en palabras lo que durante mucho tiempo fue considerado normal y no se veía como una reacción que se puede elegir.

Cuando se habla de las interacciones en la familia se tiende a describir e idealizar la parte tranquila y amorosa y se evitan las de odio y violencia. No es agradable hablar de aquello que los seres humanos somos capaces de hacer y más cuando no se quieren personalizar. No es fácil responsabilizarse de aquellos núcleos humanos que traemos dentro y son incómodos y vergonzosos.

En ocasiones, al estar con personas cercanas uno percibe el enojo y la molestia del otro y este no los acepta. Sin embargo, influyen en la interacción. Para quedar bien con ese otro, se niega la propia percepción y entonces nos vemos en la necesidad de silenciarnos hasta el punto que de tanto callar, no tenemos de que hablar y como no se pueden expresar los sentimientos verdaderos nos podemos transformar en extraños que conviven bajo un mismo techo.

Todos somos capaces de producir violencia y esto causa tal horror que mejor se pone fuera de nosotros. Son los otros los violentos y negamos lo propio; al negarlo, muchas veces lo actuamos sin tomar la responsabilidad por lo que estamos haciendo. Hay niveles de violencia y un valor cultural generalizado que nos enseña a controlar y manejar esta emoción cuando es usada en forma negativa. ¿Vivo en un mundo hostil o en uno amigable? Yo elijo tener confianza porque me siento mejor que vivir con miedo.

Es importante reconocer este momento social que nos ha tocado y a pesar de esto encontrar nuestra propia libertad, tomar nuestras decisiones y reconocernos para poder seguir adelante con éxito y derecho a la vida. La libertad comienza cuando reconocemos nuestros límites y los de afuera.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorComo vacas pastando mientras pasa el tren
Artículo siguienteInvestigan a Luis D’Elía en Argentina por dichos antisemitas
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.