Desde hace tiempo el presidente López Obrador insiste en sus mañaneras y en declaraciones a los medios que su proyecto y su gobierno son víctimas de conspiraciones. Ese mismo discurso utilizó en sus largos años en que aspiró a convertirse en presidente de México. Si no era el innombrable, era el Instituto Electoral que le arrebató el triunfo, así como ahora son los neoliberales, los conservadores, la derecha, los fifís, los periodistas receptores de chayote, los intelectuales vendidos al mejor postor, las organizaciones de la sociedad civil y los científicos al servicio de los intereses de los ricos, quienes para él, están en constante confabulación para abusar del pueblo y tratar de desbarrancar su proyecto redentor.

Esta constante búsqueda de chivos expiatorios no es exclusiva de él. Es bastante común en los gobernantes populistas recurrir a explicaciones simples de la realidad, sin contemplar matices que puedan dar cuenta de la complejidad inherente a muchos de los fenómenos con los que se enfrentan.

Por ejemplo, esta última semana, en otras latitudes, hubo dos muestras de mandatarios populistas e indudablemente iliberales, que argumentaron ser víctimas de conspiraciones malévolas destinadas a dañarlos y a desestabilizar a sus naciones. Uno de ellos fue el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, y el otro, el primer ministro húngaro Viktor Orban. Dos políticos que, por cierto, se han distinguido por sus pulsiones francamente autoritarias y antidemocráticas.

Erdogan está preocupado por el vertiginoso descenso de su popularidad debido a diversos factores, entre ellos el deterioro de la economía turca marcada por una importante inflación, devaluación de su moneda en 23% este año, y una disminución de las inversiones extranjeras debida a la desconfianza derivada de transacciones ilícitas detectadas en operaciones de la banca turca.

En ese contexto, la Corte Europea para los Derechos Humanos y el Consejo de Europa han exigido a Erdogan la liberación del filántropo y defensor de causas liberales y progresistas turco Osman Kabala, quien está en prisión acusado de organizar las protestas en el parque Gezi en 2013, y de haber participado en el fallido golpe de Estado de 2016.

Hace una semana, también, las representaciones diplomáticas en Turquía de EU, Francia, Canadá, Finlandia, Dinamarca, Alemania, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia llamaron al gobierno turco a liberar a Kabala, por lo que Erdogan declaró persona non grata a los diez embajadores de los citados países. En su airada declaración condenatoria a ellos y a las instancias europeas que comparten esa demanda, recurrió al chivo expiatorio predilecto de diversos populistas de derecha. Se trata del filántropo norteamericano nacido en Hungría, George Soros, de 91 años de edad, a quien el mandatario turco describió como “el infame judío húngaro” responsable de una campaña para subvertir la estabilidad del país y de manejar a Kabala como uno de sus títeres con ese objetivo.

El mismo día que Erdogan despotricaba contra sus enemigos, en ocurría algo parecido. El primer ministro Viktor Orban, connotado xenófobo y racista, quien ha concentrado el poder en su país anulando a los otros poderes y ejerciendo políticas contrarias a las establecidas por la Unión Europea de la que forma parte, lanzó sus diatribas contra quienes pretenden ser una alternativa de oposición en las próximas elecciones que se celebrarán en el país. Acusó a éstos de ser manejados maquiavélicamente por “el judío George Soros” a quien ya por costumbre cita como la fuente de todos los males que aquejan a Hungría.

Soros creó la Fundación Open Society y la Universidad Centroeuropea, además de otras muchas iniciativas para reducir la pobreza, promover valores de tolerancia, libertad de expresión, respeto a los derechos de las minorías y a la diversidad. Desde hace tiempo ha pasado a ser la piñata predilecta de varios de los políticos más vociferantes de la ultraderecha. Aquí nuestro presidente, como copartícipe de sus colegas populistas al otro lado del océano en el juego de elaborar artimañas para polarizar y deshacerse de la responsabilidad por sus pifias, tiene también varias piñatas a las que recurrir, todas ellas locales, pero siempre a la mano cada mañana para elegir cuál le servirá en ese particular momento como blanco de acusaciones de conspiración o como justificación del desastre al que ha empujado a nuestro país.

1 COMENTARIO

  1. Carta de respuesta a la columna: “Las teorías del complot”

    Aunque respeto completamente la libertad de expresión de los periodistas, no puedo dejar sin comentario la columna del 30 de octubre de la Sra. Esther Shabot, publicada en el diario Excelsior, porque la misma contiene graves afirmaciones y acusaciones falsas sobre mi país y el gobierno húngaro que carecen de fundamento. Ciñéndome estrictamente a lo relativo a Hungría y a su Primer Ministro, Viktor Orbán, democráticamente elegido en varias elecciones libres, justas y transparentes, tengo que condenar enérgicamente que se le tilde a una persona de “connotada xenófoba y racista” cuyo gobierno puso en marcha un programa de becas de enseñanza superior que cada año otorga aproximadamente 2,6 mil millones de pesos (casi 40 mil millones de florines húngaros) para que muchos miles de estudiantes extranjeros estudien en Hungría. Me pregunto ¿cómo es posible que en un país, cuyo jefe de gobierno -según usted- es xenófobo y racista, 50 mil personas, de más de 70 países de distinta religión, cultura y nacionalidad, quieran cursar sus estudios? También me pregunto ¿cómo puede ser xenófobo este político si su gobierno, en 2020, dedicó un histórico monto de 8,3 mil millones de pesos (416 millones de dólares americanos) a la cooperación internacional, proporcionando algún tipo de ayuda o apoyo a 110 países? ¿Cómo puede ser que vivan 13 minorías (etnias) -cuyos derechos (formar autonomía cultural, derechos lingüísticos, representación parlamentaria, etc.) están garantizados por la ley- en un país liderado por un político que es -en su opinión- racista?
    Por otra parte, usted alude en su columna que Viktor Orbán ha dicho “el judío George Soros”. Al respecto, le invito estudiar más rigurosamente las palabras y discursos del Primer Ministro húngaro puesto que él nunca se ha referido al Sr. Soros mencionando su religión. El hecho de que el Primer Ministro húngaro no esté de acuerdo con las visiones y medidas del Sr. Soros no significa, de ninguna manera, de que tenga problema alguno con la religión/origen de la misma persona. Por cierto, me cuesta entender ¿cómo podría ser antisemita el Jefe de Gobierno si uno de los principales aliados de Hungría es justamente Israel?
    A mi juicio, el periodismo es una labor seria y responsable. El apego a los hechos y el riguroso estudio y evaluación de los sucesos son esenciales.

    Zoltán Németh
    Embajador de Hungría en México

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorChile e Israel firman un acuerdo militar
Artículo siguienteEl restaurante pierogi de Oaxaca dirigido por un cineasta galardonado
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.