Diario Judío México - Gracias al callejón sin salida orquestado por el gobierno de los EE.UU., el proceso de paz en Oriente Medio está estancado. El presidente Obama comenzó este estancamiento el año pasado, cuando pidió una suspensión de los asentamientos, y lo intensifica ahora con un cambio importante de la política norteamericana con respecto a Jerusalem.

El Presidente Obama se propone prohibir a cualquier construcción en su capital, en particular, en un barrio judío de Jerusalem oriental llamado Ramat Shlomo. Esto, a pesar de que todas las administraciones anteriores han inequívocamente entendido que, en cualquier acuerdo de paz definitivo, la zona en cuestión seguirá siendo parte de . Oponerse a toda edificación en un barrio de Jerusalén oriental equivale a declarar que los israelíes están de acuerdo con la división de Jerusalem, aún antes de que inicien las conversaciones con los palestinos sobre el estatuto definitivo de esta ciudad.

Desde el inicio de su presidencia, Obama ha minado la confianza de en el apoyo de los EE.UU. Utiliza el mismo término, “asentamientos”, para describir a los barrios masivos que son el hogar de decenas de miles de judíos – y los puestos de avanzada ilegales de unas pocas familias. Su uso ambiguo de la palabra hace dudar a los israelíes acerca de si el gobierno estaounidense realmente entiende su problema.

Por otra parte envía sin duda señales a los palestinos. La Autoridad Palestina siguió el ejemplo del presidente y se negó a continuar con las conversaciones previstas, hasta que detenga toda actividad en el denominado asentamiento.

La actitud del presidente Obama hacia Jerusalén revela una incomprensión fundamental de la historia de la ciudad. Después de que fuera reconocido como un nuevo estado en 1948, fue inmediatamente atacado por los ejércitos combinados de Egipto, Jordania, Siria, Líbano, Arabia Saudita e Irak. Los ataques fueron rechazados, pero los jordanos, a quienes les pidieron no participar en el esfuerzo bélico de Egipto, conquistaron Jerusalem oriental y la separaron de su mitad occidental. En 1967, los ejércitos árabes volvieron a tratar de destruir a , pero éste ganó la Guerra de los Seis Días y reconquistó Jerusalem este, Cisjordania, la península del Sinaí y la Franja de Gaza.

Bajo el gobierno jordano, de 1948 a 1967, decenas de sinagogas fueron destruidas o saqueadas. El antiguo cementerio judío del Monte de los Olivos fue profanado, sus lápidas utilizadas para la construcción de caminos y de letrinas del ejército jordano. Los residentes cristianos y judios fueron víctimas de abusos, con algunas iglesias convertidas en mezquitas.

En 1967, cuando ocupó la parte oriental de Jerusalén, construyó, y desde entonces ha seguido construyendo, barrios para sus residentes judíos. Los árabes palestinos también han construido en Jerusalem durante este período. Por cierto, hoy, hay más viviendas árabes nuevas (legales e ilegales) que viviendas judías, de acuerdo con un informe del experto Tom Gross – sin ningún tipo de críticas por parte de la administración Obama.

Pero todo esto no es historia reciente: la afirmación de Israel sobre Jerusalem no surge a partir de 1948 o de1967. Más bien, significa la revalorización de los derechos históricos judíos, derivados de los tiempos bíblicos.

Jerusalem no es sólo un pedazo de territorio en un tablero de ajedrez político: es parte íntegra de la identidad y la fe del pueblo judío. Dado que la ciudad fue fundada por el rey David hace unos 3.500 años, los judíos siempre han vivido, trabajado y orado allí. Durante los periodos del Primer y Segundo Templo, durante las festividades judías, judíos de todo el reino viajaron a Jerusalem tres veces al año, hasta que el Imperio Romano destruyó el Segundo Templo en el año 70 DEC. Allí, y durante los siguientes 2.000 años, terminó la soberanía judía sobre Jerusalem, pero los judíos nunca renunciaron a su ciudad.

Jerusalem es mucho menos arraigada en la cultura musulmana. Cuando los musulmanes rezan, se enfrentan a la Meca, no Jerusalén. El Antiguo Testamento menciona Jerusalem, o su nombre alternativo, Sión, un total de 457 veces. El Corán no menciona una sola vez a Jerusalén.

