Aunque popularmente se conoce a como el Día del Perdón, la traducción es incorrecta y llama a engaño. Si bien ya se ha instalado la tradición de disculparse pública y privadamente por el dolor que habríamos provocado en otros, el verdadero sentido del “kipur” es la expiación, es decir, la eliminación de la culpa (o pecado) a través de un tercero, como en el cristianismo que asume que Jesús murió para expiar los pecados de la humanidad, o en las múltiples formas de sacrificio (animal o, más antiguamente, humano) en diferentes creencias. De la misma raíz hebrea nace la “kapará”, el ritual de expiación para limpiar los pecados. Otra expresión derivada es el “kipur paním” (literalmente expiación del rostro), que significa apaciguar, borrar la ira. En cualquier caso, tenemos unas transgresiones acumuladas a lo largo del tiempo (el ciclo de un año) de las que se asume la responsabilidad. A diferencia del catolicismo, no puede realizarse en cualquier momento bajo confesión, ni (como los antiguos egipcios y otras muchas culturas) en el momento de la muerte. La cita es a los diez días del aniversario de la creación del ser humano (aunque contravenga la tradición y la expresión “Año Nuevo”, el inicio del año pautado en la Biblia es en Pésaj, cuando un clan formado por 12 tribus esclavas asume su identidad como un solo pueblo y nación). La expiación tiene una cita en el calendario y nos obliga a centrarnos hasta tal punto en el proceso, que debemos olvidar la sed y el hambre.

La misma raíz hebrea también significa sostener una herejía y negar lo afirmado. Con apenas alguna variación en la pronunciación de la letra intermedia, también da lugar a lo pagado en un rescate. Por tanto, la limpieza del alma exige un pago, un sacrificio, mejor propio que delegado en chivos que purguen por nosotros los pecados, desbarrancándolos en las simas de Azazel, o sacudiéndose la punta de la ropa frente a un río en el ritual previo del tashlij. El ayuno no está destinado a castigar el cuerpo, sino a despojarnos de nuestros instintos, ya que no podremos seguir reparando el mundo (tikún olám) cargados de necesidades propias, que impregnarían toda nuestra obra, alejándola de la luz.

No se trata de pedir el perdón, sino de ganárnoslo, de pagar un rescate, en sacrificio propio: indelegable (a pesar de la tradición) en ofrendas, donaciones y palabras. La palabra expiación proviene del latín y significa etimológicamente “lo que se sale o está fuera del pío, lo que excede el respeto a la norma ética y religiosa”. Pero sólo en la relación con lo trascendental. Ningún rezo ni ceremonia puede suplir el arte del buen compartir lugar y tiempo con nuestros congéneres. La expiación de las ofensas, humillaciones y demás desechos del trato social no pasa por el templo, por el sacrificio colectivo, sino que es una obligación que no puede aplazarse a una fecha determinada y debe solventarse a cada paso. No es expiable lo que tiene solución en el tú a tú.

Shabat shalom y Gmar Jatimá Tová (Que sean inscritos en libros de larga vida)

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRecordando la Guerra de Yom Kippur
Artículo siguienteLos secretos detrás de Yom Kipur, día del perdón y arrepentimiento según la Torah y el judaísmo
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.