Diario Judío México - Mi nombre es Orly Braverman Ratovich, tengo 17 años de edad.
Estudio en el Colegio Hebreo Sefaradí en 2 de preparatoria.

A lo largo de toda mi vida he aprendido acerca del judaísmo y de la historia del pueblo judío, pero el evento que más me llama la atención y para mi es uno de los más importantes fue el Holocausto. Un época llena de dolor, miedo y terror, donde muchas de nuestras familias fueron parte de ella.

Mis bisabuelos tuvieron la mala suerte de vivir la época de la guerra, pero por suerte ellos pudieron escapar.
Cada uno de ellos, por separado, tiene una historia que me deja sin palabras. Con todo lo que me contaron y lo que he podido aprender a lo largo de mi vida entiendo que fue una época muy difícil.

Gracias a D’s tuve la suerte de convivir con cada uno de ellos, conocerlos y ser parte de su historia. Que difícil es ponerle palabras a algo que simplemente no tiene.

Hoy tengo la oportunidad de poder participar en el proyecto de la marcha de la vida. Es una experiencia de vida, un proyecto que todo judío debe vivir en algún momento de la vida, es una oportunidad que cambiará la perspectiva y el sentido de la vida de mucha gente incluyendo la mía.

Mi razón principal para participar en este proyecto fue simplemente por brindar el honor a mis bisabuelos, por esa curiosidad de que querer ir, conocer y sentir los lugares donde ellos estuvieron en los tiempos difíciles.

Para mi la marcha de vida tiene un significado que se traduce en una palabra “VIDA” que en hebreo es “חי”. Con esa pequeña palabra siento dentro de mi muchas emociones que son inexplicables. Son los deseos de vivir al máximo la vida, disfrutar cada momento y saber que todos los días son una nueva oportunidad para cada uno de nosotros de ser mejores personas , mejores seres humanos.

Desde el año pasado empezamos con los estudios y preparación para este momento tan esperado, que finalmente inicia con la salida hacia Polonia.

Durante todo el proceso hubieron días alegres, tristes, llenos de lágrimas y otros llenos de risas. Gracias a todo material que hoy ya conocemos nos ha hecho crecer y estar listos para este gran viaje, un viaje lleno de aprendizaje.

También tenemos la fortuna de poder contar aún con sobrevivientes que nos acompañan en esta experiencia de vida que con sus historias enriquecerán nuestra visita y ampliarán aún más el conocimiento que hoy tenemos.

Agradezco a mis papás la oportunidad que me dieron para poder realizar este sueño.

Marchemos por aquellos que nunca olvidaremos, marchemos por aquellos que murieron, marchemos por aquellos que dejaron sus vidas a pesar de todo y marchemos por aquellos que nunca dejaremos atrás.

Marcha de la vida 2015

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.