Diario Judío México - La experiencia, los años, los desengaños, la vida, enseñan al escritor qué es la armonía. Armonía es coherencia. Si falta la coherencia, si el ambiente no armoniza con las personas ni éstas con las ideas que imperan en lo político, deviene la corrupción, la disgregación.

Me parece que las muchas lecturas de libros de filosofía griega me han hecho bastante panteísta, creer que todos los libros han sido redactados por un mismo autor. La desarmonía separa, rompe, diluye. Ignoro si podemos ser judíos y leer, como se recomienda en las esferas literarias, el “Quijote” constante y apasionadamente sin destruirnos.

Américo Castro, que tuvo amplia erudición cervantina, humanista, comenta que el “Quijote” pudo nacer y estamparse gracias al judaísmo. El judío, explica el historiador, muy bien obra basándose en la idea de “estirpe”, de “raza”. ¿Podía don Quijote de la Mancha arrostrar las necedades de los cuerdos y los obstáculos de los follones sin creerse de raigambre divina, heredero de Amadís de Gaula?

¿Quién, luego de leer a Góngora, no sufre la simpleza triste del mundo, tan llano y tan seco? Me es imposible, lo confieso, hacer emanar el espíritu judío después de releer algún capítulo del “Quijote”. El discurso quijotesco, épico, florido, se dirige directamente a los ojos, y el de los sabios judíos a los oídos.

Traigamos a las mientes el enamoramiento de Altisidora, desdeñada por el Quijote, que con canto y vihuela quiso consolarla, diciéndole: “Suelen las fuerzas de amor/ sacar de quicio a las almas”. El “Quijote”, siempre leído al modo vulgar, es todo arenga de amor,  y por eso es imposible con él la “sophrosyne”, la templanza. El amor, concebido así, descree de toda estirpe, de toda jerarquía.

Américo Castro, que pese a la tela de cedazo que tiene todo libro pudo vislumbrar la raigambre del “Quijote”, pretende que el libro del “manco inmortal” tiene abuelos judaicos. ¿Ganaría algo la Novela si tuviese dentro sangre de Moisés?

La curiosidad intelectual, apunta Castro, podía llevar a los hombres de los siglos XV y XVI a la hoguera o a mal disputar con la Santa Inquisición, que veía en el desenfado mental impertinencias judaicas. Fray Luis de León, tan buscador de sapiencia ecléctica como eclesiástica, por ejemplo, fue sospechoso de herejía, de suma libertad de consciencia, casi de judaísmo.

Por judío expreso podía pasar un hombre que gustaba más de leer que de labrar, más de errar que de afincarse y más de ser soldado simple que héroe. En el “Quijote”, como suelen decir sus adoradores, hay de todo, hasta costumbrismos judíos. Don Quijote retornó a La Mancha para morir en paz y para referir sus hazañas y el pueblo judío a para emplastar sus heridas. ¿Volverá a salir el pueblo judío de su hacienda para mostrar al mundo la belleza y necesidad de sus armas, que son las letras?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEnrique Krauze y Álvaro Uribe se reúnen en Bellas Artes
Artículo siguienteUn museo judío de Viena devolvió una pintura robada por los nazis
Edvard Zeind Palafox   es Redactor Publicitario – Planner, Licenciado en Mercadotecnia y Publicidad (UNIMEX), con una Maestría en Mercadotecnia (con Mención Honorífica en UPAEP). Es Catedrático de tiempo completo, ha participado en congresos como expositor a nivel nacional.