Diario Judío México - (Como los judíos vencieron a Hitler)

Si Usted está leyendo este artículo y es o conoce a un judío Usted es prueba de que después de todo, los judíos le ganaron a Hitler independientemente del alto costo que tuvo esta victoria.

El autor, cansado de oír que los judíos fueron como “borregos al matadero” se puso a investigar en los archivos de todas las naciones involucradas y al final escribió este libro con la intención de demostrar no solo que en ningún momento existieron los judíos “borregos” -como algunos movimientos políticos han tratado de definirlos para su propio beneficio propagandístico- sino que antes al contrario, los judíos, tanto como individuos y como grupo fueron los primeros afectados – y por lo tanto los primeros en convencerse del peligro que representaban los nazis- y corrieron en masa a luchar contra él ya sea en España, o en Checoeslovaquia y la propia Alemania.

La actitud de los judíos europeos  en la segunda guerra mundial puede de acuerdo a esta obra, dividirse en tres tipos:

  1. Los que tenían la edad y la oportunidad para luchar y que se unieron a las brigadas internacionales o los ejércitos de Polonia, Rusia, Francia, Gran Bretaña, etc.
  2. Los que tenían el cerebro y se dedicaron a desarrollar armas, (desde el AK47 en Rusia hasta la bomba atómica en USA) para ayudar en la lucha.
  3. Los que, como civiles, como Usted o como yo, se vieron superados pro eventos para los cuales no estaban preparados, ni por la rapidez con la que se dieron ni por su brutalidad y tuvieron que tomar decisiones de vida o muerte instantáneas donde para colmo, la suerte final no dependías de ellos sino de sus persecutores, sus captores, sus vecinos, sus familiares y quienes tomaron, en la mayor parte de las ocasiones, las decisiones que los minutos, las circunstancias, la información que tenían o su religiosidad o esperanza en el mundo les permitio tomar.

En resumen, el solo hecho de que estemos revisando este libro, escribiendo este artículo, en este “DiarioJudío”, significa que ganamos porque sobrevivimos a una guerra de exterminio, y su creador, Hitler… no.

El segundo hecho que también es cierto es que “ganamos” pero quedamos hechos pedazos, dramáticamente dañados mental y físicamente, tanto los que pudieron salir dejando familia en Europa, como los que ya estaban fuera y no pudieron ayudarlos como los que sobrevivieron tras ser testigos de lo que allá sucedió

Nadie imagino lo que iba a suceder;

Nadie creyó que Polonia desapareciera en días; que Francia se rendiría prácticamente sin luchar, que pasara años debatiéndose entre a qué lado apoyar (y vendiendo de todo a ambas partes), que la URSS firmaría un tratado con los alemanes, etc.

Mencionamos todo esto porque la gente toma decisiones de acuerdo a la información que tiene y a lo que cree que sucederá y si tanto las suposiciones como los hechos salen fuera de nuestra comprensión nuestras decisiones se verán igualmente afectadas.

Los ortodoxos esperaron la ayuda de Dios y este no vino.

Los socialistas – que eran el grupo mejor organizado y que más miembros tenia pensaban que existía un concepto  humano de solidaridad para los más indefensos… no, no existió.

En las circunstancias existentes en aquella época, nadie o casi nadie estaba dispuesto a arriesgar su vida por ninguna causa o persona.

La resistencia fue casi nula.  Los alemanes destrozaron Polonia, colonizaron Francia con tan solo 2000 soldados – los demás eran la policía y el ejército local- se adjudicaron, Austria, Checoeslovaquia, y zonas aledañas sin un tiro.

Hubo, si movimientos de resistencia en Polonia y más tarde un poco en Francia y Yugoeslavia pero en Lituania, Letonia, Estonia, Ucrania, Bielorrusia, los alemanes fueron recibidos como héroes y nunca hubo resistencia alguna más que la que mantuvieron los grupos de partisanos judíos y mucho más tarde los enviados por la URSS.

Y a  pesar de  tener en contra prácticamente a todos los participantes de la guerra, siendo los judíos el centro de la tormenta se logró organizar la resistencia.

Los judíos lucharon en diversas trincheras y países, implementando tecnología para crear armamento, otros en el campo de la comunicación, espionaje, realizando películas anti-nazis, asesores financieros en , voluntariándose al ejercito de De Gaulle y organizando levantamientos armados tanto en los ghettos como en los campos de exterminio donde a pesar de haber llegado prisioneros de toda Europa no hay ningún levantamiento registrado por nadie más que por judíos.

