Diario Judío México - A fines del 2007 se desarrollaba en Annapolis, Maryland, a tan solo 40 minutos de Washington, una conferencia de Paz que concluyó en el mas absoluto de loas fracasos y de los olvidos históricos. En aquel momento los principales protagonistas opinaban así:

  • Mahmoud Abbas: “Si la ocupación llega a su fin, vivirá en un mar de paz”
  • Shimón Peres: “La Conferencia de Annapolis será una oportunidad histórica”
  • Ehud Olmert: “quiero llegar a un acuerdo de paz definitivo con los palestinos en un año”.
  • Condoleeza Rice: “espero un acuerdo de paz antes del final del mandato de Bush”.

Hoy, si nos atenemos a las abundantes y reiterativas cataratas de declaraciones y augurios de buenos deseos tanto del gobierno de , de la Autoridad Nacional Palestina y de la administración Obama, podemos llegar a la feliz conclusión de que la era de paz y armonía estaría llegando por fin al Medio Oriente.

Paradójicamente, el clima que se vive en este lugar del mundo nos hace pensar de que algo no esta bien, algo no concuerda con estos buenos augurios, “mashu lo beseder” como dicen los israelíes pues existen demasiadas señales de alarma de que el camino de la Paz que no es un lecho de rosas ni nos conduce fácilmente al jardín del Edén.

Un termómetro imprescindible para medir las expectativas reales sobre los resultados de este nuevo proceso de Paz recién iniciado o reiniciado son los datos críticos que nos entrega la compleja realidad imperante en este paradigmático Medio Oriente:

La Anarquía: La anarquía y el desorden imperan en este medio oriente, un Irán belicoso y nuclear, una Siria inmersa en una pavorosa y sangrienta guerra civil, un Egipto nuevamente gobernado por una junta militar, una Jordania amenazada por voraces fuerzas radicales del Islam, un Líbano devorado hasta las entrañas por la milicia Hezbollah y una franja de Gaza capturada definitivamente por Hamas.

El Reconocimiento: Es reconocida internacionalmente la negativa de la Autoridad Palestina a reconocer a como un Estado Judío ya que “no hay estado en el mundo que conecta su identidad nacional con su identidad religiosa”.

El Poder: El primer ministro israelí Biniamin Netaniahu, no puede tomar decisiones trascendentes por si mismo ya que debe responder a una coalición muy heterogénea o atenerse a una consulta popular a la ciudadanía israelí ante un tema tan trascendente como este y Abu Mazen Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, que no tiene ningún tipo de poder para realizar acuerdos duraderos porque no representa a la mayoría de los palestinos.

El Riesgo: De continuar así el curso de los acontecimientos, los terroristas de Hamas que tomaron toda la Franja de Gaza y bombardearon durante mucho tiempo a , ni bien llegaría a hacer mas retiradas, eliminarían a Abbas y crearían un novedoso Estado Islámico Palestino.

El Fundamentalismo: Parte de la sociedad Palestina musulmana está influida por el Islam radical como parte de una tendencia general del mundo árabe. Es un fenómeno que ocurre también en países vecinos como Líbano, Siria, Egipto, Irak y Jordania con cierto nivel de éxito.

Las Retiradas: Después que se retirara del Líbano y posibilitara a Hezbollah apoderarse del sur de ese país y luego de la desconexión de la Franja de Gaza, permitiendo el copamiento del Hamás y el lanzamiento de misiles contra y ante posibles grandes retiradas de Judea y Samaria, los misiles estarían demasiado cerca de y Raanana.

La Inviabilidad: Los árabes-israelíes que viven en lugares donde son mayoría, exigirán más autonomía propia para luego aliarse al futuro estado palestino. Los límites de Israel aprobados por la ONU en 1947 serán una maravilla ante este futuro, diminuto e inviable micro estado judío hacia el que avanzamos.

La Paradoja: En la cúspide de su debilidad, Abu Mazen lograría arrastrar a Israel de nuevo a una trampa tipo Camp David de 2000. El gobierno de Israel no debe renunciar de hecho al principio de “seguridad primero” y decidir no enredarse directamente en cuestiones innegociables como Jerusalem y los refugiados.

La Desmilitarización: Una Palestina soberana se comprometerá al principio solo con palabras a ser un estado desmilitarizado pero en el futuro cercano nadie podrá impedir que tenga armas sofisticadas y las frases de paz yacerán placidamente en el cementerio de las promesas vanas.

Los Refugiados: Israel deberá hacerse cargo de muchos refugiados palestinos y esto llevara con el tiempo a aumentar la presión sobre el derecho al retorno a todo el territorio israelí, poniendo en peligro mortal su continuidad como estado judío.

El Irán nuclear: Los resultados de estos acuerdos de paz pueden conducir al copamiento de Hamás y de otros grupos radicalizados en los territorios en Judea y Samaria. El nuevo estado palestino podrá libremente establecer acuerdos militares con países como Irán y ya no serán una amenaza a 1.500 km de distancia sino que estarán a pocos kilómetros de Tel-Aviv o a metros de Jerusalem.

El Modelo: Gaza demostró que una retirada completa puede llevar a un caos de seguridad donde siempre triunfan los sectores más extremistas. Algo similar ocurriría también en Judea y Samaria, si Israel cede a la tentación de retirarse también de allí, demasiado cerca de los centros vitales de Israel.

La Expulsión: La aplicación de este plan implicara la evacuación de cientos de miles de israelíes y esta expulsión dividiría la sociedad israelí. Demasiadas personas comenzarían a desarrollar resentimientos contra el estado y sus instituciones y así se destruiría irreversiblemente la unidad nacional de Israel.

La Opinión de algunos cristianos: Michelle Stephens, una de los 50 millones de cristianos evangélicos norteamericanos, dijo:”No creo que Israel deba ceder ningún pedazo de su tierra, creo que ya cedieron demasiado”. “Nuestra posición es: no den un centímetro cuadrado… ”

El Objetivo: Todo el perjuicio que podría ocasionarse al pueblo de Israel estaría quizás destinado solo a producir una ilusoria victoria diplomática para la administración Obama, que quisiera terminar algún día su mandato con algún logro importante a nivel internacional.

Bienvenida sea la Paz pero seamos concientes de que este proceso es complejo, laberíntico, plagado de intereses extraños y de grandes obstáculos que no podrán impedir a estos pueblos reencontrarse algún afortunado día quizás no tan lejano, en un gran abrazo solidario y pacifico.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.