Diario Judío México - El encierro obligado por la pandemia ha provocado un mundo de recuerdos arrinconados en mi mente, surgen a borbotones y  llegan a alborotar el alma. Algunos  producen alegría, otros no,  murmullos del pasado en rincones perdidos entre los dobleces de la memoria.

Aquellos recuerdos escondidos en medio de la oscuridad,  guardados en  los confines de mi mente han encontrado grietas por donde filtrarse. Aparece un pasado lleno de recuerdos  algunos tristes otros alegres, que muestran una vida personal que me convierte en una persona con muchos significados.  Por fortuna, ha sido un proceso tranquilo y gratificante que ha mostrado imágenes  que brillan y traen   consigo reflexiones para seguir adelante.

Estoy cumpliendo ochenta años de vida,  acumulados en el  rostro, en el cuerpo y en el corazón, algo increíble,  me he sentido en paz conmigo misma. Si, mi existencia tiene menos tiempo por delante que antes,  pero el final siempre ha estado allí, desde el comienzo. Lo que es diferente ahora es que valoro los placeres de la  conciencia, y tengo  la suerte de poder compartirlos con mi familia y amigos   que conozco desde hace muchos años. Hay una sensación de poder respirar, vivir sin tener que cumplir con nadie.

.Cuando veo alguna foto o me acuerdo de alguna calle de mi infancia,  de algún amigo o pariente que nadie que esté vivo haya conocido algo se estremece en mi interior al ver como los trozos de mi antiguo mundo son parte mía, otros van  desapareciendo.

Un chasquido de los dedos y la vida ya no está. Así de simple, no hay donde esconderse. La seguridad conlleva inseguridad.   La vida  ha mostrado ser  efímera.  ¿Quién no sabe eso? Hay quien no se atreve a pensarlo, nunca pensé demasiado en el tema. No quise hacerlo. Sin embargo, la pandemia  me ha llevado a reflexionar en que todo tiene un principio y un final. La muerte de gente cercana   produce dolor y la prohibición de salir de casa nos ha  mostrado formas sustitutas  de relación y convivencia que no imaginábamos, producto del  desamparo sentido ante la fuerza incontrolada de la destrucción.

Ante mis ojos aparecen de forma variada algunos apegos unos temporales otros no.    El  primero de un ser humano es  su cuidador primario y da comienzo de manera refleja,   desde el chupón, los juguetes consentidos, la cobija o el trapo,  se van  transformando con el paso del tiempo. Luli de dos años, había perdido su chupón, mamá no quiso comprarle otro al pensar que era una forma de erradicarlo. Un día, al estar con la caja de sus juguetes, esta encuentra el chupón perdido la emoción al meterlo a la boca fue enorme. Mamá escucha ese chupeteo y se asoma a ver a la nena, cuál sería su sorpresa al verla con gran alegría con su objeto encontrado.

Las personas también se apegan a otras personas,  a objetos que los rodean: la casa, la cocina, artículos personales,  los muebles, el auto, una profesión. He tomado contacto con algunos  que aparecen al  caminar por la casa en estos días de encierro.     Nuestro apego a los objetos varía según el momento de vida.  En este proceso  hemos valorado los que son útiles y los que no son más.  Todos fueron divertidos en algún momento.

La pandemia, entre otras cosas, también nos enseñó a  valorar nuestra vida y los objetos pasaron a segundo o tercer lugar. Hemos sobrevivido más de cuatro meses con pocas cosas y lo que pensamos que era necesario, nos dimos cuenta que no lo era tanto, se fueron al baúl de los recuerdos. Nos vimos obligados a vivir de una  manera más sencilla de lo que  imaginamos. El mundo de los objetos necesarios se ha reducido en forma considerable. Algunas fotografías familiares me han traído recuerdos que se han colado sin pedir permiso, me han  inundado con un sentimiento de paz que no recuerdo haber sentido tiempo atrás.

