Que el nuevo año traiga paz, bienestar y . Que traiga justicia .Que nos brinde felicidad y nos permita brindarla a nuestros semejantes….

Y cuando los diarios están llenos de malas noticias, no está de más, a pesar de lo reiterativo, desearnos a nosotros mismos y nuestros seres queridos, que el nuevo año 5774 que ya nos espera en el umbral, traiga todo lo que falta.

Celebramos según el cómputo del calendario judío, pero los buenos deseos son para la humanidad en general, porque el pueblo judío es parte de la misma y porque supuestamente, cuando Di-s creó al hombre a su Imagen y Semejanza, no había aún credos ni religiones separadas.

El nuevo año judío llega esta vez en un momento especialmente difícil para el mundo, cuando vuelve a quedar confirmado qué bajo puede llegar el hombre y  qué poco se aprendió de las catástrofes pasadas. En estas fiestas, quisiéramos que el sonido del shofar que debe abrir las puertas del cielo al ser tocado con verdadera “kavaná”, o sea con auténtica intención, también despierte a corazones indiferentes en Oriente Medio, cambie actitudes de gobiernos hacia su gente y ponga fin a la masacre de civiles inocentes.

Para que la sociedad en la que vive el hombre sea mejor, no basta por cierto con los rezos. Habrá quienes-tanto judíos como gente de otra fe-consideren que con eso está hecha la mayor parte del trabajo. Nosotros creemos que el Hombre debe aportar lo suyo en forma activa. Por eso, es alentador que aunque haya motivos para preocuparse por injusticas y pesares, también haya gente que merece admiración por su forma de actuar, por saber entregarse al otro, por estar dispuesta a ayudar.

Al estar por llegar Rosh Hashaná, quisiéramos destacar muy especialmente a los voluntarios en distintas instituciones de la colectividad, que dedican su tiempo en pro del semejante. A quienes toman iniciativas para mejorar el entorno en el que viven, prestando atención a quienes están peor que uno y necesitan ayuda. A los movimientos juveniles que han realizado proyectos de ayuda en zonas carenciadas, sobre los que escribiremos por separado.

Y a  todos aquellos en la sociedad uruguaya en general, y también en la israelí-las dos sociedades del mundo que más nos importan- que saben brindarse por el prójimo.

Para que el mundo vaya mejorando, asegura gente sabia, no hay que esperar a las grandes revoluciones mundiales, sino ir mejorando de a poco el entorno en el que uno vive.

Que el nuevo año 5774 traiga consigo mucho más de lo bueno,  para la colectividad judía del , para el mundo judío todo, para el Estado de Israel y no menos, para sus vecinos. Y para el mundo en general.

¡Shaná  Tová!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior“Hay Legitimidad Internacional Para Un Operativo, Con El Que Además, Obama Puede Vivir”
Artículo siguienteDr. Sergio Revah Moiseev, Ingeniero Químico e Investigador