Diario Judío México - Los mexicanos hemos constatado, ya recientemente, para qué pueden ser útiles las consultas populares impulsadas por gobiernos en funciones: entre otras cosas, por ejemplo, para echar abajo proyectos como el del aeropuerto de Texcoco o para seguir adelante con el del Tren Maya o la hidroeléctrica en Huexca, Morelos.

Se nos ha dicho que es una modalidad de democracia directa que reconecta a los dirigentes políticos con el pueblo, al ser la voluntad popular tomada en cuenta de manera directa y sin intermediarios.

Así que, ya entrados en ese tipo de prácticas, no está por demás conocer cómo se han manejado éstas en otras latitudes y cuáles han sido sus consecuencias.

Es ilustrativo, en ese sentido, el muy reciente caso de , país árabe con una población en cantidad muy parecida a la de .

Ahí, a lo largo de tres días de la semana que termina, se celebró una consulta popular o referéndum.

El asunto sometido al sí o no fue el de las enmiendas constitucionales para permitir que el actual presidente, Abdel Fatah al-Sissi, pueda permanecer en el poder hasta el 2024, y reelegirse luego nuevamente para seguir en el puesto hasta 2030.

Ya días atrás, en el seno del Parlamento egipcio integrado por 554 diputados, la mayoría de ellos pertenecientes al bloque gobernante de Al-Sissi, habían sido aprobadas las citadas enmiendas con tan sólo 22 votos en contra y una abstención.

Sólo faltaba el sello del visto bueno del pueblo para legitimar la jugada.

Y en efecto, luego del amedrentamiento por las buenas o por las malas de los opositores, sumado a la avalancha de la propaganda oficial y al entusiasta apoyo del establishment militar y económico a favor de las reformas, el resultado de la consulta no fue ninguna sorpresa.

El 88.83 por ciento de quienes acudieron a la consulta (44.3% del padrón electoral), le dieron el sí a su actual Presidente, quien gracias a esta maniobra podrá gobernar hasta por once años más.

Tanto Human Rights Watch como la Comisión Internacional de Juristas, se han pronunciado muy críticamente contra esas reformas a las cuales califican como instrumento para establecer un régimen mucho más autocrático que el que ya de por sí existe en .

De hecho, múltiples organismos internacionales defensores de derechos humanos han estado denunciando desde hace tiempo las brutales prácticas de silenciamiento y prisión a las que han sido sometidas decenas de miles de voces disidentes o simplemente críticas.

Periodistas, artistas, profesionales, intelectuales y, en general, medios de comunicación y activistas en favor del respeto a los derechos humanos, han sufrido una represión bastante similar, y en ocasiones aún peor, a la practicada durante la época de Mubárak.

Y, ciertamente ha sido un espectáculo lastimoso que la emblemática Plaza Tahrir, donde en 2011 se dieron las manifestaciones multitudinarias que consiguieron derrocar a Hosni Mubárak después de treinta años de dictadura, haya sido esta semana el lugar donde se celebró con fanfarrias y bocinazos que Al-Sissi, con todo y su carga de autoritarismo y sus prácticas represivas, pueda apoltronarse en el cargo presidencial y proseguir con el control férreo y las prácticas antidemocráticas que se le reclamaban en su momento a Mubárak.

Parece ser que, tanto en el caso de como en el de , el antecedente de un muy mal gobierno en el pasado inmediato puede ser usado convenientemente como forma de legitimar uno peor a continuación, el cual se diferenciaría de su predecesor, si acaso, en que se muestra enormemente hábil para avanzar en el proceso de monopolizar el poder y al mismo tiempo cubrir las apariencias mediante el subterfugio populista de estar acatando “la voluntad popular”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorRabino de Polonia agradece el apoyo de la Iglesia Católica tras la quema de la efigie de un judío
Artículo siguiente¿Le has visto?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.