A ambos lados del Canal de la Mancha, el fracaso en la lucha contra el extremismo islamista y las aterradoras consecuencias de ese fracaso están haciendo sonar una alarma urgente para toda la sociedad occidental.

El pasado fin de semana, un diputado conservador británico, Sir David Amess, fue apuñalado hasta la muerte en su reunión habitual de la circunscripción. El hombre acusado de asesinar al diputado, Ali Harbi Ali, es un británico de ascendencia somalí que había sido remitido al programa antiextremista de Gran Bretaña, pero que no había sido considerado una amenaza.

Aunque la policía está tratando este caso como un ataque terrorista islamista, prácticamente todo el angustioso debate público desde el asesinato ha sido, en cambio, sobre la cultura de la incivilidad en las y las consiguientes amenazas a los diputados por parte de personas violentas de todo tipo. El extremismo islámico ha sido prácticamente ignorado.

Esta reacción surrealista refleja una evolución perversa de la cultura política británica. Se ha exagerado el riesgo del terrorismo de extrema derecha, mientras que se ha restado importancia a la amenaza mucho mayor del terrorismo islamista, que representa más del 90 por ciento de los 43.000 sospechosos de la lista de vigilancia del MI5 y la abrumadora mayoría de las recientes condenas por terrorismo.

Un informe del think tank Henry Jackson Society afirma que desde 2015, cuando una diputada laborista, Jo Cox, fue asesinada por un supremacista blanco, las remisiones de extremistas islamistas al programa antiextremismo se han reducido en un 80 por ciento, mientras que las remisiones de ultraderecha han aumentado.

Sin embargo, como dijo una fuente de los servicios de inteligencia a The Telegraph, los extremistas de derechas “no presentan el mismo riesgo que los islamistas ni de lejos, por un factor de cuatro o cinco a uno”. Se ha dedicado más tiempo del debido al extremismo de derechas y no al islamismo.

Muchos judíos británicos también tienen la cabeza metida en la arena. Las encuestas muestran que los musulmanes tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de tener opiniones antisemitas y, según datos anecdóticos, están desproporcionadamente implicados en ataques antijudíos. Sin embargo, los dirigentes de la comunidad judía tachan de “islamófobos” a quienes llaman la atención sobre esto.

En Francia, esta situación es mucho peor. Francia tiene una comunidad musulmana en gran medida no asimilada, violenta y antisemita que representa una profunda amenaza para los judíos y los no judíos por igual. Los atentados terroristas islamistas de los últimos seis años han dejado más de 250 muertos y 900 heridos.

Ha habido un flujo constante de asesinatos islamistas y otros actos de violencia cometidos contra los judíos, una situación agravada por la reticencia de las autoridades francesas a tratar adecuadamente los ataques antisemitas.

La última de las muchas últimas pajas para los judíos franceses fue la sentencia judicial de mayo que dictaminó que un musulmán que asesinó a Sarah Halimi, una anciana profesora judía en 2017 —golpeándola y empujándola por la ventana de su piso de París tras una serie de comentarios antijudíos y gritando Allahu Akhbar— no era responsable de sus actos porque había estado drogado con marihuana.

Muchos judíos franceses se han trasladado a Israel, decidiendo que no hay futuro para la comunidad judía en Francia e incluso que Europa en su conjunto está acabada. Ese miedo también se apodera de la sociedad francesa en general, y explica el extraordinario ascenso de Éric Zemmour.

Zemmour es un provocador nacionalista que, aunque ni siquiera se ha declarado candidato a las elecciones presidenciales francesas del año que viene, domina ahora el debate político de Francia. Un sondeo realizado la semana pasada le situaba con un 17 %, por delante de todos los demás rivales del presidente Emmanuel Macron.

Considerado más extremista incluso que Marine Le Pen, que ha hecho denodados esfuerzos por desprenderse del perfil antijudío y antigay de su padre Jean-Marie, Zemmour la deja ahora pisoteada a su paso, mientras que los políticos de derecha convencionales no llegan a ninguna parte.

Zemmour, hijo judío de inmigrantes argelinos, se autodenomina gaullista y dice que si no se controla la inmigración, Francia se convertirá en una república islámica.

A diferencia del expresidente estadounidense Donald Trump, con el que se le compara a menudo, Zemmour es muy inteligente e intelectual. Pero, al igual que Trump, ha reventado la escena política de par en par.

