Diario Judío México - Comienzo con una nota positiva. Al fin, después de años de injusticias y humillaciones, la monarquía de Arabia Saudita decidió anular el requisito exigido a las mujeres de cualquier condición y edad de necesitar del permiso de un varón de su familia para viajar, lo mismo que para otras actividades menores. Lo cual se suma a la facultad que obtuvieron las mujeres hace casi un año de poder conducir automóviles. Los avances mencionados fueron, por supuesto, el fruto de un activismo arriesgado y valiente de mujeres y hombres que, en el proceso del combate a esa inmensa violación contra los derechos humanos de la mitad de la población, tuvieron que vivir represión, encarcelamientos y hasta torturas, con tal de promover el cambio en la legislación vigente, presuntamente apegada a la ley islámica o Sharía. Así que, aunque resta muchísimo que cambiar en el tema de la igualdad de género en Arabia, es una buena noticia que al menos se haya subido un peldaño en la larga escalera que queda aún por remontar.

Otro desarrollo que quizá tenga igualmente consecuencias positivas ha sido la decisión de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), de reducir dramáticamente sus tropas terrestres, lo mismo que la cantidad de sus helicópteros y su armamento pesado, dentro del escenario de la guerra en Yemen, en la cual han participado en apoyo a las fuerzas militares de Arabia Saudita desde hace casi un lustro. Yemen, el país más pobre dentro del mundo árabe, con 30 millones de habitantes y dos tercios de ellos necesitados de ayuda humanitaria para sobrevivir, se halla sumido en una crisis gravísima derivada de la guerra desatada desde hace años por las fuerzas gubernamentales apoyadas por Arabia y sus aliados, contra los rebeldes hutíes, de fe chiita respaldados por Irán. Una guerra que ha dejado hambrunas, epidemias, cientos de miles de muertos y 3.3 millones de desplazados.

Al parecer, el gobierno de los Emiratos ha cobrado conciencia de que esta guerra no se puede ganar de ningún modo. Reconoce que se ha tornado parecida a la famosa guerra de Vietnam, convirtiéndose en un pantano del que hay que salir a como dé lugar. Esa salida paulatina de un actor tan relevante en ese conflicto, puede replantear el curso de los acontecimientos en Yemen. Desde estos momentos han aparecido iniciativas muy sonoras dirigidas a separar al sur del norte del país, para revivir así el esquema de “dos Yemen”, tal y como rigió la división durante la época de la guerra fría, cuando existía Yemen del Sur como país distinto y separado de Yemen del Norte. Habrá que ver si la nueva postura de EAU dentro de la realidad yemenita contribuye al término de la tragedia que ahí se vive.

La tercera y última nota tiene que ver con la tensión desatada esta semana a partir del vaivén que se registró en la decisión tomada por el premier israelí Benjamín Netanyahu acerca de un asunto particular: la recepción como visitantes a su país de las congresistas norteamericanas demócratas Ilhan Omar y Rashida Tlaib. En un primer momento, el gobierno israelí autorizó el ingreso de ambas “por respeto al Congreso de Estados Unidos y a la gran alianza que existe entre y EU”, según lo declaró el embajador israelí en Washington, Ron Dermer. La posible objeción a tal visita derivaba del hecho de que las dos congresistas son musulmanas y críticas radicales de , con el agravante de que Omar apoya el boicot antiisraelí. Aun así, la anuencia a su llegada era un hecho hasta hace tres días. El asunto cambió cuando el presidente Trump intervino mediante un tuit demandando que no fueran recibidas debido a que “ellas odian a y al pueblo judío y no hay nada que pueda decirse o hacerse para cambiar su opinión”.

Netanyahu se colgó de inmediato del tuit, metiendo reversa a la decisión de aceptar la visita de las congresistas, con lo que la conmoción en los círculos demócratas de EU ha sido monumental. había mantenido siempre una relación cordial y colaborativa con las dos grandes fuerzas políticas norteamericanas, demócratas y republicanos. Sin embargo, la afinidad y similitud entre Netanyahu y Trump ha modificado radicalmente el esquema. Hoy prevalece un alejamiento notable entre el actual gobierno israelí y buena parte del partido demócrata norteamericano, del mismo modo en que se registra un distanciamiento cada vez mayor entre parte de las organizaciones judías de EU y el gobierno de Netanyahu. Un ejemplo: el American Public Affairs Committee (AIPAC) resiente y reclama en estos días que Jerusalén haya abandonado el compromiso de “dos Estados para dos pueblos” como solución al conflicto palestino-israelí, fórmula a la que esa muy importante organización judía norteamericana se mantiene apegada.

Fuentexcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLo natural es hundirse
Artículo siguiente¿Por qué Gina Roditi fue expulsada de Máster Chef?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.