En el segundo capítulo, Ginsberg  ilustra  fehacientemente como  la tecnología e imaginación  de los ciudadanos judíos fue la que permitió a la Unión Soviética, (que unos años antes ya perseguía también a los judíos acusándolos de trotskistas, socialistas, demócratas, liberales u ortodoxos) rescatar sus fábricas, incrementar  su producción, crear nuevas armas -sin las cuales no hubiera sido posible derrotar a los alemanes- (al leer este libro se sorprenderá de cuantas armas fueron inventadas y manufacturadas por judíos) pero mientras citemos algunos ejemplos:

El avión La-5 diseñado por los ingenieros judíos Semyon Lavochkin, Leonid Zak y Mikhail Arlozorov crearon este avión que permitió abatir la superioridad aérea de Alemania convirtiéndose en un arma extremadamente efectiva en combate pero para lograrlo fueron apoyados por fabricantes, administradores, gerentes judíos que apenas unos años antes eran perseguidos por los stalinistas y que de todos modos se unieron para combatir al enemigo común logrando convertir las destartaladas fabricas stalinistas en eficientes productores que construyeron los 15,000 (Quince mil!) aviones, La-5, gracias a los cuales se recuperó el control del espacio aéreo de Stalingrado, lo que evitó que el Sexto Ejército alemán recibiera armas, comida, botas y ropa de invierno y logró voltear el curso de una guerra que todos daban por perdida.

Entonces la pregunta sería: -¿fue solo el ejército ruso quien ganó?

En el año de 1944 se fabricaron dos nuevos aviones llamados Yak-3 y MiG-3 fueron muy exitosos en los combates aéreos. La invención es de los ingenieros judíos  Zaslavsky y Shechter el proyecto se realizó bajo la dirección del Ingeniero Levin.

El premio Stalin fue entregado  en 1942 a tres ingenieros judíos  quienes desarrollaron una nueva arma, que hoy conocemos como “Katyusha” que cumplió los requerimientos de ser fácil de fabricar, fácil de transportar y económicos. Con esta arma los rusos lograron desbaratar las líneas enemigas. A esto podemos agregar que el combustible para transportarlo también fue invento de científicos judíos Yakov Zeldovich y Yulii Khariton.

Resulta paradójico el hecho que el antisemitismo soviético que puso cuotas y cerro trabajos  a los judíos provocó que la única carrera que tenía apertura, la de ingeniería, resultara el vehículo para luchar contra los alemanes de una forma por demás efectiva.

En la situación no era mucho mejor.

Un capitulo poco conocido es el hecho de que el antisemitismo en era rampante y absoluto… -“las compañías de abogados y contadores no contrataban judíos ni en defensa propia”

Los profesionales  judíos estaban marginados dentro de la sociedad americana. Había una crisis de desempleo y al mismo tiempo tanto talento que el Presidente Roosevelt los invitó a trabajar para diseñar  las políticas económicas de la administración con tanto éxito que le permitió al país salir de la depresión  y prepararse para la guerra.

Durante los años treinta, un grupo de judíos originarios de Europa Oriental y  ciudadanos americanos como William J, Donovan, Allen W. Dulles Dean  Acheson crearon el grupo Centurión  que trabajó sin descanso, para preparar  a los en contra de una invasión nazi.  Labor nada sencilla cuando en casa había empresarios  como Ford y Lindbergh que presionaban fuertemente al gobierno para aliarse con los alemanes, ya que desde su visión comercial en esta  asociación estaba el progreso, la oportunidad de buenos negocios y la defensa contra el socialismo que producía sindicatos a los que veían como sus enemigos naturales.

Coincide esta época con la aparición del Comité conocido  por sus siglas en inglés como las “Las Tres Efes” que  eran: “FIGHT FOR FREEDOM”

*Coincidentemente las brigadas judías de autodefensa en Europa oriental fueron conocidas también como las Tres Efes por sus siglas en Idish: Fish, Fleish y Furgón, refiriéndose a los pescadores, carreteros y carniceros que las conformaban por ser quienes tenían más fuerza física, instrumentos de trabajo que se utilizaban como armas y que conformaban un grupo con carácter y fuerza para ser autodefensas.

Las Tres Efes americanas fue el grupo que logró preparar a Estados Unidos (técnica y financieramente) para poder entrar a la guerra.

Este comité, sumado a los estudios de cine de Hollywood, –donde trabajan los judíos que por serlo no podían producir en Nueva York- empezó a producir las películas que, aunque Usted no lo crea, no se podían producir en Nueva York porque ahí predominaban quienes querían aliarse a Alemania,

El ejército de los Estados Unidos reclutó 600 mil judíos americanos que participaron como soldados en la guerra que representa el 4% del ejército, porcentaje 4 veces mayor al que los judíos representaban en la población general.

Muchos de estos soldados rusos, americanos y partisanos fueron los que posteriormente crearon la marina, la  fuerza aérea y el ejército israelí entrenando a su gente para la guerra de Independencia (1948-1949).

Y si bien no afectó la guerra con Alemania, no podemos ignorar la participación de los judíos en el  “Proyecto Manhattan”.

Otra área de la guerra donde la participación activa de los judíos fue fundamental es la de la criptografía y el espionaje.

