Llega el Año Nuevo. La luz se hunde en el cielo, se esfuman las nubes. La claridad destaca el fino contorno de la montaña de la serenidad. Por sus laderas resbalan las flaquezas humanas. El egoísmo que nos asedia como una sombra, parece disiparse.

Diario Judío México - En vísperas de Año Nuevo los humanos pretendemos dividir lo eterno. Hacemos etiquetas y calendarios con plazos y fechas; incluso remitimos tarjetas de felicitación y prosperidad. Hitos que marcan el acontecer de un período y desde donde arranca otro igual. Segundos, minutos, horas, días, años, centurias; celdas donde encerramos el fluir de la vida. Todo un artificio social.

En fin de año nos invade una especial alegría. Por un momento olvidamos pesares y desencantos. Afloran motivos intrascendentes. Nos abandonamos a la fácil circunstancia de los convites y de la bullanguera comparsa.

Al empezar la nueva cuenta del almanaque hay otra vertiente y nos ensimismamos. En forma instintiva buscamos refugio en nosotros mismos. Descubrimos el fondo de los pensamientos; buceamos en el alma. Del solitario interior nacen las ideas. Vamos al pasado para sacar conclusiones que apunten al porvenir. Somos lo que somos por lo construido en la vida colectiva; es nuestro patrimonio. Encaminamos nuestros pasos con la esperanza de encontrar un mundo mejor; es la herencia que dejaremos.

Llega el Año Nuevo. La luz se hunde en el cielo, se esfuman las nubes. La claridad destaca el fino contorno de la montaña de la serenidad. Por sus laderas resbalan las flaquezas humanas. El egoísmo que nos asedia como una sombra, parece disiparse. El sol radiante se eleva, nuevos contornos se iluminan. Un solidario principio fraternal nos agita. Desde nuestra butaca familiar surgen las reflexiones; la meditación alcanza su más alto sentido de amor y hermandad.

Es el momento que nuestras cosas y los seres que nos rodean, la vida del lugar que habitamos, el país al que pertenecemos, la cultura que históricamente recibimos, se aparean con otros seres, pueblos, naciones y culturas distintas en el tiempo en el espacio. Panorama total que despierta un interés superior. Nos percatamos de los vaivenes, fisuras, debilidades que unen y separan a hombres, razas y civilizaciones. La nobleza espiritual frente a la envidia, el odio y la mentira. Como en el Infierno de Dante recorremos la carroña del mundo; nos alarma comprobar como se pisotean con tanta frecuencia los valores fundamentales. Lo nuestro es apenas ondulación en el devenir general; menudencias barridas por el viento de la incomprensión y la falsedad.

De la comparación de las culturas nos aparece la gran crisis actual; no la de premisas endebles, sino la auténtica: la del olvido de la bondad, la justicia y la piedad entre los humanos; la del olvido del solidario destino común de la humanidad. Es el Amalek de la hora presente que por sus ideas persigue, asesina, encarcela a sus semejantes; el que regimenta el libre albedrío de hombres y mujeres; el que de manera avara cuenta sus monedas y condena al hambre y a la desesperanza a los débiles sedientos de justicia social; el que engaña a personas y pueblos con falsas promesas de una vida fácil y holgazana; el que con expresiones de ignorancia se ríe de las normas jurúdicas para alcanzar sus bajos apetitos.

La cultura occidental nos motiva y condiciona. Mas no es sólo en Occidente lo que vemos. Las antorchas de la inconformidad se alzan por todos los paralelos y latitudes de la tierra. Se busca un estadio de paz general; dejar atrás la larga noche de la incomprensión. Son los jalones eternos de la humanidad, tan fuertes como las trompetas bíblicas para romper barreras mentales; tan eternas como el tiempo que viene de la nada y que lo es todo.

Semejante al poeta florentino, estos días de reflexión nos elevan de los círculos sombríos. Debemos tener confianza en la humanidad, en sus grandes fuerzas vitales.

Más que ninguna riqueza material, el fraterno convivir es el mejor camino para los seres humanos. Llegaremos a ello sólo cuando el yo del egoísmo se cambie por el nosotros de la solidaridad. ¡Esa es la paz interior que buscamos; la paz de todos los pueblos!

¡Feliz Año Nuevo!

*Alberto Mazor es Director de www.argentina.co.il y www.semana.co.il .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorVenezuela: Freedom of expression threatened by legislative reforms being rushed through parliament
Artículo siguienteMi Colonia
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.