En el Vaticano, la corte pontificia, más corte que nunca, las cosas están que arden y los ánimos helados. Siempre se dice que en estos mundos todo lo posible puede ser real, incluso el contrario de lo posible, e incluso el contrario del contrario que no tiene por qué ser lo posible. El ofrece a sus empleados, muy perjudicados por las medidas salariales de tiempos de pandemia, un helado, uno, por persona y a recoger y comer en el comedor. Vivimos una sobreabundancia de helados, quince mil a los presos, ahora otros miles a los empleados. Ayer tuvimos la sorpresa del solemne edicto de los helados, emanado por las autoridades del gobierno de la ciudad estado, que indica premura ante un material perecedero. La broma fácil circula y se dice que el no quiere dejar helados a su sucesor.

Carta al Pontífice reinante referente a sus decisiones sobre la Misa Vetus Ordo, reguladas con el motu proprio Traditionis Custodes. Vivimos tiempos de obispos muy silenciosos, pensamos que algo pensarán aunque no lo digan, y de laicos, cada vez más, que piensan y lo dicen, con respeto, pero lo dicen. Estos no serán llamados al sínodo porque son rígidos y hoy gustan cosas más fluidas y solo se llamara a flexibles mucho más proclives al oficio de palmeros. Laicos hay, piensan y lo que piensan, lo publican y lo firman. Puede gustar más un tipo de rito y otro, pero lo que está claro que no es de recibo demonizar lo que durante siglos ha sido considerado santo, lo más santo. Si el pontífice del momento puede cambiar estas cosas nos encontraremos una iglesia al gusto del reinante, que pueden ser bueno y todo será estupendo, o pésimo y se cargará lo estupendo: «Roma viola la palabra pronunciada por el Papa Benedicto XVI, con brutalidad e intransigencia, lejos de la acogida fraterna de la que tanto se habla».

De nuevo vemos, con gran gozo, como Aldo Maria Valli, pone sus ojos en The Wanderer en su último artículo ¿Los últimos meses del Papa Francisco? que tanto nos ayuda a entender la argentinidad tan propia de la personalidad del Papa Francisco. Toma pie de una entrevista de Valli sobre la salud del en la que recuerda que Marcinkus de dijo: «El Estado es un pueblo de lavanderas: lavan la ropa, la golpean con los puños, bailan sobre ella, hacen salir toda la suciedad». Como es evidente, solo Dios sabe cuánto durará el pontificado, otra cuestión es reflexionar sobre lo que este pontificado lega a la Iglesia y al mundo. Su resumen final: «aunque la previsiblemente pronta desaparición física del puede ser un alivio, lo será muy relativo, porque aun en el mejor de los casos, y aun cuando el Sacro Colegio sufriera un shock de fe católica y virtud y fuera elegido el mejor candidato posible, bien poco y nada podrá hacer. Y por eso, debemos arribar a la novedosa conclusión de que la a Iglesia, o la salva Dios, o no la salva nadie».

La Comunidad Judía de Roma no estará presente en la colocación de la primera piedra del de la Shoah, anunciada por la alcaldesa Raggi: «La concomitancia con la campaña electoral hace que una ceremonia sea inapropiada para un proyecto que debería haberse inaugurado hace años», “La memoria es un valor esencial que debe unir a la ciudad de Roma y no prestarse al liderazgo electoral. Por ello la Comunidad no participará en el evento, como en cualquier otro evento público de carácter electoral». El malestar por las recientes palabras del no amaina y hoy es el cardenal Koch, el que escribe al rabino Rasson Arussi.

El estará en 7 horas en el Congreso Eucarístico. No tenía muy claro lo del saludo a Orbán, o más bien tenía muy claro que lo tendría que hacer, pero que no le gustaba nada. Una gran parte de la Iglesia Húngara está mucho más con el primer ministro que con las agendas del Papa Francisco. El encuentro privado será en el de Bellas Artes con el presidente de la República, Janos Ader, y el jefe de gobierno.

En el blog de Tosati encontramos un comentario al programa del próximo encuentro de la Academia de la Vida proclamado por el inefable Paglia: «El objetivo es hacer una contribución original al importante debate sobre la salud pública y los problemas que esta emergencia sanitaria ha puesto de relieve, para una profunda renovación de las sociedades y por un futuro más equitativo y sostenible». La vacunas, gratis y para todos, en el centro del debate.

Entrevistas a los grandes maestros del Gran Oriente Stefano Bisi y de la Gran Logia, Luciano Romoli. Será una coincidencia que no somos capaces de explicar, pero piensan lo mismo, exactamente lo mismo que el Papa Francisco: «Adelante con las vacunas y con la obligación del pase verde». Esta es la posición, en la lucha contra Covid, de la masonería italiana. Así lo anuncian para los asistentes al encuentro titulado: ‘Hermanos viajando para volver a ver las estrellas’.

El nombramiento de Andrés Gabriel Ferrada Moreira, el sacerdote chileno, como el número dos de la Congregación para el Clero, es noticia por su relación con el padre Karadima. Testificó ante la justicia chilena sobre Karadima, aunque no fue víctima, tomó distancias públicas de Unión Sacerdotal, la comunidad religiosa fundada por Ferdando Karadima.

Primera visita oficial al de Matteo Salvini que será recibido el viernes 10 por Gallagher, es una reunión totalmente política, con el tema de Afganistán en el centro como tema oficial.
Siguen las noticias, muchas, sin novedades, de la huida de Novell, obispo de Solsona «por motivos personales», personales serán, pero están en boca de todos.

El Presidente de la República, Mattarella, estará en el el 16 de diciembre para lo que todo apunta a una audiencia de despedida del Quirinal. Complicada sucesión y voces sobre un segundo mandato.

FuenteInfovaticana

2 COMENTARIOS

  1. Para que la Iglesia Católica sea una fiel representante de Jesucristo, tendría que Nacer de Nuevo y esto no lo han intentado, desde su nacimiento.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna historia de refugiados
Artículo siguienteAportaciones del mundo judío al mundo con el Pastor Gilberto Rocha