Fue un judío ruso-polaco, William (Wolf) Friedman quien creó y mantuvo durante toda la guerra el departamento de Criptología de la Marina Americana.  Su extraordinaria labor permitió crear y desarrollar las claves, los códigos para  mandar mensajes que los alemanes no pudieron descifrar, así  como el método para descifrar los mensajes del enemigo. Consideremos que en la Marina había discriminación hacia los judíos, los hombres que ingresaban eran enviados directamente a este departamento tanto en la marina como en el ejército donde el mismo Friedman encabezaba el equipo con dos soldados judíos más y uno protestante. El equipo estaba formado en su mayoría por maestros de matemáticas de preparatorias locales que Friedman conocía, la labor de todos fue incansable y Usted –todos- nos beneficiamos hasta la fecha de lo que sin querer queriendo inventaron estos maestros de preparatoria: la Internet.

En cuanto al espionaje, los judíos tenían tres ventajas sobre la mayoría de la población no judía;

  1. Eran poliglotas,
  2. Tenían necesidad de defenderse y
  3. No tenían nada que perder (ya que aun sin ser espías sus familias estaban condenadas por ser judías)

Así fue como se creó la Orquesta Roja, la red de espionaje anti-alemán más importante de la segunda guerra, y que cambio el curso de la historia.

Fue esta organización la que previno a la Unión Soviética sobre los planes alemanes de invadir Stalingrado lo que le permitió a Moscú mover sus ejércitos con anticipación lo que les permitió salvar cerca de 200 mil vidas y detener el avance germano (junto con los tanques, los rifles y los aviones diseñados y producidos por resistentes judíos).

Hemos señalado solo algunos de los frentes donde los judíos participaron para derrotar a los nazis y aun no hablados de la resistencia armada, en Francia y Polonia. Por cierto, ¿sabe Usted que en Francia hubo más franceses judíos colaborando con la resistencia que franceses no judíos .Y que en Francia solo había 2000 soldados alemanes estacionados, porque la policía y el ejercito  francés se encargaban de cuidar el “orden”? Lo mismo sucedió en Yugoeslavia, Serbia, Rumania, Polonia donde algunos de los sobrevivientes de la resistencia habían sido entrenados en la Guerra Civil Española.

La Resistencia se dio incluso en los campos de exterminio… una de las más extraordinarias fue el levantamiento de las “Mujeres Desnudas” que lograron detener a  los alemanes el tiempo suficiente para destruir –sin preparación militar, sin armas, y literalmente desnudas-, uno de los crematorios de Auschwitz.

En fin, la documentación de esta obra debe permitir a todos terminar para siempre con la estupidez de creer que los judíos se dejaron matar.  Si muchos murieron sin luchar porque ni sabían ni tenían como igual que todas las poblaciones civiles afectadas pero eso no los hace borregos, los hace victimas

El libro pues es casi 100% recomendable de no ser por lo que consideramos dos errores garrafales:

  1. El  que el autor confunde los términos socialista y comunista como si fuera la misma cosa.  Quien conoce el tema sabe que no es cierto. De hecho son enemigos mortales. Los socialistas judíos se separaron del movimiento en 1908  declarándose anticomunistas porque estaban en contra de la tiranía y, a favor de la democracia.
  2. El haber incluido en este libro el último capítulo que en realidad merece un libro separado. Este capítulo, dedicado  a la postguerra y el Estado de Israel, trata de explicar este conflicto que en realidad debe mantenerse separado porque no tiene nada que ver con la lucha frontal de los judíos contra Hitler que es la razón y el título de la obra.

Fuera de estos “detalles” el libro debe ser leído –sin su ultimo capitulo- por todos los que creen –equivocadamente- que fuimos borregos, que no sabíamos luchar o que nos dejamos matar.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPreparan Documental Sobre Eisenstein, Durante su Estancia en México
Artículo siguienteYuyo malo
Como reportero ha escrito para los principales diarios de México, incluyendo Excelsior, Novedades, UnoMasUno y las principales revistas mexicanas. Sus reportajes internacionales han sido reproducidos por O Globo en Brasil y La Nación en Argentina. En televisión, fué reportero para 60 Minutos y Hoy Domingo, condujo su propio programa y ha producido incontables programas de radio y televisión con gran éxito. Fué Director de Noticias Internacionales para Telesistema Mexicano hoy Televisa. Como reportero y productor de radio, ha recibido numerosos premios, incluyendo el reconocimiento al "Mejor Programa Cultural de Radio en México" en dos ocasiones. Ha sido catedrático para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Iberoamericana. Sus libros han sido usados como libros de texto. Para Internet, ha creado importantes sitios web como SaveTheMusic.com y con su experiencia en comunicaciones, noticias y producción, trae a la mesa las habilidades necesarias para lanzar World Media Networks y su primera red, Hispanopolis.com; el primer centro hispano de contenido multimedia.