Diario Judío México - Cuenta la leyenda que San Antonio en su búsqueda afanosa de una mayor perfección se retiró lejos de la -para él- perturbadora compañía de sus semejantes.

Llegose desde Lisboa a la comarca de Sintra. Allí, y en la entrada de una profunda cueva pasaba las horas del día y muchas de la noche entregado a las oraciones y a mortificaciones llenas de rigor.

Como San Pacomio, San Pablo y otros Padres del desierto, Antonio sufría las embestidas que el Príncipe de este Mundo le ofrecía en imágenes sugestivas de hermosísimas mujeres con provocadores y lascivos bailes.

Un día de verano, con el sol meridiano, el Maligno intensificó el cerco tentador sobre la atribulada alma del hirsuto portugués.

Y éste, acosado por los deseos irresistibles de la carne, se arrojó desnudo sobre una mata de espinos, primero, y después se flageló con irritantes ortigas.

Pero el Malo seguía, implacable, acosando con pecadoras visiones la ya débil y enloquecida mente de Antonio. Y no pudiendo aguantar más, con las fuerzas que aún le quedaban, cogió dos pesadas piedras con las manos y los brazos –que se asemejaban a ramas de sarmiento- y se golpeó los testículos quedándose la piel, pelos y carne adheridas a aquellas en masa tumefacta y sanguinolenta.

Al mismo tiempo vociferó: “¡San Vicente, Santo Amaro, Santa Lucía! ¡Jesús, Madre Santa, ayudadme! No soy digno ni siquiera de ser lamido por los cerdos, animales menos inmundos que yo”. Y desfallecido, cayó en tierra.

Los gritos y aullidos del anacoreta fueron oídos por Gabriel Muriel, vecino de Sintra y dueño de un rebaño de ovejas que apacentaba en las proximidades, y que le bastaba para el sustento de la familia. Muriel era de estirpe judía y practicaba ocultamente la fe de sus antepasados. Vivía discreto y retirado, lejos de las pesquisas de la Inquisición y de las calumnias del populacho.

Acercándose al maltrecho Antonio, con inteligente e imperiosa mirada, le dijo:

“Hombre ignorante, abandona los desvaríos, deja esas invocaciones y penitencias insensatas que son propias de idólatras y de paganos y no de seres razonables”.

Haciendo una breve pausa, Gabriel Muriel prosiguió:”Los impulsos sensuales y los espirituales son las dos caras de una misma Obra. Y Dios es el Compositor de esa pieza. En la carne del ser humano existe una pulsión biológica y afectiva que lo hace salir de sí mismo, de su enclaustramiento, para descubrir al Otro, que es Dios. Al igual que un hombre puede estar obsesionado por el rostro de una mujer, y el de una mujer por el de un hombre, Dios es el gran Enamorador que encandila el alma de los mortales. Sin estas dos pulsiones que se atraen entre sí, la vida centrada en sí misma, sería vacía, insulsa, sin contenido”.

El hebreo de Sintra se acercó al ermitaño, y poniéndole cariñosamente la mano en el  hombro, terminó con estas palabras: “Antonio, te repito, deja de infringir un innecesario castigo a tu cuerpo que con tanto desprecio tratas. Come, bebe y goza de los placeres legítimos. Estudia y vuelve a la antigua creencia de nuestros padres. No obedezcas en adelante a los predicadores de la muerte, a los sepultureros de la vida, y retorna al Dios que no tiene par”.

 

¡Escucha, , el Eterno, nuestro Dios, es Uno!

La soledad y el silencio de la Sierra de Sintra acogieron, agradecidos, en su seno la oración que los dos hombres ofrecieron al Solitario del Sinaí, el Creador de todas las cosas.

Antonio José Escudero Ríos

Gran Maestre de la Orden Nueva de Toledo.

Quintana de la Serena. Primavera de 2010.

Año 5770 de la Creación del Mundo.

Anno Templi DCCCXCII

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa responsabilidad por la muerte de Jesús
Artículo siguienteCobertura para inmigrantes
Nació en 1944 en Quintana de la Serena, Badajoz. Hizo las carreras de Filosofía y Publicidad en Madrid en donde reside desde 1960. Es editor literario e investigador de Judaica. Ha realizado ediciones facsimilares de la Guía de los Perplejos, el Cuzarí y de la obra de Isaac Cardoso. Dirigió las Jornadas Extremeñas de Estudios Judaicos en Hervás, en 1995, con Haim Beinart. Fue Director de las Actas del mencionado Congreso, publicadas en 1996. Colaborador en las revistas judías Raíces, Los Muestros, Maguem y Foro de la vida judía en el mundo, entre otras publicaciones. Creador, junto a otros entusiastas, de la Orden Nueva de Toledo, Fraternidad dedicada a la defensa plural de Israel y el Líbano cristiano, así como combatir el antisemitismo. Ha plantado miles de árboles, y construido, con Don Jaime Botella Pradillo, un jardín dedicado a los Justos de las Naciones en Las Navas del Marqués, en tierras de Castilla.