La lluvia, casi, como la luna o el sol

es mencionada a diario, casi por todos:

que llueva o deje de llover

que venga la lluvia o se vaya la lluvia.

La lluvia, casi, como la mujer es inesperada

y suele que la recibimos cuando menos la esperamos,

por eso adopté adorar la lluvia como adoro la mujer

y siempre recibirla con todo mi ser.

Ya he visto lloviznas

y ya he visto fuertes chaparrones,

siempre con la sensación

que eso es lo necesario.

Me gustan los pavimentos mojados

y me gustan los arboles lavados,

me encanta el aroma de la tierra

y el pelo mojado de la mujer.

Lo romántico de la lluvia de la ducha

que muchas veces se hace antes de,

otras veces se hace después de,

y muchísimas veces durante.

Si tengo que elegir entre el sol, la luna y la lluvia

me quedo con la lluvia, por lo hermosa,

sorprendente e inesperada,

que me llena el alma de sonrisas.

Este ya viejo poema mio fue leído con mucha gracia por la poetisa Liz Castro de Mexico en el Congreso de poesia CUPHI IV realizado en Villa Giardino, Córdoba entre el 15 y 21 de noviembre. El fin de semana pasado, del 26 y 27 de noviembre me encuentraba en Rosario con los compañeros que hemos finalizado el colegio secundario hace 50 años.

Photo by Wisconsin Department of Natural Resources

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEdad y experiencia
Artículo siguienteMuere la bestia
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.