La amplia minoría árabe de Israel – un quinto de la población total – oscila hoy entre la franca adhesión a las iniciativas militares del Hammás en Gaza y una equilibrada postura a la espera de los días venideros.

El armado de cualquier coalición – por Netanyahu o por Lapid-Bennet – depende de su franca o indirecta adhesión.

Por el momento se ha limitado a adherir moderadamente a las recientes manifestaciones musulmanas en Jerusalén al tiempo que lamenta los recientes episodios bélicos en Jerusalén, en Tel Aviv, y en Gaza.

En las últimas horas Bennet fue constantemente asediado por los . Preguntan si después de los violentos choques entre ciudadanos judíos y árabes hay todavía lugar para una nueva coalición jefaturada por él y por Lapid. De momento huye de cualquier declaración al respecto.

Aparentemente Bennet confía que, concluido el actual y filoso conflicto militar, Abbas resolverá finalmente adherir – plena o indirectamente – a la coalición gubernamental que encabezaría.

Perspectiva de momento algo lejana. Agrupaciones árabes en el centro y norte de Israel revelan pública o indirectamente apoyo a las iniciativas del Hammas en Gaza. En llamativo contraste, la Autoridad palestina en Ramallah prefiere el silencio.

Difícil escenario que puede conducir a un nuevo y costoso torneo electoral que revelará definitivamente el peso político ineludible de la amplia fracción árabe en el país. El silencio de Abbas apresura este escenario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGobierno de Chile expresó su preocupación por escalada de violencia en Jerusalén
Artículo siguienteDuros testimonios de argentinos que viven en Israel luego del bombardeo
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.