El legado sefardí en pervive en sus leyendas y tradiciones, pero también en la arquitectura de sus  o en la belleza de sus artesanías. Para buscar las huellas de la comunidad judía en andaluza nos damos un paseo por las principales juderías. Cuatro destacan: la de Córdoba, Sevilla, Jaén y Lucena.

Judería de Córdoba

 

Enclavado en el casco histórico, la Judería de Córdoba forma parte del conjunto calificado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este barrio presenta el clásico trazado islámico cen la uqe destacan dos calles transversales centrales y un laberinto de pequeñas calzadas que acaban, en ocasiones, en típicos callejones sin salida o adarves.

Los límites de la judería actual van desde la Puerta de Almodóvar hasta la Mezquita-Catedral y la actual sede episcopal, al sur. La calle Rey Heredia marcaba la frontera del barrio por el este, lindando con la muralla por el oeste. Coinciden estos límites, por tanto, a grandes trazos con las calles Judíos, Albucasis, Manríquez, Averroes, Judería, Almanzor, Tomás Conde, Deanes, Romero y las plazas del Cardenal Salazar, Judá Leví y Maimónides.

Los huellas hebreas más destacadas son su sinagoga del siglo XIV y la Casa Sefarad. Gozan de mucho encanto la plaza de Tiberíadesla de Maimónides y la Puerta de Almodóvar.

Judería de

 

En se ubica una de las más antiguas de la Península Ibérica. La comunidad judía tuvo su mayor esplendor en el siglo XIII y llegó a tener tres sinagogas, que actualmente son Santa María la Blanca, San Bartolomé y otra que estaría en la Plaza de la Santa Cruz. Si paseas por la calle Judería aún podrás observar el arco y el torreón que formaban parte de la puerta que daba acceso al barrio judío desde el Alcázar.

El comunidad hebrea en abarcaba mucho más que el barrio de Santa Cruz, aunque albergara una de las partes y contara con tres de las calles más importantes: la de la judería, el callejón del Agua y la de la Vida. Otros lugares que no te puedes perder son: la Plaza de Santa Cruz, la calle Cruces, en la que numerosas cruces están incrustadas en las paredes, o el Palacio de Altamira, que se contruyó tras el asalto que tuvo lugar en la judería en 1931 y que fue restaurando en 1999.

Judería de Jaén

 

En la ciudad de Jaén se fundó una de las más importantes de . Con mucha influencia durante la llamada Edad de Oro de los judíos en España (siglos VII-X), representado por Hasday ibn Shaprut, jienense de nacimiento. Pero también tras la Reconquista cristiana, en el siglo XIII, pues la tolerancia del nuevo rey cristiano Fernando III favoreció la vuelta de muchos sefardíes emigrados al norte en los dos siglos anteriores.

El barrio judío se localizó entre las actuales calles Martínez Molina y Huertas, y su entramado de callejuelas sugiere la ciudad medieval en la que vivió esta comunidad. Contaba con varias sinagogas. probablemente en lo que hoy son el monasterio de Santa Clara y la Santa Capilla de San Andrés. Además, uno de los cuatro baños públicos del Jaén multicultural era de propiedad o uso exclusivo para sefardíes.

Judería de Lucena

RedJuderias.org
RedJuderias.org

A esta comunidad judía se le conocía como la Perla de Sefarad y tuvo mucha fama y esplendor cultural. Los cronistas judíos o musulmanes anteriores al Renacimiento europeo, califican a Lucena como «Ciudad de los Judíos» durante los siglos IX-XII.

Algunos de los líderes judío del momento como Jehudá ha Leví o Maimónides vivieron en esta ciudad, entre otras razones, porque contó durante mucho tiempo con una prestigiosa academia de estudios en la que se estudiaba el Talmud, el documento que contiene la tradición, ceremonias, preceptos y doctrinas de la religión judía.

Si por algo destaca Lucena es por tener el cementerio judío más grande y mejor conservado de Europa, del que se documentaron más de 300 tumbas en 2006.

Judería de Granada

 

Como bonus track el caso de Granada, cuyo barrio judío no se conserva actualmente y se extendía por el actual Realejo. Según datos de varios historiadores, la judería de la capital nazarí era muy extensa y podrían vivir allí en su época entre 15.000 a 20.000 personas. La judería ocupaba aproximadamente la extensión del actual barrio del Realejo – San Matias. Era un inmenso laberinto de callejuelas y callejones, partiendo de la Puerta Real y de la Plaza del Campillo. La sinagoga estará en la actual plaza Suárez, que es donde estaría el núcleo central de la población sefardí.