Diario Judío México - He visto como muchos palestinos en Chile defienden el conflicto en Gaza con un patriotismo casi fanático, como si fueran sus familiares más cercanos quienes están en peligro de muerte. Comentan con distintos grados de conocimiento sobre la situación de Medio Oriente, y con una dosis constante de anti-judaísmo, o como se disfraza hoy en día, de “anti-sionismo”.

Pienso que las causas que motivaron el operativo israelí contra Hamas están bien justificadas. Cada cual puede tener su opinión. Es cierto también que a estas alturas la situación se está saliendo de las manos, pues cientos de civiles inocentes han muerto, lo cual obviamente, nadie puede justificar.

Las redes sociales muestran a diario opiniones de cientos de chilenos, motivados por una solidaridad humanitaria bastante comprensible. Pero muchos de los chilenos con herencia “” le añaden a sus comentarios un énfasis ultra patriótico y anti-judío, el mismo automatismo que se viene repitiendo desde los años 70 y que parece combinar muy bien con su fiel consumo de hojitas de parra y kubbe crudo. Así, la guerra en Gaza termina siendo una guerra de propagandas tanto como de misiles, y ese tan entusiasta “patriotismo palestino” confunde y olvida la realidad.

es la Tierra Santa, donde la religión es la que define tu identidad e historia. La GRAN mayoría de los palestinos en Chile somos y fuimos CRISTIANOS de Cisjordania, principalmente Belén y Beit-jala, por lo tanto, poco y nada tenemos en común con los MUSULMANES de Gaza. Ha existido una comunidad cristiana en Belén desde tiempos inmemoriales, seguramente desde tiempos de Jesús mismo. Esta comunidad habló arameo, griego, y finalmente la historia determinó que hablaran el idioma árabe. ¿Se han dado cuenta que nadie de los que salen en las noticias de es de apellido Zaror, Saieh, Selman, Abumohor, Chahuán, Jadue, Lasen, Bendeck o Bishara? ¿Alguno de nosotros tiene algún bisabuelo que se llame Mohamed? La mayoría de nuestros antepasados se llamaron Abraham, Elías, José o Juan.

La diáspora al mundo (y a Chile especialmente) no fue motivada por la inmigración israelí. Los judíos no echaron a nuestros tatarabuelos. en el año 1910 era una tierra pobre, decadente, buena para nada. Los 400 años de dominio turco no hicieron más que reventar a su población con impuestos. Para los turcos, no era más que la “Siria del Sur”, una tierra de poca relevancia, excepto por el valor espiritual de Jerusalén mismo. La mayoría de los palestinos en Chile salieron al mundo buscando mejores oportunidades que las que ofrecía el decadente imperio turco.

La inmigración judía pre (1880 – 1948) fue lo que revivió la tierra. En esos años, no le quitaron la tierra a nadie porque no había nadie a quien quitársela. Los judíos llegaron con dinero, esperanza y ganas de construir su país propio. Se crearon focos de actividad judía que resucitaron la economía local, la nueva agricultura y un buen manejo del agua, junto con la creación de miles de puestos de trabajo, y permitieron que pudiera sostener una población miles de veces más grande. Los árabes, empobrecidos hace siglos, llegaron desde todas las tierras vecinas a aprovechar las nuevas condiciones que ofrecían los judíos. La población de se multiplicó como nunca antes en su historia, a costa de inmigración árabe (más que inmigración judía). Los Palestinos de Chile, por lo tanto, tienen poco o ningún vínculo con la población post-1948.

La ocupación militar de en territorios palestinos, y la misma militarización de , es resultado directo de la agresión conjunta de Siria, Egipto y Jordania entre 1948 y 1967. Si los estados árabes hubiesen permitido que tan solo EXISTIERA, todas las fronteras se habrían respetado. probablemente estaría funcionando con ciudades prósperas y modernas en Tel Aviv, Haifa, Galilea y el Neguev; mientras que los palestinos, aunque sea triste reconocerlo, estarían todavía peleándose entre ellos, hundidos en un estado tercermundista de Gaza/Cisjordania, con realidades semejante a sus hermanos en Siria, Egipto, Iraq o Afganistán.

A muchos les parecerá que estoy aminorando o justificando las calamidades que ha sufrido el pueblo palestino después de 1948, no es esa mi intención, sólo digo que las cosas habrían sido muy distintas si los países árabes vecinos hubiesen sido más tolerantes con .

Siempre ha habido judíos en . Después de Cristo, siempre ha habido cristianos en . Judíos y cristianos siempre han convivido pacíficamente en . Nunca ha habido un estado árabe-musulmán basado en . Nunca ha existido un estado árabe-cristiano en . No hay ningún motivo para que los palestinos chilenos tengan sentimientos anti-judíos.

Hamas quiere destruir a . Si lograra este objetivo, montaría un Estado Islámico en Palestina. No sería tan distinto a lo que fue Afganistán con los talibanes. Sería un país pobre, retrógrado, militarizado, opresor; las mujeres andarían todas tapadas, y de no hacerlo seguramente serían severamente castigadas. El turismo y peregrinación a Tierra Santa se verían muy restringidos. Para qué hablar de las maravillas arqueológicas que serían destruidas o mal utilizadas. ¿Eso es realmente lo que queremos para nuestra Tierra Santa?

Los hechos son los hechos. Yo actualmente no me considero ni cristiano ni de ninguna religión. Soy chileno, y mi herencia palestina no es más que 1/4 por el lado de mi madre. Así, yo preferiría que la Tierra Santa siga siendo administrada por . Han construido un país maravilloso, próspero, y tolerante con todas las creencias. Si no hubieran bombazos suicidas, no habría necesidad del Muro de separación con Cisjordania; habría sólo convivencia y paz.

No digo que no nos horroricemos con la situación actual. Pero si lo hacemos, que sea por solidaridad humanitaria y no por elegir un bando político de una causa ideologizada con el cual no tenemos mayor vínculo. Si tanto nos preocupa el sufrimiento del pueblo árabe, ¿dónde están los comentarios de todos los defensores de los DD.HH que saltan contra Israel, pero que guardan silencio ante las grandes masacres de nuestros “hermanos” en Libia por Gadaffi, en la guerra civil en Siria por la dinastía de Al-Assad, en Irak por el grupo ISIS o por el tirano de Hussein, en Irán por los ayatolas, en Egipto por derrocar al dictador Mubarak o por el fanatismo que buscaban imponer los Hermanos Musulmanes, o tantos otros escenarios de opresión, abusos y ausencia de libertad?

Con todo el respeto que merecen todas las personas, independiente de su raza o religión, pocos pueden negar que el Islam en el último tiempo ha sido una religión rígida e intransigente. Sus formas más radicales han sido origen directo o indirecto de muchos de los más sangrientos conflictos del Medio Oriente. Lamentablemente, muchos palestinos musulmanes son moderados y están obligados a seguir al régimen del Hamas por terror, oprimidos y sometidos por la fuerza.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

  1. Brillante estupidez!,, protestar cuando a sus hermanos cristianos estan masacrando en Iraq?..
    Que no leeran las noticias, o quisieran un Califato en Chile?.
    Que PARANOIA…. O que estupizez… Pero toda forma de irracionalidad, y falta : de respeto al otro, da causa a esta enfermedad hoy difundida en los q NO USAN el cerbro, !, sonetidos!

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.