Y es que ha puesto sobre la mesa la cuestión clave que ningún otro político se atreve a discutir: La identidad nacional francesa, y si Francia sobrevivirá ante la islamización.

Zemmour dice que no lo hará. Muchos están de acuerdo, y por eso los llena en sus mítines por toda Francia con seguidores con camisetas de “Zemmour 2022” que corean: “¡Zemmour! Président!”.

Sin embargo, tiene un historial de comentarios incendiarios. Entre ellos, la defensa del régimen colaboracionista de Vichy por su trato a los judíos; la sugerencia de que la víctima del francés, el capitán Alfred Dreyfus, podría no haber sido condenado injustamente por traición, y la afirmación de que las víctimas judías de atentados terroristas en Francia que fueron enterradas en Israel eran, por tanto, “extranjeras”.

Algunos dicen que hace esos comentarios porque es un racista de pacotilla. Otros piensan que ha juzgado correctamente que esas opiniones extremas reflejan las tendencias de la sociedad francesa que no pueden separarse de la corriente principal gaullista. Pero el núcleo de su mensaje —que Francia va camino de convertirse en un Estado violentamente desgarrado, si no gobernado, por el islamismo militante— resuena con tantos porque es tan vital como reprimido.

Las declaraciones de Zemmour son, por tanto, una combinación de lo verdadero pero políticamente indecible con lo ampliamente ofensivo e inaceptable. Recupera el centro político de un consenso que ha dado la vuelta al lenguaje, ha montado un ataque total a los valores occidentales fundamentales y ha aplicado intentos de supresión de la disidencia al estilo soviético. Pero también dice cosas que están fuera de lugar.

Al igual que el ascenso de Trump, el ascenso de Zemmour es una advertencia de cómo es probable que se desarrolle la actual cultura de negación política de Occidente.

En Gran Bretaña, Europa Occidental y Estados Unidos, quienes disienten del dogma liberal hostil a los valores fundamentales de Occidente, al Estado-nación o a la existencia de Israel son intimidados, desprestigiados y anulados.

Gran Bretaña, donde una revuelta épica del pueblo contra el universalismo liberal dio lugar al Brexit y restauró así al Reino Unido como nación soberana independiente, está sin embargo dirigida por una clase política que sigue negándose incluso a identificar la guerra santa islámica que se libra contra ella. Por lo tanto, Gran Bretaña no puede defenderse de ese ataque.

Estados Unidos va camino de destruirse a sí mismo a través del odio a su identidad y valores con el que ha adoctrinado a tantos de sus ciudadanos. El vacío moral y cultural resultante está siendo explotado por una alianza entre islamistas radicales y extremistas negros y antiblancos que pretenden acabar con Estados Unidos y Occidente.

La mayoría de los judíos estadounidenses, al haber comprado las ideologías interseccionales que alimentan este ataque hasta cierto punto, son incapaces de reconocer la amenaza que suponen para la vida judía.

En Gran Bretaña, los líderes de la comunidad judía promueven la fantasía de que si se alinean con las supuestas “víctimas” de la interseccionalidad, los judíos recibirán protección.

Occidente es como la rana apócrifa que se hierve en la olla sin comprender. En Gran Bretaña, la olla se está calentando muy lentamente; en Francia, ha alcanzado el punto de ebullición, y en Estados Unidos, ha hervido con muchos judíos ayudando a subir el fuego.

Cuando toda la corriente política se adhiere a un pensamiento autodestructivo, es inevitable que surjan líderes que en cierto modo son extremos y desagradables, pero que sin embargo ofrecen la única posibilidad de apagar el calor bajo la olla.

Varios pensadores a lo largo de los años han reconocido un enigma. Se trata de que, si una sociedad liberal se ve obligada a utilizar medios antiliberales para defender sus valores liberales, se negará a hacerlo, lo que constituye inevitablemente su propia sentencia de muerte.

¿Será este el caso de Occidente? Teniendo en cuenta el importante aumento de la inmigración a Israel este año desde Francia y Gran Bretaña, parece que un número cada vez mayor de judíos de la diáspora no está esperando para averiguarlo.


Melanie Phillips, periodista, locutora y autora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente es columnista de “The Times of London”, sus memorias personales y políticas, “Guardian Angel”, han sido publicadas por Bombardier, que también publicó su primera novela, “The Legacy”. Visite melaniephillips.substack.com para acceder a su obra.