Diario Judío México - Aunque actualmente el mundo se rige en todas latitudes por el calendario gregoriano, la cultura judía sigue vinculada al antiguo calendario hebreo no sólo para contar los años y celebrar las fiestas religiosas, sino también para honrar las efemérides de sus muertos. Puede parecer un anacronismo poco eficaz, pero no mucho menos que el que poseemos con meses de duración bastante caprichosa, incluidos bisiestos cada cuatro años.

Si bien el calendario hebreo sigue una serie de cómputos (hoy diríamos, un algoritmo) más complejo, con ciclos de 19 años incorporando meses bisiestos, es mucho más “natural”. Hace miles de años se conocía perfectamente la duración del año solar (simplemente señalando en el suelo la sombra que arroja una estaca inmóvil y contar los días que pasan hasta que vuelva a coincidir) y los ciclos lunares (de una luna llena a otra pasan 29 días y medio). Lo lógico es que se organicen meses de luna en luna, alternando su duración entre los de 29 y de 30 días. Lo que ya no es tan natural, sino un invento hebreo (actualmente en vigor en todo el planeta) es la semana de siete días, que deriva de la propia Torá, consagrando el shabat.

Y así como los días “judíos” comienzan con la oscuridad recordando el principio de los tiempos y cómo la luz fue una Creación posterior a las tinieblas, los meses de nuestro calendario no comienzan por la luna más visible sino por la más ausente, como en Rosh Hashaná (la “cabeza de año” judío) que da inicio al mes de tishréi (o tishrí, según algunas pronunciaciones). Eso sí: las principales efemérides coinciden con el máximo resplandor lunar, o sea, el día 15 del mes. Hace poco celebramos una fiesta no mencionada en la Biblia sino en el Talmúd, el “año nuevo de los árboles”, el 15 del mes de shvat que coincidió con la luna llena de febrero de 2020. Para las fechas no se usan números (que son un invento que llegó a occidente más tarde de establecerse el calendario hebreo), sino letras con valor numérico según su posición en el alfabeto. Si bien el “15” debería componerse con la letra “yod” (=10) y “hei” (=5), se evita esta conjunción porque forma parte del nombre explícito de Dios y, por tanto, no debe pronunciarse en vano. En su lugar, se forma el “15” con “tet” (=9) y “vav” (=6), que suman lo mismo y se pronuncian T’U. De allí, las fechas de Tu biShvat (recién referida): literalmente, “el 9+6 en shvat”.

El T’U del próximo mes (la noche del 9 de marzo, T’U del mes de Adar) nos espera Shoshan Purím y, en la luna llena siguiente (T’U de Nisán), nada menos que Pésaj. En torno a septiembre u octubre cae el mencionado mes de tishrei que en su 15ª noche inaugura Sucot. Además, hay una fiesta menor, una especie de “día de los enamorados” el 15 del mes de ab, en torno a agosto. Son fechas señaladas en el cielo, noches de luz que nos invitan a celebrar respectivamente la naturaleza, la salvación del genocidio, el sentido de formar parte de un mismo pueblo, de superar las penurias juntos y del amor que lo haga perdurar. Una manera colectiva de decir, como aquel chachachá: “Me importas T’U”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Adolfo Berman Epelbaum Z”L
Artículo siguienteLa batalla feminista de la brasileña Débora Diniz, premiada con el Dan David
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.