De por sí, la zona nunca ha gozado de niveles aceptables de tranquilidad durante el último siglo, y menos aún ahora, cuando se multiplican en el panorama decisiones, declaraciones y desarrollos inesperados, con gran capacidad de generar turbulencias de alto riesgo que tienen a Oriente Medio sumido en el nerviosismo y la incertidumbre. Entre los varios frentes que se agitan en estos momentos destaca, sin duda, el encarnado por el conflicto a muerte que viven los países árabes sunnitas del Golfo contra Irán, conflicto exacerbado por Estados Unidos a partir de la decisión de Trump de abandonar el acuerdo firmado en 2015 por el G5+1 con el país persa, el cual estipulaba la suspensión iraní de cualquier actividad relacionada con la producción de armamento nuclear.

Lo que se revela en la coyuntura actual dentro de ese escenario es más que preocupante. En el Reino Saudita, donde se celebra en estos días la última semana del mes santo del Ramadán –con la consecuente llegada a la Meca de decenas de miles de peregrinos para cumplir con la obligación religiosa del Haj– se han organizado simultáneamente reuniones de carácter político que apuntan a consolidar al bloque árabe–sunnita, unificado bajo la tutela de Washington con el fin de neutralizar las aspiraciones hegemónicas de la república islámica de los ayatolas. Tanto el Consejo de Cooperación del Golfo como la Organización de la Conferencia Islámica y la Liga Árabe se reunieron ahí para analizar y condenar los recientes ataques a instalaciones y tanqueros petroleros de Arabia y de los Emiratos, presuntamente llevados a cabo por grupos patrocinados por Teherán.

En ese contexto marcado por la confrontación, destaca la reciente llegada a las aguas del Golfo Pérsico de un gigantesco portaaviones estadunidense, lo cual se contrapuntea con declaraciones airadas de la jerarquía política iraní que acusa al presidente Trump y al rey Salmán de Arabia junto con sus socios, de estar fomentando el divisionismo musulmán a fin de beneficiar a Israel. Curiosamente, quien ha aparecido ahí en el papel de mediador para tranquilizar las cosas es Rusia. El presidente Putin acaba de enviar a uno de sus altos diplomáticos a Teherán con el fin de disuadir a los iraníes de cumplir con su amenaza de abandonar sus compromisos de no proliferación nuclear.

Y por supuesto, la preocupación del mundo respecto a la posibilidad del estallido de una gran guerra abierta entre esas fuerzas en choque viene acompañada del temor a los efectos económicos que podrían derivarse a propósito del tema del suministro y precio del petróleo en caso de que las tensiones aumentaran.

Por otra parte, y siguiendo con las turbulencias en Oriente Medio, cabe señalar que Siria no constituye de ningún modo un conflicto resuelto. Sigue incendiado el noroeste del país, donde en la zona de Idlib se reportan 950 muertos en el mes de mayo, de los cuales un tercio de las víctimas son civiles, y el resto se reparte entre fuerzas del régimen y jihadistas. El número de desplazados tan sólo en un mes ha sido de 270 mil, según lo reporta el periódico Al Monitor. Siria es así hoy un país hecho pedazos que aún está por resolver un sinnúmero de desafíos antes de proceder a su eventual reconstrucción una vez que la lucha armada cese.

Y para completar el cuadro de volatilidad regional están los sangrientos conflictos internos que se viven en Irak y Yemen. En éste se registra un gravísimo desastre humanitario como consecuencia de su guerra civil de más de cuatro años de duración. Otro tema generador de incertidumbre es el del destino que le aguarda a Turquía a partir de las contradicciones derivadas de sus diversos intereses geoestratégicos, lo que se suma a la obsesión del presidente Erdogan de no perder un ápice de su control dictatorial del país, como lo demuestra su resistencia a que la municipalidad de Estambul quede en manos de un partido opositor.

Por último, está el tema de lo que se puede esperar a partir del reciente anuncio de Israel de que repetirá sus elecciones generales en septiembre próximo, dado que el premier Netanyahu no consiguió formar coalición de gobierno tras los comicios de abril pasado. Con relación a esto, es evidente también que el anunciado plan de la administración Trump de presentar su propuesta de solución al conflicto palestino–israelí en Bahréin a finales de junio se vuelve altamente improbable. En síntesis, el Oriente Medio es hoy un gran océano de interrogantes.

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorBritain anti-Semitism
Artículo siguienteVian Dakhil : L’Irak enregistre les enfants des yézidies violées par des membres de l’EI comme musulmans
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.