Como puede apreciar he reducido sustancialmente mis colaboraciones debido a que siento que estoy arando en el desierto y que la locura se ha apoderado del pueblo judío. Antes sentía que el problema era la dirección politica, el gobierno. La necesidad del poder ha influido tanto que ya no hay “inteligencia judía”. Siento que la mayoría del pueblo judío en y en la Diaspora están borrachos. Hace unos días una amiga (y ya no se si es amiga pues amigos es lo que mas he perdido) al hacer un comentario en Facebook me dice que soy un provocador y en relación a estos personajes que yo habia mencionado, Uri Avnery, Amos Oz y David Grossman me responde: esa gente es opositora.
Al leer hoy vuestra nota https://diariojudio.com/noticias/carta-abierta-180-intelectuales-israelies-reclaman-a-netanyahu-que-cambie-las-nuevas-leyes/275605/ recordé varias notas viejas de mi producción, algunas publicadas por ustedes y otras no (no cuestiono el derecho del editor) y solo me queda lamentar que solo quedan 180 intelectuales en que pueden protestar por las ultimas leyes de este gobierno.
En el año 2011 publicaron una nota de Dori Lustron https://diariojudio.com/opinion/que-esta-pasando-con-nosotros/17367/ y yo les envié el siguiente comentario que lo encuentro muy actual, también hoy y por lo tanto lo vuelvo a enviar y esta vez incluyo en correo oculto a muchos de mis amigos o ex amigos y conocidos. Se que a muchos ya no les interesa el tema, están asqueados del conflicto y no por eso están mas permisivos con y su constante lloro que estamos perseguidos por el Hamas y los antisemitas.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. Durante siglos e inclusive en la actualidad, nos hemos visto afectados por actos discriminatorios, vejatorios, asesinos y difamatorios. Si durante todas esas épocas no hemos sido como pueblo, capaces de concientizarnos del sufrimiento que causa éste mal, y actuar en consecuencia de manera cordial, solidaria y amistosa con los demás pueblos, quiere decir que no hemos aprendido nada. Y así como se ha dado, es factible volver a ver la balanza en nuestra contra. Hagamos y sumemos amigos. No hagamos enemigos.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAlberto Nisman: fiscal de AMIA y Héroe Nacional (Segunda parte)
Artículo siguientePuebla celebra el Aniversario de la Independencia de Israel
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.