Alguna vez, Líbano fue llamado la Suiza del en razón de su prosperidad y su importancia como centro financiero por excelencia de la región. Con apenas 10.4 mil kilómetros cuadrados de superficie, fue, desde su independencia en 1943, un crisol donde convivían cristianos, musulmanes y drusos de diversas orientaciones, que, además, tenían como rasgo distintivo dentro de su cultura nacional una esencia franco-árabe que les daba un toque cosmopolita combinado elegantemente con los sabores, olores y ritmos del Oriente árabe con todo su singular encanto.

Poco tiempo le duró a Líbano ese glamur. Los interétnicos, las diferencias religiosas y el asentamiento de la OLP en su suelo a partir de 1970 desembocaron en una cruenta guerra civil que se desplegó entre 1975 y 1990. Fueron quince años de destrucción y caos en los que participaron agentes externos múltiples: fuerzas militares sirias e israelíes, marines norteamericanos, contingentes de la ONU y brigadas francesas. Los cotidianos atentados terroristas, el sufrimiento de los civiles y la destrucción de centros urbanos dejaron a Líbano en ruinas. Y aunque con la mediación de Arabia Saudita finalmente se restableció una frágil paz mediante los Acuerdos de Taif, en 1990, Líbano no ha logrado recuperar una mínima estabilidad a pesar de que esporádicamente parecía alzar cabeza.

Hoy las cosas han vuelto a un punto crítico. Hace dos días se registró en el país una huelga general convocada por la Confederación General del Trabajo, en la que participaron ciudadanos pertenecientes al sector público y al privado. Tiendas, bancos e incluso oficinas gubernamentales cerraron sus puertas mientras que manifestantes bloquearon diversas vías, entre ellas las que conducen hacia el aeropuerto de Beirut. El reclamo tiene que ver con las deplorables condiciones económicas que prevalecen y que se reflejan en el desplome brutal del valor de la libra libanesa, los bajos salarios y los altos precios de artículos de primera necesidad y de la gasolina. De hecho, los automovilistas hacen filas por horas para surtirse de combustible.

Francia, en su calidad de poder colonial que mantuvo su presencia en Líbano entre las dos guerras mundiales, ha iniciado una campaña de donación internacional de alimentos, medicinas y equipo médico con la expectativa de que cerca de 20 naciones desarrolladas contribuyan a ella.

No cabe duda que los actuales males que aquejan a Líbano son diversos. A la proverbial ineficiencia y corrupción de su clase y su oligarquía, se sumaron los efectos de la pandemia del coronavirus y la catástrofe registrada en agosto pasado, cuando estallaron 2,750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en una bodega y que arrasaron con el puerto de Beirut como lo habría hecho un terremoto de intensidad descomunal. Este hecho, con su caudal de dolor y muerte, fue la puntilla para la desfalleciente economía de este pequeño país que, por añadidura, ha estado sin un gobierno funcional desde agosto.

El designado primer ministro, Saad Hariri, nominado al puesto en aquel entonces, no ha conseguido apoyo de la presidencia para la conformación del gabinete, de tal manera que, hasta el día de hoy, no hay un liderazgo firme al cargo capaz de tomar las decisiones de políticas públicas necesarias para aliviar la situación. El Banco Mundial describió recientemente la crisis financiera y económica libanesa como una de las peores registradas en los últimos 150 años.

En el ya legendario pleito entre familias y clanes que se disputan el poder, destaca la presencia disruptora del Hezbolá, que constituye una fuerza armada con mayor poder incluso que el propio ejército nacional libanés, y que representa al poder musulmán chiita en Líbano. Hezbolá, de igual forma, funciona de facto como un brazo armado al servicio de Irán, el cual utiliza a Líbano como un trampolín al servicio de sus necesidades de expansión regional. Y el otro elemento que sin duda ha complicado más las cosas es la magnitud del conglomerado de refugiados sirios que hoy se encuentran en suelo libanés. Cerca de un millón de ellos se han agregado a la población local que requiere trabajo, vivienda, alimentos y servicios diversos. Es así que la situación nacional equivale a un penoso callejón sin salida que sólo a partir de una decisiva ayuda internacional podría quizás conjurarse.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales financieras: Vuelve a crecer la pandemia, esperemos no afecte la economía
Artículo siguiente20 de junio de 1954, nace el primer astronauta israelí Ilan Ramon
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.