El asesinato de en Bagdad el jueves pone fin a una amenaza permanente. Sin embargo, al menos a corto plazo, desencadenará represalias por parte de Irán. Soleimani, líder del brazo de acción externa del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, dirigió durante mucho tiempo los esfuerzos de ese régimen para destruir a sus enemigos y expandir su revolución.

Con información de Israelnoticias.com medio aliado a diariojudio

Desde una campaña explosiva que mató a cientos de soldados estadounidenses en Irak, pasando por el apoyo al régimen de Bashar Assad con legiones de combatientes chiítas y operativos del IRGC, hasta la conducción de una campaña de bombardeos y asesinatos e intimidación por todo el mundo, fue un maestro de sus muy oscuras artes. Era una seria y continua amenaza para la vida y los intereses de Estados Unidos. De hecho, Soleimani fue el cerebro de un fallido complot de 2011 para hacer explotar al entonces embajador saudí y a docenas de comensales en un restaurante de Washington, D.C.

 

Aun así, el asesinato de Qassem Soleimani, aparentemente junto con el de Abu Mahdi al Muhandis, el líder Kataib Hezbolá responsable de los recientes ataques con cohetes a las fuerzas de en Irak, es sorprendente. Trump podría llamarlo justicia por el ataque de esta semana a la embajada de en Bagdad, o por el reciente asesinato de un contratista estadounidense en Irak, o por un acto para desbaratar los planes de Soleimani contra Estados Unidos. Sin embargo, ilustra una importante escalada estratégica en la política del presidente Trump sobre Irán. La posición de Soleimani en y en el IRGC en particular hace que el asesinato en 2008 del líder libanés de Hezbolá, Imad Mughniyeh, por parte del Presidente George W. Bush parezca irrelevante en comparación. Esto es algo muy importante.

 

El cambio de Trump aquí es difícil de sobreestimar. Hasta ahora, Trump se había mostrado muy interesado en mantener abiertas las vías de relaciones diplomáticas con Irán. Trump había evitado la represalia militar directa contra incluso después de que derribaran un avión teledirigido estadounidense el verano pasado. Pero esta matanza cierra la puerta a la diplomacia de la forma más pública. fue un héroe de la revolución y ahora será considerado como un heredero de Husayn ibn Ali, el mártir de los mártires chiítas. La venganza se elevará ahora a lo más alto de la agenda de Irán. Es probable que se produzca una campaña terrorista mundial de duración incierta. En el contexto de la inestabilidad política interna iraní y de las profundas presiones económicas sobre el régimen, podría también utilizar esta matanza como una excusa para desestabilizar los flujos de petróleo a través del Estrecho de Ormuz. Cada uno de esos acontecimientos requeriría una respuesta disuasoria estadounidense inmediata.

 

Esto también causará conflictos a corto plazo para los intereses políticos de en Irak. y Muhandis representaban un poderoso bloque de intereses alineados con Irán. Pero un bloque que estaba bajo una creciente presión. Ahora buscarán unificar a antiguos competidores como Muqtada al Sadr para castigar a por lo que ha ocurrido.

 

Sin embargo, en última instancia, tiene las cartas aquí.

Si está dispuesto a tolerar algunas bajas estadounidenses, la administración Trump puede efectivamente superar al régimen del Ayatolá Ali Jamenei y forzarlo a retroceder. Pero, aunque es probable que se hayan salvado vidas con la muerte de Qassem Soleimani, el futuro a corto plazo no será nada agradable.