No es ningún secreto que fue, durante muchos años, un país de una pobre recaudación fiscal. A pesar de esto, la irregular situación impositiva de nuestro país fue compensada por la abundancia petrolera que existe en nuestro subsuelo; recurso que permitió a nuestro gobierno gozar de presupuesto holgado y un gasto generoso. No obstante, esta “zona de confort” empezó a desaparecer a medida que la producción petrolera comenzó a declinar. Hoy produce 2.1 millones de barriles diarios de los 3.4 que llegó a generar. Esto ha representado una caída del 40% en los niveles de producción, cifra que se suma al descenso internacional de los precios del crudo.

Nuestro gobierno, ya con la soga en el cuello, se vio obligado a incrementar por lo tanto la recaudación fiscal…y lo logró.

  • Al día de hoy, los ingresos petroleros sólo representan alrededor del 15% de los ingresos del gobierno federal. En 2012, la cifra era de un 40%.
  • En la actualidad, existen 60 millones de contribuyentes tributando, lo que significa más del doble de lo que se tenía hace seis años.
  • Con un cumplimiento de pago voluntario por encima del 95%, cumple ya con estándares de los países desarrollados pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
  • Los niveles de evasión fiscal han disminuido con hasta el 50% menos en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Esto quiere decir que verdaderamente ha logrado que la gente pague más impuestos. De hecho, estamos a niveles históricos de recaudación.

Así, debemos de reconocerle al presente gobierno que logró reducir la dependencia presupuestaria del gasto al petróleo. Lo triste y contradictorio de esta situación sin embargo, es que a pesar de tener récords de ingresos fiscales, la SHCP emitió más deuda interna que nunca en su historia, y hoy rompemos también un récord de endeudamiento, pago de intereses, y déficits primarios. Es decir que, en la mejor situación fiscal de en su historia, tenemos al mismo tiempo una perspectiva negativa en nuestras finanzas públicas, que hace ver a como un país de alto riesgo, cerca de tener una calificación basura en su papel gubernamental. Vaya ironía.

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTarbut felicita orgullosamente a Manuel Salmun por haberse destacado en el campeonato estatal de natación
Artículo siguienteDavid Grossman: Una Propuesta A Los Jóvenes De Hoy.
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.