Diario Judío México -

A pesar de la gran cantidad de información que recibimos, de los datos cada vez más alarmantes, de las cifras estadísticas y los estudios científicos, todavía existen algunas personas que piensan que el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los adolescentes no es un problema realmente grave. Todavía, dentro de nuestra comunidad, encontramos muchos padres de familia que promueven directa o indirectamente el consumo de alcohol en menores, a pesar de sus consecuencias y de que además, es ilegal. A continuación, algunos mitos en torno a este tema y las respuestas reales:

1.- Es conveniente y hasta recomendable enseñarle a los hijos a beber en la casa.

Para enseñar a beber alcohol de manera responsable no es necesario que los padres tomen con sus hijos. Permitir que los hijos tomen en la casa junto a sus padres transmite un mensaje contradictorio y equivocado sobre cuál es la conducta que esperamos de ellos fuera del hogar. Los estudios avalan que si se busca reducir el riesgo de que los hijos se alcoholicen durante la adolescencia y en su vida adulta, se debe intentar retrasar lo más posible la edad en que éstos empiezan a beber, pues tienen menor posibilidad de volverse adictos. Además, el cerebro termina de formarse hasta los 21 años de edad, es por eso que los daños que el alcohol y sustancias pueden producir en la adolescencia son mucho más graves.

2.- Si los jóvenes van a tomar alcohol de todas maneras ¿no es mejor hacer la fiesta en mi casa para que mi hijo y sus amigos no tengan que manejar?

Esta decisión no te corresponde a ti; permitir que otros adolescentes tomen alcohol en su casa afecta los esfuerzos de otros padres y es además una violación de la ley. Conducir bajo la influencia del alcohol no es el único peligro relacionado con el consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes, además, no puedes garantizar que sus invitados no vayan a conducir al irse de su casa. En vez de ofrecer un lugar alternativo para consumir alcohol, es más fácil ofrecer bebidas que no sean alcohólicas.

3.- Si los jóvenes beben alcohol mientras yo estoy en casa puedo controlar lo que sucede.

La pregunta es ¿en realidad puedes controlar lo que sucede? Existen muchísimas historias reales sobre adolescentes que sufrieron daños aún bebiendo bajo la supervisión de un adulto. Dar permiso para beber en la casa también puede ser interpretado como una manera de aprobar que tomen con amigos cuando no estás con ellos. Una encuesta realizada recientemente indicó que los menores de edad cuyos padres permiten que sus hijos beban ocasionalmente en sus casas, multiplicaban por cinco la posibilidad de beber con amigos, comparado con aquellos adolescentes cuyos padres les prohíben beber en sus casas.

4.- Yo consumí alcohol cuando era muy joven y estoy bien, ¿cuál es entonces el problema ahora de permitir que los adolescentes beban?

Afortunadamente tú estás bien, pero muchos adolescentes no tienen la misma suerte. El consumo de alcohol en adolescentes está relacionado con la dependencia al alcohol a largo plazo, el incremento de relaciones sexuales prematuras y sin protección, suicidio, consumo de tabaco, mayores probabilidades de iniciarse en drogas ilícitas, accidentes automovilísticos y violencia.

Servirle alcohol a un adolescente, además de ser peligroso está penado severamente: el artículo 201 del Código Penal Federal prohíbe facilitar el suministro de alcohol a menores de edad y la legislación de nuestro país castiga la violación de dicho artículo.

Si necesitas más información, crees tener problemas con tu forma de consumir alcohol o drogas, de apostar, alimentarte, o conoces a alguien que los tenga, no sientas miedo de pedir ayuda. Acércate a nosotros y te atenderemos con toda confidencialidad y profesionalismo que te mereces. No esperes a perderlo todo… En Umbral, la puerta está abierta.

UMBRAL
Línea de contacto: 13241082
Facebook: Umbral México
Oficinas: 52450595
www.umbral.mx
[email protected]
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl exilio de D-os
Artículo siguienteVotantes de derecha apoyan división de Jerusalén

Umbral es una organización intercomunitaria dedicada a brindar educación, prevención, orientación, canalización y tratamiento en el área de adicciones. En Umbral entendemos que la adicción es una enfermedad que va más allá del bien y el mal; es por eso que para salir de ella, como en el resto de las enfermedades, se necesita un tratamiento profesional.

La adicción es una enfermedad física, mental, emocional, familiar y social que se caracteriza por la dependencia emocional y orgánica a una sustancia o conducta.

Umbral trabaja tanto la adicción al alcohol y a las sustancias, como los trastornos alimenticios (anorexia, bulimia y obesidad) y la ludopatía (juego compulsivo).

El área de tratamiento cuenta con una línea de contacto abierta atendida por adictos en recuperación en todo momento que ofrece asesoría y guía de un experto, de manera confidencial brindando apoyo a quienes están en la misma situación en la que ellos estuvieron: son personas que entienden lo que sientes y que pueden ayudarte a encontrar el mejor camino para salir de ahí.

Umbral se maneja con completa confidencialidad, discreción y ética para la seguridad garantizada del paciente.

La adicción es un problema que va más allá de la persona que la padece: involucra a la familia y al resto de la sociedad. Es por eso que la puerta de Umbral está abierta para brindar todo el apoyo, información y asesoría de manera profesional, cuidando siempre su confidencialidad.