Hemos crecido con ideas y creencias de que un amor “perfecto”, es el de que “dos personas se complementan”, de que “únicamente se puede amar a una persona y con ella o él se van a casar y ser feliz para toda la vida” …

 Se nos ha enseñado que el todo lo puede, y que va de la mano con el sufrimiento…, ¡que se debe soportar cualquier cosa por él/ella o que por el otro va a cambiar!   A este amor “perfecto” se le conoce como “ romántico”.

 A estos ideales de amor, son reforzados por la sociedad desde que somos niños: en películas, libros, canciones y otros medios, por ejemplo:  en el mito de las Princesas hay un Príncipe Azul el cual es un héroe; o en la novela de Romeo y Julieta, escrita por Shakespeare, se muestra un sacrificio por amor…

 Esto ha limitado nuestros cuestionamientos sobre el amor, y puede hacer que se justifiquen situaciones de violencia, de celos excesivos, de la no reciprocidad y el quedarte en un lugar donde las metas no están organizadas ni planeadas, las convierte en una “relación tóxica”. 

Por lo que creo, mencionado anteriormente ha guiado a creer en “un irreal e idealizado”, donde atribuimos al características que no tiene y lo construimos por medio de fantasías que han elevado las expectativas e invisibilizan las características negativas que el romántico puede tener.

  Lo que lleva a la búsqueda del o de la pareja ideal por medio de cuestionamientos que me parecen no están del todo bien; es como el decir que si es la persona es “correcta porque te respeta”; más el respeto debe de venir por parte de todos no solo de la pareja.   O él o ella, son los indicados, porque “si me trata bien”. 

Pero entonces, ¿Qué es lo que me debo de preguntar para saber si estoy en la relación indicada y no en una relación tóxica?

 Algo muy importante es saber ¿si esa persona está aportando a tu vida?…, en lugar de buscar que sea un complemento que sume a la relación; otra es observar si los objetivos que tienen son similares, dado que de lo contrario, puede que uno de los involucrados pierda su individualidad por satisfacer al otro.

 Que dentro de la relación exista una buena comunicación con confianza y donde te puedas sentir escuchado. También es fundamental debido a que abre la posibilidad a que la relación sea observada constantemente y a poder expresarse desde el respeto para siempre e ir creciendo como pareja. 

 

¡Si necesitas ayuda no dudes en llamar a Maayan Hajaim!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl sentido de la vida
Artículo siguienteDescanse en paz Sr. Jaime Sacal Ben Olga Z”L
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.