Estamos en el vientre de nuestra madre, el silencio y la energía amén del cariño hacen de las suyas para permitir protegernos y preparar el camino a una nueva .

Nacemos, la alegría y las sonrisas rodean nuestra entrada a esta y así comenzamos el camino.

El kinder, los niños que comparten y los que no (jaja) acompañan esa etapa donde todo es más grande que nosotros y donde nuestros padres van poniendo plumas en nuestro camino para evitar que los golpes con los muebles y el piso duelan menos.

Los hermanos (para quienes tienen o tuvieron el privilegio de tenerlos), aquellos seres que acompañan nuestra andar por la casa luchando por el cariño de nuestros mentores y haciendo que nuestros días no sean aburridos.

La escuela, ese lugar de trámite donde no siempre los recuerdos son gratos, pero que a fuerza de repetición y resistencia te van formando y te permiten surcar el mar del crecimiento.

La adolescencia, esa etapa donde la inmadurez y las pruebas hacen de las suyas a cada rato, dejándonos cicatrices, algunas invisibles, otras imborrables. Es aquí donde entendemos que la experiencia se forja a punta de golpes y no siempre escuchando a quien ya transitó por ese camino. La escucha no es la mayor característica en esa etapa – y tristemente para algunos en ninguna otra..

La universidad, el noviazgo, nuestro primer coche, y muchas cosas más van en esta etapa dando forma a lo que acabaremos siendo un tiempo después.

El matrimonio, los hijos, el trabajo , el forjar un futuro todo en una bola que se mezcla a velocidades vertiginosas y que nos tiene mareados por un tiempo hasta que cumplimos con esa etapa y migramos a la siguiente.

La madurez, etapa previa a la vejez y que es aquí donde quisiera detenerme para hacer el paréntesis más grande de está .

No es si no hasta ese momento que la velocidad baja y nos permite ver las cosas desde una perspectiva más madura, donde todo lo que hemos vivido ha forjado nuestro juicio y nos permite entender la de manera diferente.

Un amanecer, la pérdida de un ser querido, el vuelo de los hijos, el postre de la vida ( los nietos), el amor de nuestra vida ( para quienes tenemos el privilegio de haberlo encontrado), las consecuencias de lo que hicimos y dejamos de hacer, en fin todo puesto frente a nuestros ojos hablándonos y queriendo decir, vive la mientras la tengas, disfruta de las cosas sencillas -que aunque a veces no lo entendamos- son las más valiosas y por supuesto, suspira, ríe, llora y aprecia cada minuto que la te regala para no arrepentirte de haberla vivido sin que valiera la pena.

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRomina Contreras refrenda su posición como la presidenta municipal mejor evaluada del país
Artículo siguienteProgramación de conferencias de la XV Semana Sefardí