Muhammad, quien fundó el Islam en el año 622 DEC, nació y se crió en lo que hoy es Arabia Saudita: nunca puso un pie en Jerusalén. Y en los 1,300 años en que las diferentes dinastías islámicas gobernaron Jerusalem, ninguna ha hecho de esta ciudad su capital. De hecho, ni siquiera el Pacto Nacional de la OLP, escrito en 1964, menciona a Jerusalem. Se añadió sólo después de que Israel recuperó el control de la ciudad en 1967.

La realidad hoy es que en la zona conocida como Jerusalem oriental – es decir, una zona situada al norte, sur y este de las fronteras de 1967 – hay aproximadamente medio millón de judíos y árabes que viven en barrios entrelazados. La idea de una Jerusalem Oeste puramente judía o de una Jerusalem oriental puramente palestina es un mito: la construcción en determinados barrios, de ninguna manera excluye la posibilidad de una solución de dos estados.

Ramat Shlomo, el centro de la más reciente contienda, próspera comunidad de decenas de miles de judíos, se encuentra entre dos grandes comunidades judías llamadas Ramot y French Hill. Su crecimiento de ninguna manera interferiría con la contigüidad de nuevos barrios árabes en Jerusalem oriental. Y en cada acuerdo de paz, estas áreas siguen siendo consideradas como parte de Israel.

No es de extrañarse que los israelíes reaccionaran con tanta fuerza cuando el señor Obama llamó “asentamiento” a este barrio. Durante más de 43 años, hubo un acuerdo tácito de que, en él, la construcción no constituía obstáculo a las negociaciones. Así, la nueva política fue vista como un esfuerzo de la administración Obama para obligar a Israel a aceptar la división de Jerusalem, quitando a los israelíes otra tarjeta de negociación más.

Pero lo que el mundo no recuerda, los israelíes nunca lo podrán olvidar: cuando Jordania controlaba la parte este de la ciudad, incluyendo la Ciudad Vieja y el Muro Occidental (un muro de contención del antiguo templo), permitió el acceso razonablemente libre a los lugares santos cristianos; pero se negó todo acceso a sus lugares santos a los judíos. Éste fue un cambio fundamental en una tradición de libertad de culto religioso en Tierra Santa, la cual había evolucionado durante siglos, por no hablar de la violación del compromiso adquirido por Jordania en el Acuerdo de Armisticio firmado con Israel en 1949. Nadie debe creer que los judíos pondrán de nuevo en riesgo el derecho a sus lugares santos.

Desde que Israel reunió ambas partes de Jerusalem en 1967, se ha dado cabal protección a los derechos y la seguridad de los cristianos, los musulmanes y los judíos. Los cristianos ahora controlan las Diez Estaciones de la Cruz y los musulmanes el Domo de la Roca. Sin embargo, los palestinos a menudo lanzan piedras a civiles judíos rezando en el Muro Occidental. En varias ocasiones, sus dirigentes y sus imams negaron la conexión de los judíos con sus lugares sagrados. La libertad de religión en Jerusalén no debería verse afectada por la política estadounidense.

Eso no es todo. La división de Jerusalén pondría las fuerzas palestinas y los cohetes a pocos kilómetros del Parlamento de Israel. Y los barrios judíos que están dentro de ella, al alcance de armas ligeras y fuego de ametralladora. Esto es exactamente lo que sucedió después de los Acuerdos de Oslo, cuando los palestinos dispararon desde Beit Jalla hacia Gilo, hiriendo a muchos de sus residentes.

La gran mayoría de los israelíes creen que Jerusalén debe ser compartida – no dividida. Incluso el gran líder israelí Yitzhak Rabin, quien firmó los Acuerdos de Oslo, dijo en 1995: “No hay dos Jerusalem, sólo una “.

Cuando y si los israelíes y palestinos decidan negociar, el estatuto definitivo de Jerusalén estará sobre la mesa. Pero el cambio de política de Obama proporciona a los palestinos, una vez más, todas las razones para no negociar.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.