Diario Judío México - Por Antonio José Escudero Ríos y Joaquín Lledó

(In memorian de Eloy Pérez Caricol, amigo e hiperbóreo, a quien, agradecidos y votivos, dedicamos este recuerdo en póstumo homenaje. Que le tierra te sea leve) Y recoge hasta que el tiempo y los tiempos acaben las plateadas manzanas de la luna, las doradas manzanas del solW. B. Yeats

Somos burlones, socarrones; maliciosos, mas solo en ‘eso’ de las mozas y la fuente, pues en el resto somos buenos compañeros que apreciamos el zumo de la viña y tenemos nuestra más preciosa holganza en platicar en la academia de Baco.

Epicúreos, es nuestra distracción de botánicos ocupados en recordar raras etimologías la que nos impide gozar en plenitud de lo bucólico.

Pero no hay que creernos orgullosos y presuntuosos. Basta una insinuación del aroma de la más sencilla de las flores para hacernos acudir inmediatamente a la cita en el paisaje. De nosotros no podrá decirse aquello que de Narciso dijo Ovidio en sus ‘Metamorfosis’: ‘… huyó implacable y la ninfa, menospreciada, se refugió en lo más solitario…’. Nosotros estamos desarraigados de soledad, que es apetencia que tiene lo único en la razón de su malcrianza. Nosotros, siendo muchos, aunque estemos a veces absortos o aparentemente perdidos en íntimas delatan claramente nuestro origen: evidentemente somos de la misma raza que las rupestres zarzas. En realidad, del ser, solo sabemos lo que decían los presocráticos y un poco lo que cuentan entre las breñas de estas Navas que dicen del Marqués aquellos que tiene tratos con Agustín (*), el del burro Rafael. Pero lo que si tenemos claro es que, siendo como ya dijimos, por velludos naturales, también somos pueblo por nuestro afincamiento en el burgo. Y, siendo naturaleza y pueblo, somos en número indeterminado, algunos entre uno y ciento. Y es por ello que repartir la mas simple de las cosas –sean estas panes o peces- siempre nos produce restos irracionales.

Y ya nadie se sorprende de vernos en los prados sin retozar, con siringas y zampoñas abandonadas, golpeándonos los dedos con aire de calcular. Ya nadie se sorprende. Todos saben que nos hicimos pitagóricos por esto de la contabilidad. Y que chupando la punta del lápiz, buscamos la extrema y media que, siendo justa ecuanimidad y muy sabia proporción, es madre del número áureo.

Pero los que son maliciosos niegan que nuestra voluntad de traer a este perro mundo la luz de la igualdad sea verdadera. Ellos dicen que no es porque seamos altruistas sino porque tenemos las habas contadas que nos entregamos al álgebra y al ábaco, intentando comprar a precio de cateto lo que está valorado como hipotenusa. Y también dicen esos maledicentes que si pretendemos duplicar el cubo y hacer del círculo un cuadrado es sólo por no tener que hacer frente al almojarife y a las alcabalas. Y es que es esta fraga de columnias la que no nos hace llorar lágrimas gordas como cuentas de ámbar mientras, con nuestro vellocino al hombro, vadeamos el Eridanus huyendo del montazgo.

Por supuesto es mentira que escurramos el bulto, o que, a base de pajas, pretendamos acabar con los granos. Simplemente somos hiperbóreos y nos encaramamos a la atalaya del Eiffel. Abrazados a su esqueleto metálico contemplamos la bóveda del cielo y meditamos sobre los conjuntos y los ángulos que forman las estrellas girando alrededor de aquella que no quiere girar. Y todos aquellos que no tengan todavía el corazón definitivamente endurecido por los falsos rumores podrán oírnos salmodiar en la nocturna calma nuestras oraciones: ‘¿Qué te pasa Estrella Polar’, ‘¿Por qué estás ahí fija?’, ‘¿Qué certeza te tiene presa?’, ‘¿Qué fe, qué dogma es el que te impide mudar?’.

Y si, siendo muchos e indeterminados, a una sola estrella –y no a muchas o a pocas cosas- nos ponemos a rezar, es porque es su brillo clavado en el eje de los cielos el que nosotros mezclamos con el resplandor de la aurora boreal para fabricar un color entre azul y rosado que guardamos para nuestra longevidad, pues consideramos que esta aleación es bien fijo cuyo valor no puede mudar. Y, todos estaréis de acuerdo, en estos tiempos que corren, razones hay para poner a asegurar. Pues hace muy poco dos que eran mas o menos de los nuestros en un río se quisieron mirar y no pudieron hacerlo porque, al tener este dos orillas, no se lograban hallar. Por eso nosotros, firmes estamos en nuestra devoción a aquella que, única cosa fija en los mudables cielos, nos indica el camino hacia el reino Hiperbóreo en el que el número indeterminado de nosotros está gozando ya la común inmortalidad.

Antonio José Escudero Ríos y Joaquín Lledó Barrio de la Estación (Las Navas del Marqués) 25 de febrero de 1994/5754

(*) Se refieren al profesor Agustín García Calvo. Ver en ‘Caminar conociendo’ nº 2 el artículo ‘El burro del maestro’.
APARECIDO EN ‘CAMINAR CONOCIENDO’, Nº 3, PAGS. 46-47. MAYO DE 1994

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa esencia del judaísmo (Emmanuel Levinas)
Artículo siguienteDaniel Catán, compositor mexicano de óperas
Nació en 1944 en Quintana de la Serena, Badajoz. Hizo las carreras de Filosofía y Publicidad en Madrid en donde reside desde 1960. Es editor literario e investigador de Judaica. Ha realizado ediciones facsimilares de la Guía de los Perplejos, el Cuzarí y de la obra de Isaac Cardoso. Dirigió las Jornadas Extremeñas de Estudios Judaicos en Hervás, en 1995, con Haim Beinart. Fue Director de las Actas del mencionado Congreso, publicadas en 1996. Colaborador en las revistas judías Raíces, Los Muestros, Maguem y Foro de la vida judía en el mundo, entre otras publicaciones. Creador, junto a otros entusiastas, de la Orden Nueva de Toledo, Fraternidad dedicada a la defensa plural de Israel y el Líbano cristiano, así como combatir el antisemitismo. Ha plantado miles de árboles, y construido, con Don Jaime Botella Pradillo, un jardín dedicado a los Justos de las Naciones en Las Navas del Marqués, en tierras de Castilla.