La Tropa X es la fuerza de comandos británica más feroz de la de la que probablemente nunca haya oído hablar.

Conocida formalmente como “Comando Nº 10 (interaliado), Tropa 3”, sus 87 miembros eran principalmente refugiados judíos de Alemania y Austria que estaban empeñados en vengarse de los nazis que habían destruido sus familias y comunidades de origen. Algunos comandos eran también supervivientes del encarcelamiento en campos de concentración nazis.

Estos valientes jóvenes juraron mantener en secreto sus verdaderas identidades por su propia seguridad y asumieron nombres de guerra ingleses. Sólo una persona, una secretaria del MI5 que trabajaba en la división de bajas, tuvo acceso a la lista de los nombres originales de los hombres y sus lugares de origen.

‘X Troop: The Secret Jewish Commandos of World War II’ de Leah Garrett (Houghton Mifflin Harcourt)

Tras un año y medio de entrenamiento intensivo en Gales y Escocia, los X Troopers fueron asignados a la punta de lanza de las fuerzas aliadas que invadieron Europa y lucharon hasta el corazón del Tercer Reich. Utilizando técnicas avanzadas de combate y contrainteligencia, y sus habilidades lingüísticas nativas en alemán, emprendieron peligrosas misiones para infiltrarse tras las líneas enemigas. En la batalla, capturaron e interrogaron inmediatamente al enemigo, proporcionando información inestimable a los ejércitos aliados que avanzaban.

Las Tropas X nunca lucharon como una fuerza conjunta. Fueron enviados individualmente o en pequeños grupos a varias tropas y divisiones aliadas. Más de la mitad de ellos murieron, fueron heridos o desaparecieron en acción.

“Nada iba a detenerlos”, dijo Leah Garrett, autora de un nuevo libro sobre esta unidad altamente selectiva y motivada, cuyas hazañas se han perdido en gran medida en la historia debido a su naturaleza clandestina.

Publicado el 25 de mayo, “X Troop: Los comandos secretos judíos de la ” lleva a los lectores a cada paso del viaje de estos hombres, desde adolescentes centroeuropeos hasta comandos británicos de primera línea. El apasionante relato está repleto de asombrosas hazañas hasta ahora desconocidas, gracias al éxito del autor en la desclasificación de registros militares británicos secretos durante mucho tiempo.

Garrett, directora del Centro de Estudios Judíos y directora de Estudios Hebreos y Judíos del Hunter College de Nueva York, ya tenía en su haber otro libro sobre los combatientes judíos de la , el bien recibido “Young Lions: How Jewish Authors Reinvented the American War Novel”. Su experiencia investigando y escribiendo vívidamente sobre el combate brilla en “X Troop”.

El libro contiene su cuota de nombres famosos, como el primer ministro Winston Churchill, Lord Lovat, Miriam Rothschild y el mariscal de campo alemán Erwin Rommel. Lo más importante es que Garrett presenta a los X Troopers, centrándose principalmente en tres: Colin Anson (nacido Claus Ascher en Frankfurt), Peter Masters (nacido Peter Arany en Viena) y Freddie Gray (nacido Manfred Gans en Borken, en el noroeste de Alemania, cerca de la frontera con los Países Bajos).

Leah Garrett (Deb Caponera/Hunter College)

“He podido reunir la mayor cantidad de información sobre estos tres. Además, son un buen trío para ponerlos en el centro de la historia porque se diferencian entre sí en que representan distintos antecedentes personales y distintas experiencias de guerra”, dijo Garrett.

Anson era hijo único de padre judío y madre no judía. Bautizado y educado como cristiano, no sabía que era medio judío hasta que su padre se lo dijo cuando era un adolescente. En otoño de 1937, después de hablar públicamente contra los nazis, el padre de Anson, Curt, fue arrestado y enviado al campo de concentración de Dachau. Menos de dos semanas después, un oficial de la Gestapo se presentó en la puerta de la familia y les dijo que Curt había muerto de “insuficiencia circulatoria”. Sus cenizas fueron enviadas a su viuda y a su hijo, a costa de ellos.

Tras la Noche de los Cristales de noviembre de 1938, la madre de Anson intentó desesperadamente sacarlo de Alemania. Finalmente, consiguió meterlo en un Kindertransport patrocinado por los cuáqueros al Reino Unido en febrero de 1939. Se quedó atrás y se reunió después de la guerra con su hijo soldado, que sobrevivió a duras batallas en Italia.

Única foto existente de la Tropa X al completo con la mascota canina. (Cortesía de la colección de la familia Masters)

Masters consiguió salir de Viena hacia el Reino Unido con su madre y su hermana divorciadas tras el Anschluss nazi de Austria. Se reunieron con una tía en Londres. Atrás quedó el abuelo materno de Masters, que fue la figura judía más influyente en su vida, llevándolo a la sinagoga y preparándolo para su bar mitzvah. El padre de Masters escapó a Suiza antes de la guerra.

