Desde fines del siglo pasado y hasta el programado, pero intempestivo retiro de las tropas norteamericanas de hace poco, los talibanes fueron vistos por el mundo como los representantes máximos del fanatismo religioso en su variante islamista, con prácticas cuya brutalidad y salvajismo merecían quedar en los primeros sitios del museo universal del horror.

El cuadro que ofrecía su dominio no podía ser más espeluznante: mujeres muertas en vida, ocultas permanentemente, lapidadas y azotadas, presas de un analfabetismo obligatorio y sin posibilidad de dejar oír su voz. Al mismo tiempo, la música, los deportes y los pasatiempos más inocuos eran prohibidos a la población general so pretexto de ser prácticas exportadas por Occidente para fomentar perversiones o bien, por constituir distractores del deber único y esencial de dedicarse en cuerpo y alma al estudio de los textos sagrados. La sharía, o ley islámica, en su vertiente más extremista, fue la fuente de legitimidad esgrimida para imponer su dominio tiránico a pesar del horror en que quedó sumida la sociedad afgana.

Es así que cuando, hace poco menos de dos semanas, se anunció la toma de Kabul por los talibanes y se desencadenó el éxodo de los últimos vestigios de fuerzas estadunidenses y de la OTAN que aún permanecían en el país, el mundo se cimbró ante el escenario que estaba en proceso de imponerse. Los talibanes habían obtenido el control casi total del país, por lo que la alarma ante la muy probable repetición de la pesadilla que fue el dominio talibán de 1996 a 2001 sacudió fuertemente a la opinión pública. ¿Se repetirían las estrujantes escenas de hace veinte años? ¿Podía confiarse en declaraciones hechas por algunos de los jefes talibanes en el sentido de que las condiciones de vida de las mujeres no serían como entonces, sino que habría ciertas consideraciones favorables a ellas, siempre y cuando todo ello no transgrediera la normatividad islámica? Las conjeturas y especulaciones al respecto fueron en estos últimos días, como se dice en el argot actual, trending topic.

Pero anteayer irrumpió en el caótico escenario del aeropuerto de Kabul, donde ríos de gente intentan embarcarse en alguna aeronave para escapar del país, un evento que ha magnificado la catástrofe. Una gigantesca explosión perpetrada por dos bombarderos suicidas, acompañados de tiradores, provocó un escenario dantesco en el que perecieron más de un centenar de personas, entre ellos, muchos hombres, mujeres y niños afganos, cerca de tres decenas de talibanes y 13 soldados norteamericanos. El magno atentado, reivindicado por el Estado islámico Khorasan, agrupación islamista rival de los talibanes, ha hecho que la muy comentada imagen de crueldad de éstos palidezca ante la de los responsables de la masacre a las puertas del aeropuerto.

Las explicaciones a las que se recurre para entender lo que pasó van en la línea de que siendo básicamente un país fragmentado tribalmente, con señores de la guerra actuando permanentemente para debilitar a sus rivales y ganar espacios territoriales, era difícil esperar que los talibanes, pertenecientes a la etnia pashtún y sin duda la más fuerte de las facciones, no encontraran resistencia a su hegemonía por parte de otros segmentos islamistas que se mueven con agendas e intereses distintos. Todo indica que la citada rama afgana del Estado islámico, cuyas pretensiones son las de recuperar el proyecto de la restauración de un Califato, tiene el objetivo de aprovechar el río revuelto de la situación afgana actual, con los norteamericanos y occidentales en fuga, para convertirse ellos en los mandamases, por encima de los talibanes.

En este contexto, y de un día para el otro, los jefes talibanes actuales, que dialogaron con la administración de Trump en Doha hace un par de años, que se entrevistaron apenas con el director de la CIA, William Burns, y que pactaron con Washington el mantenimiento del aeropuerto abierto y en manos de E.U. hasta el 31 de agosto, aparecen como un poder con el que, a pesar de todo, se ha podido hablar y pactar. A la luz de esto, parece ser que el menor de los males en esta difícil encrucijada es que los talibanes logren ejercer el control del país de tal forma que se estabilice mínimamente a fin de evitar el caos absoluto y lo que ello conllevaría: imposibilidad para la internacional de contribuir a resolver la crisis humanitaria que existe y la expansión de todas esas células islamistas ultra radicales cuyos objetivos no se limitan a actuar dentro de las fronteras afganas, sino mucho más allá.

La paradoja de hoy es que tanto para E.U. como para China, Rusia, Irán, Pakistán y las repúblicas exsoviéticas que limitan con Afganistán, la consolidación del poder talibán es urgente, aunque sea al mismo tiempo, tan sombría y terrorífica para los afganos. Quién lo diría.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRosh Hashaná || ¡Compra tus regalos con causa!
Artículo siguienteLa contracara de Winston Churchill
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.