Aquello que pensábamos que era de primera necesidad no lo es, esto me lleva a mi juventud e infancia.   Me he transportado a esos  tiempos,   muchos años atrás,  en que los objetos necesarios  eran menos, no tantos como en los tiempos actuales; en ese tiempo se producían sólo para para satisfacer necesidades primordiales. Pensemos en la ropa y calzado de aquellos años, bastante menos que en la actualidad.  El deseo obsesivo de tantos bienes materiales  pretende sanar la frustración y decepción que se renuevan constantemente y encuentran respuesta en  una oferta comercial que se multiplica infinitamente. Un anhelo  que se cuela con la luz que se  perfila  por la rendija de la cortina en cualquier  mañana  tempranera.

Este consumo excesivo, es tan omnipresente que se puede pensar que ha existido siempre, se fundamenta en una falta, una carencia que se puede sentir físicamente; es incontenible y crea en el cuerpo y mente un deseo constante de tener más y mejor. Un impulso que nos maneja y es manejado en forma publicitaria.   Acepto que hay que valorar  los beneficios que procuran algunos objetos, su aparente e irresistible atractivo,  pero nos hemos llegado a convertir en sus esclavos en vez de ser sus dueños, parecen fantasmas salidos de una negra pesadilla. Nuestra resquebrajada firmeza queda escondida tras una fachada de falsa seguridad al darnos cuenta que estamos lejos del sosiego.

La pandemia,   nos ha  obligado  a cambiar el estilo de vida, nuestros armarios se burlan de nosotros, nos damos cuenta que mucho de lo que tenemos no es  necesario,  lo que produce un pellizco de angustia que presiona  el pecho y el estómago. Lo que pensábamos que era imprescindible  no lo es, se puede vivir con menos de lo que se tiene.  No podemos cambiar lo que sucede, tenemos que cambiarnos a nosotros mismos, estos cambios pueden  traer consigo amor, alegría y tranquilidad.  No importa tanto lo que tus padres hicieron o dijeron, fue otro momento de vida,  ahora eres mayor, debes valorar por ti mismo y amarte cómo eres.   No somos perfectos, pero si perfectibles.  Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos nos valoramos más y eso produce fuerza y  paz interior  para enfrentar los miedos ante el drama que tenemos enfrente.   ¿Quién no los tiene? Hemos comprendido que sucesos como este, está haciendo mella en nuestro comportamiento interno y externo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. “Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.” (Diario Judío México)
    Estimados amigos de Diario Judío:
    La reflexiva duda y respetuosa discrepancia son características del judío, compartidas con otros pueblos, pero de marcada presencia en el nuestro.
    Tan es así que se me invita eventualmente a enviar comentarios en caso de discrepar con un articulista.
    Sonrío agradecido por todo lo que Diario Judío me aporta en su tan meritoria forma de hacer periodismo, y me pregunto: Y si estoy de acuerdo?
    El tan cálido y brillante artículo de Esther Friedman, sano, fresco y de positiva esencia, de seguro que ha de conmover a más de un contemporáneo de aquellos que estamos cercanos a culminar, esperemos, la octava década.
    Ese válido”lugar común” de sus reflexiones, tan compartible, sigue abriendo caminos a la mencionada constructiva duda y los positivos temores, replanteos existenciales y afanosa búsqueda de lo inasible, tan presentes en la introspección cotidiana y la silenciosa plegaria.
    Mi reconocimiento a Diario Judío y a la autora por lo que han promovido, y para ser consecuentes, ojalá (halevai) podamos discrepar con el famoso “qué temprano que se nos hizo tarde”, expresando un esperanzador:
    Todavía estamos a tiempo…

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIrán: Jordania ayudó a EEUU a hostigar a un avión iraní de pasajeros
Artículo siguienteTwitter al Comité de la Knéset: Los llamados de Khamenei para destruir a Israel no violan nuestras pautas
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.