El Día D, Masters se tambaleó a través de las olas que le llegaban a la cintura, con una bicicleta en una mano y una metralleta sobre la cabeza, mientras desembarcaba en Sword Beach. A través de su investigación, Garrett descubrió que -en contra de lo que se dice en la historia- Masters y los otros comandos de ciclistas fueron en realidad los primeros en cruzar el crucial puente Pegasus.

Maurice Latimer (a la derecha) con soldados alemanes capturados en la isla holandesa de Walcheren (Cortesía del Museo Imperial de la Guerra)

“¡He podido reescribir la historia con esto! Estaban allí, pero nadie lo sabía”, dijo el autor con entusiasmo.

A diferencia de la mayoría de los X Troopers, que procedían de entornos asimilados, Gans (alias Gray) era de una familia judía ortodoxa. (Garrett se refiere a él como Gans a lo largo del libro, porque al contrario que la mayoría de los otros hombres, volvió a su nombre original y a su vida judía observante después de la guerra).

Ian Harris guiando a los soldados alemanes capturados en Osnabruck, Alemania, abril de 1945. (Cortesía del Museo Imperial de la Guerra)

Tal vez la parte más sorprendente de “Tropa X” sea el relato de cómo Gans se hizo con un jeep y un conductor al final de la guerra y viajó dos días seguidos desde Holanda a través de Alemania hasta Checoslovaquia en busca de sus padres, que habían escapado de Alemania a Holanda (donde tenían la ciudadanía) antes de la guerra. Milagrosamente, los encontró vivos en Terezin.

“Rápidamente la noticia se extiende en el campamento: Lo imposible ha sucedido. Un hijo ha vuelto a buscar a sus padres y los ha encontrado. No todos los judíos del mundo han sido asesinados. Los nazis no han triunfado en todas partes”, escribe el autor.

Aún más extraordinario, Gans recurrió a la princesa Juliana de Holanda, que había regresado de su gobierno en el exilio en Canadá. La princesa le concedió una reunión al persuasivo Gans, en la que prometió liberar a los judíos holandeses del campo. Cumplió su promesa y ayudó a trasladarlos a Eindhoven. Los padres de Gans acabaron emigrando a Israel, donde uno de sus hijos se había establecido antes de la guerra.

Gans no sólo sobrevivió a muchas batallas peligrosas, sino que toda su familia -padres y tres hijos- permaneció intacta al final del .

La familia Gans en Israel después de la guerra, con Manfred en la fila de atrás a la derecha. (Cortesía del USHMM)

“Es importante señalar, sin embargo, que Gans, Anson y Masters son excepciones, en el sentido de que la mayoría de los X Troopers perdieron muchos más miembros de la familia”, dijo Garrett.

Al igual que otros miembros supervivientes de la Tropa X, Gans se quedó en Europa durante un tiempo para ayudar en los esfuerzos de desnazificación antes de seguir con su vida.

Tanto él como Masters se trasladaron finalmente a Estados Unidos, donde vivieron abiertamente como judíos y compartieron sus experiencias de la guerra con sus esposas e hijos. A diferencia de Gans, Masters siguió utilizando el apellido que se vio obligado a adoptar al unirse a la Tropa X.

“Todos los que se quedaron en el Reino Unido mantuvieron los nombres que asumieron como X Troopers. Para ellos, era su identidad adulta. Quienes eran antes de la guerra ya no existían realmente, y era demasiado doloroso para ellos volver a su Alemania o Austria en sus cabezas”, explicó Garrett.

Memorial de la Tropa X en Aberdovey, Gales. El monumento no menciona que los miembros de la tropa eran principalmente refugiados judíos. (Cortesía de Martin Kay)

Además, ninguno de estos hombres vivió abiertamente como judío, y muchos se convirtieron y criaron a sus familias como anglicanos. Garrett atribuye esto en parte a los antecedentes asimilados de los hombres, y en parte a las corrientes antisemitas perceptibles bajo la superficie.

Hay que señalar que el monumento a los miembros caídos de la Tropa X erigido en Aberdovey, Gales, donde los hombres se entrenaron bajo el mando de su querido oficial Bryan Hilton-Jones, no menciona sus identidades judías.

Según Garrett, los esfuerzos de los grupos de veteranos judíos han sido infructuosos a la hora de persuadir al consejo local para que, al menos, modifique la información sobre los X Troopers en el panfleto que se entrega a los visitantes.

“Quizás la publicación de este libro anime al ayuntamiento a revisar su posición”, escribe.

El nuevo y excelente libro de Garrett corrige la información al relatar completamente las hazañas de los X Troopers y reflejar con exactitud quiénes eran. Todos los supervivientes tuvieron vidas diferentes, pero estaban unidos en un aspecto fundamental.

“Hablaran o no alguna vez de la Tropa X, todos sentían una profunda gratitud hacia los británicos por acogerlos y darles la oportunidad de luchar contra los nazis”, dijo Garrett.

FuenteNoticias de Israel

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAcciones Sostenibles || Visita de Kamala a México y justicia ambiental…
Artículo siguienteLetter to the editor || U for San Diego