El último enfrentamiento entre Israel y el Hamás en puso en evidencia la debilidad del gobierno presidido por Netanyahu.

No se logró en los recientes enfrentamiento más allá de una victoria táctica cuyo resultado final aún debe concertarse. Y no sólo algunos organismos de las Naciones Unidas se inclinan a identificarse con los líderes del Hamás. Incluso el propio secretario de Estado norteamericano Anthony Blinken – con prescindencia de su condición de judío – se inclina a revelar conforme a las instrucciones del presidente norteamericano una actitud mesurada respecto a los intereses de Israel.

Bibi apenas puede disimular, por un lado, su apoyo a una colonización acelerada de las tierras conquistadas en la Guerra de los Seis Días, y, por otro, su hostil actitud a la erección de un Estado palestino.

Por otra parte, los acuerdos que promovió con países localizados en la Península árabe – Katar en particular – no han impedido ni impedirán el apoyo financiero y políticos de éstos a la reconstrucción de .

Más aún: la reciente solicitud por parte de su esposa Sara dirigida a reparar los amplios ventanales de una de las residencias que la familia Netanyahu posee y renta en Jerusalem – solicitud que si es satisfecha implica un gasto de varios millones de libras israelíes – acentúa las críticas en su contra.

Un escenario que explica- entre otros factores -  la razón del secreto encuentro del secretario Blinken con Yair Lapid en el curso de las pocas horas que estuvo en Jerusalén.

Nuevas e inquietantes circunstancias que obligan a repensar quién y cómo cabe gobernar a Israel en los próximos y decisivos años cuando la amenaza nuclear iraní conduce a un nuevo e incierto escenario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEN VIVO: “Living Concert”, con el invitado especial Abbel Kaanan
Artículo siguienteCarta abierta sobre los ataques antisemitas, de Albert Bourla CEO Pfizer
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.