El próximo aniversario de los celebrará un creciente interés por los judíos de Oriente Medio y África del Norte.
Un trasfondo importante que impacta los Acuerdos es el estatus histórico de los judíos en y Marruecos, un indicador de las actitudes contemporáneas de cada uno de estos dos países hacia Israel.

En 1870, el Decreto Crémieux concedió la ciudadanía francesa a toda la comunidad judía de Argelia. La intención fue la aculturación y la asimilación enérgicas. Los judíos fueron así liberados de su condición de súbditos "dhimmi", pero el cambio provocó resentimiento y pogromos de los musulmanes argelinos "indígenas", como también de muchos colonos franceses.

Aunque el sultán Mohammed IV publicó un dahir (decreto) en 1864 que otorgaba a los judíos en los mismos derechos, seguían siendo víctimas de hostigamientos y pogromos recurrentes por parte de los árabes. Con el establecimiento del Protectorado francés en 1912, a los judíos marroquíes no se les concedió la ciudadanía francesa como en Argelia, pero las comunidades urbanas lograron obtener alguna forma de emancipación y mantuvieron una relación favorable con los sucesivos sultanes.

En la Segunda Guerra Mundial, tanto como quedaron bajo el control del régimen francés de Vichy, que colaboraba con la Alemania nazi. La diferencia fue la protección de los judíos marroquíes por parte del sultán Mohammed V, abuelo del actual rey Mohammed VI.

Si bien Israel reconoció la independencia de en 1962, no fue recíproco, sino que fue rápidamente rechazado, y la mayoría de la comunidad judía huyó a Francia. envió un destacamento de aviones y tropas contra Israel tanto en la Guerra de los Seis Días como en la Guerra de Yom Kippur.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los judíos marroquíes fueron a Francia, aún más a Israel, pero la mayoría se había ido todavía con reverencia por el rey de que los había salvado de la Shoah.

Hasta la fecha, hay menos de 100 judíos en Argel, Constantino y Orán, mientras que hay más de 2.000 judíos en Casablanca, Fez y Marrakech.

Por lo tanto, el terreno era fértil para la aceptación por de los Acuerdos de Abraham, que trajeron a Rabat un premio importante: el reconocimiento por parte de Trump de la soberanía de sobre el territorio supuestamente rico en petróleo y estratégico del Sahara Occidental, para disgusto de Argel, que respalda al Frente Polisario local en una guerra por poderes.

ahora afirma que "Israel apoya la colonización marroquí del Sahara Occidental, como una copia de la 'ocupación judía de Palestina'".
Se pueden encontrar ejemplos de noticias falsas sobre el papel de Israel en el conflicto argelino-marroquí en los medios de comunicación argelinos, como Le Jeune Indépendant (The Young Independent) de habla francesa y el Servicio de Prensa de Argelia (APS).
El primero fue el origen del engaño que afirmaba que los incendios forestales de este verano en fueron provocados por "drones enemigos", es decir, drones construidos por Estados Unidos "proporcionados por Israel a Marruecos" que "luego fueron entregados al grupo Kabylie anti-argelino MAK para prendió fuego a los bosques de Argelia ".

El corresponsal, un Mohamed K. anónimo, identifica engañosamente el pequeño quadcopter Tikad-17 (capaz de llevar un arma de fuego ligera) como un dron armado con un lanzallamas. De hecho, el dron es demasiado pequeño y no está equipado para ese papel.
Esta acusación fue recogida por las redes sociales e incluso algunos medios de comunicación, sin preocuparse por verificar su plausibilidad.
Con respecto al artículo del Servicio de Prensa de Argelia (APS) sobre "la entidad sionista y cómo está frustrando a en África", asocia los Acuerdos de Abraham como nada más que medidas de presión de para consolidar su control sobre el Sáhara Occidental, con el apoyo de Israel y Estados Unidos. - e igualmente, la campaña de “la entidad sionista” para volver a su condición de observador dentro de la Unión Africana - con el apoyo de y algunos estados subsaharianos.

Argelia, alegando ser "el acusado de las causas palestina y del Polisario", denuncia la supuesta "colusión marroquí-israelí en la escalada de las crisis del Sáhara Occidental y Kabylie". La tradicionalmente tensa relación de con parece ahora completamente rota. La Organización de Cooperación Islámica, la Liga Árabe y Arabia Saudita están intentando "resolver" la disputa.
De hecho, aparentemente frustrada y desdeñosa hacia el proceso de normalización árabe-israelí, la sunita parece dispuesta a desempeñar un papel como "intermediario alternativo" para Siria, los hutíes y los palestinos, y aparentemente se está acercando al Irán chiíta. Ninguna de las partes interesadas de los Acuerdos de Abraham ve este desarrollo de manera positiva.

El ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, visitó recientemente para organizar la apertura de embajadas y fomentar la diplomacia. ¡Un año después de su comienzo fundamental, que los Acuerdos de Abraham prevalezcan y den frutos!

FuenteThe Jerusalem Post

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué tan valiosas son tus lágrimas?
Artículo siguienteNiños palestinos, instrumentos de sus líderes