Diario Judío México - Visitar Laos es como tomar una clavado a la rica historia del país, sumergiéndose en su pasado, su cultura y sus tradiciones, todavía vivas y a todo color. Luang Prabang es una ciudad con un encanto único, donde edificios coloniales conviven con antiguos templos, atemporal, existiendo casi fuera de tiempo.

Toda la pintoresca ciudad de Luang Prabang fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Situado en la confluencia de dos ríos que casi rodean la ciudad, y debajo de una colina coronada por un templo, Luang Prabang es un mosaico maravilloso de casas de madera tradicionales de Laos y toques de arquitectura europea; recordatorios de cuando Laos era parte de la colonia francesa de Indochine. Los wats de techo dorado, decorados con mosaicos y murales de la vida de Buda, se sientan bajo la mirada de balcones de teca envolventes y ventanas con postigos del siglo XIX. Todo esto tiene como telón de fondo un verde verdor y montañas escarpadas.

La ciudad de Luang Prabang, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el lugar perfecto para ver una de las tradiciones más sagradas de Laos, la Ceremonia de dar limosnas a los monjes budistas.

A medida que sale el sol en Luang Prabang, alrededor de 200 monjes budistas salen de sus diversos templos para reunir su comida diaria. La tradición de la recolección de limosnas se remonta al siglo XIV, pero aún hoy los lugareños se despiertan temprano para preparar la comida para los monjes y esperar tranquilamente al borde de la carretera para dar sus regalos.

A unos pasos de la calle principal, donde se alza el mercado nocturno al caer la noche y donde se encuentran la mayoría de los impactantes templos budistas de la ciudad, se encuentra la antigua casa del Príncipe Souvannaphoum, quien fue el Primer Ministro de Laos. Su arquitectura tradicional y encanto antiguo hacen de este espacio, perfectamente restaurado y mantenido, un portal al pasado. Angsana Maison Souvannaphoum es un precioso hotel de solamente 24 habitaciones, exclusivo e íntimo donde se disfruta de todo el lujo y la belleza que esperaría de la casa de un antiguo residente tan prestigioso.

Maison Souvannaphoum cuenta con solo 24 habitaciones, incluidas tres grandes suites en la mansión original, hermosos jardines tropicales, una hermosa piscina y terraza con bar junto a la piscina, y un fabuloso spa escondido entre el follaje tropical.

En The Rainforest, un fascinante espacio de hidroterapia casi oculto en la frondosa vegetación de los jardines del hotel, se encuentra un espacio de profunda paz y armonía. Este Spa combina la tradición con el sutil lujo de Angsana, creando tratamientos únicos que nos acercan a la cultura local de manera mágica. Todos estos tratamientos son logrados con gran excelencia y profesionalidad con sus maravillosas masajistas, entrenadas por Banyan Tree para lograr los mayores niveles de perfección posible.

Ofreciendo una experiencia autentica y un viaje hacia el pasado de Laos, Maison Souvannaphoum es el perfecto paraíso y punto de partida para descubrir la misteriosa y única ciudad de Luang Prabang.

https://www.angsana.com/en/laos/maison-souvannaphoum

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorBringing Music and Hope to Schools in Tijuana
Artículo siguienteLeer, releer; escribir, reescribir
Alexis Beard ha tenido la gran fortuna de viajar alrededor del mundo con su familia, lo cual la animó a escribir sobre sus experiencias. Hoy en día, comparte sus memorias a través de varios medios impresos y en línea, incluyendo Travel + Leisure México, Bleu & Blanc y Mundo Ejecutivo. Es co-fundadora de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, una comunidad que integra las marcas de lujo del país y las impulsa. www.alexisbeardg.com