Diario Judío México - No todo el mundo es consciente de que, si bien el hebreo es la lengua en que fue escrita la Torá (la biblia judía), los seguidores de sus preceptos hace mucho que la dejamos de usar fuera de la liturgia. En los tiempos en los que aún se redactaban y recopilaban estos textos sagrados, el pueblo llano ya utilizaba una lengua vulgar con influencias de otras semíticas y mediterráneas. Jesús hablaba en arameo y en esa lengua recitamos algunas de las oraciones más habituales (como el “Kadish” por los muertos). También será en ese idioma que se recopilará y compendiará el conocimiento rabínico posterior a la destrucción del Segundo Templo para elaborar el Talmúd.

No fue hasta finales del siglo XIX, ante el auge del nacionalismo sionista, cuando se planteó un retorno coloquial al hebreo original, que acabó sirviendo de vaso comunicante para un disperso en miles de tiempos y geografías. Más allá del rescate lingüístico y su adaptación a un mundo tan diferente del original, el hebreo también ha servido como catalizador de unos procesos de resignificación, indispensables para encajar las piezas rotas de nuestra identidad. En esta ocasión, y como respuesta retardada al cacareado 50 aniversario del primer paso del hombre en la luna (que no fue más que una inversión desmesurada de recursos para demostrar quién era el “macho alfa” de nuestro planeta), haremos una breve incursión en su nombre hebreo, que en realidad son dos: YaReaJ (Yod-Reish-Jet, que también denota algo mensual) o la mucho más poética LeBaNá, literalmente, blanca. El mismo color y raíz Lamed-Bet-Nun sirve para muchos otras descripciones pálidas y blancuzcas, desde el esperma (LoBeN); el yogur (LeBeN); la mariposa blanca de la col (LaBNin); el árbol Styrax de flores blancas (LiBNé); el pez alburno, nombre también de raíz latina ligada a lo albo (LaBNún); la blancuzca hierba Diotis o Achillea marítima (LaBNanít); a la ropa interior y la de cama (LeBaNím). Pero la audacia a la hora de modernizar una lengua tan antigua ha llegado mucho más lejos: cuando se cuece un ladrillo a altas temperaturas, éste obtiene temporalmente un color blanco, por ello se llama LeBeNa (en plural, LeBeNím), y de su forma se deriva el nombre de la figura geométrica del rectángulo (maLBéN), lo que viene a demostrar que no es lo mismo un bloque de piedra tallada como el usado para construir una pirámide (de esos con los que los israelitas estaban familiarizados en el Antiguo Egipto), que un ladrillo cocido (bastante más moderno y cómodo de usar). En fin: espero que no se hayan quedado en blanco con estas divagaciones sobre el color sin color (acromático), de máxima claridad y oscuridad nula, símbolo de la percepción en todas las longitudes de onda, aunque lo usemos para dar nombre o adjetivo a esa hermosa piedra que nos ronda infatigable desde el propio nacimiento del mundo y de la que nos acordamos sólo por haber sido capaces de pisotearla.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIsrael, país invitado al 15 FIC Monterrey
Artículo siguienteGO eCommerce 7ª Cumbre Anual de Comercio Electronico de Israel
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.