Diario Judío México - Existe una cifra que nos preocupa a los financieros antes de fin de año…dicho número tiene que ver con el porcentaje total de las deudas del sistema financiero que se vuelven “incobrables”. De manera  sofisticada, dicho indicador se conoce como la “tasa de deterioro ajustada”, y lo que indica, son aquellos créditos que tienen más de 90 días vencidos, y que los bancos deberán vender, perdonar, negociar, o castigar (reconocer la pérdida) para terminar el año con un balance que tenga poca morosidad; manteniendo así los “buenos índices” que indiquen poca cartera vencida, y por lo tanto, un buen manejo de la entidad.  

La mala noticia en este cierre de año,  es que según reportes de la CNBV, los niveles reales de créditos vencidos, están tocando niveles inusualmente altos.

A septiembre de 2017, se observó un nivel de deterioro en tarjetas de crédito importante, donde la tasa antes de créditos castigados llegó hasta 15.80%, ubicándose como el nivel más alto no sólo de la cartera de consumo sino de toda la cartera de crédito. Esto quiere decir que 1 de cada 6.5 personas, no paga lo que “firma con su tarjeta”.                            Al deterioro de la cartera de tarjeta de crédito, le siguió la de créditos personales en donde se mostró un nivel de cartera vencida de 13.71%. A este segmento le sigue el créditos de nómina, que se ubicó en 12.39%, y finalmente la de los préstamos para la adquisición de bienes de consumo duradero, que terminó en un 4.18%. 

Por segmento de cartera, el mayor deterioro se observa en consumo, con 13.09%. La vivienda muestra una cartera vencida del 3.85%, y los créditos comerciales una tasa de 2.05%.

Podemos concluir entonces, que es realmente alto el porcentaje de mexicanos que gasta y consume más de lo que tiene. Al no poder pagar, el deudor experimenta un desagradable espiral descendente de pago de intereses moratorios, boletinaje en el buró de crédito y demandas. Como sistema, las consecuencias son un sistema de fuerza laboral sobre-endeudada, que no permite la correcta administración e inversión de las familias, y por tanto su estabilidad.

Es importante que tengamos presentes estas cifras rumbo al buen fin. No tenemos que ver el precio de un producto de oferta solamente, sino fijarnos en nuestra propia situación financiera para ver si lo podemos pagar, y no causar así un daño al patrimonio familiar de largo plazo que pueda afectar nuestra vida cotidiana. La filosofía del crédito es adelantar un flujo futuro, no gastar dinero que no tenemos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior100 aviones, 1,000 despegues: Operación “BLUE FLAG” (Bandera Azul)
Artículo siguienteKadima y la Idishe apoyan en la reconstrucción de una escuela
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.