La Hagadá de Sarajevo es un manuscrito ilustrado que contiene el tradicional texto hebreo de toda la Hagadá y que es leído durante la primera noche de la Pascua judía. Elaborada en Barcelona en 1350, configura una obra maestra del arte sefardí y un genuino reflejo de la época de oro de la comunidad judía previo a su expulsión de España. Se trata de un manuscrito elaborado sobre un pergamino blanqueado e iluminado con cobre y oro y que contiene 34 páginas de ilustraciones de escenas claves del Primer Testamento. Se divide en tres partes. En la primera aborda pasajes del texto bíblico, en la segunda contiene todo el texto de la Hagadá, mientras que en la tercera aporta las oraciones de y cánticos alusivos a la festividad. Algunas de sus páginas aparecen manchadas con vino, lo que por cierto atestigua que fue utilizada durante numerosas celebraciones de .

Su supervivencia configura un genuino milagro, estando en varias oportunidades de ser destruida, pero felizmente logró sobrevivir. Lo es igualmente el hecho que después de cientos años haya resistido airosamente los embates del tiempo.

Historiadores estiman que fue sacada de Barcelona por judíos españoles cuando fueron expulsados por el Edicto de Granada de 1492.La segunda estación conocida es Italia. Los dueños de la Hagadá la vendieron en 1510 al parecer en Venecia según surge de un documento celebrado en hebreo que se adjuntó a una de las páginas en blanco de la Hagadá. El otro signo que acredita su presencia en Italia en el siglo XVI, lo conforma las notas incorporadas en los márgenes de la Hagadá. Finalmente, el manuscrito fue vendido por Joseph Kohen al Museo Nacional de Sarajevo en el año 1894 conformando parte del patrimonio nacional y una suerte de Mona Lisa local.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los ecos de esta Hagadá llegaron a oídos del ocupante nazi quien se propuso apoderarse de la misma, es de público conocimiento que después de la guerra Hitler pretendía erigir en Praga un ” Museo de la raza extinguida”. Felizmente el manuscrito fue ocultado de los nazis y sus colaboradores por Dervis Korkut-director musulmán de la biblioteca del Museo-quien arriesgó su propia vida, sacando la Hagadá fuera de Sarajevo y depositándola en manos de un clérigo musulmán de Zenica, localidad ubicada a 70 km. al norte de Bosnia, donde fue oculta debajo de los tablones de madera del suelo de la mezquita y posteriormente en la finca de otro ciudadano musulmán. Korkut era un hombre cultísimo. Estudió teología en Estambul, lenguas semíticas en la Sorbona y dominaba diez idiomas, pero más allá de apreciar la valía del manuscrito, rechazó categóricamente el .

En el año 1957, un facsímil de la Hagadá es publicado por Sándor Scheiber, director del Seminario Rabínico de . Durante la Guerra de Bosnia en 1992, el manuscrito sobrevivió a un robo en el museo y fue descubierto por la policía local junto con otros objetos que los ladrones no se llevaron pensando que carecían de todo valor. La Hagadá sobrevivió igualmente el asedio a Sarajevo por las fuerzas serbo-bosnias, habida cuenta que fue ocultada en una cámara acorazada y subterránea de un banco. Mas aún, durante la antedicha guerra, trascendió el rumor que el gobierno la había vendido para financiar la guerra y la adquisición de armamento. El hecho fue desmentido categóricamente por el Gobierno de Bosnia y el propio presidente de Bosnia exhibió el manuscrito a la comunidad judía local durante la cena pascual (seder) celebrada en el año 1995.

Posteriormente, el manuscrito fue restaurado en el año 2001, en mérito a una campaña especial financiada por Naciones Unidas y la comunidad judía bosnia y desde diciembre del año 2002, pasó a exponerse en forma permanente en Sarajevo en el Museo Nacional de Bosnia y Herzegovina y custodiada bajo estrictas medidas de seguridad.  La Hagadá prácticamente no sale de esta órbita pese a la solicitud de numerosos museos de exhibirla en sus espacios.

Por su belleza e incluso por todos los obstáculos que esta Hagadá tuvo que sortear para sobrevivir, se convirtió en un valioso referente y en un genuino símbolo de la presencia y eternidad judías en la .  En el año 1985, se imprimió en Liubliana una reproducción de la misma con 5.000 copias. En el año 2006, la Sarajevo Publishing House Rabic Ltd publicó 613 copias de la antedicha Hagadá mediante un pergamino hecho a mano que apuntó   a recrear la faceta original de la antedicha Hagadá y en clara alusión a los 613 preceptos delineados por la tradición judía.

La Hagadá de Sarajevo llegó igualmente a otros espacios. Fue invocada en la película Bienvenidos a Sarajevo de Michael Winterbottom, en tanto que, en el año 2008, en la novela Los guardianes del libro   de Geraldline Brooks, se narra una de ficción de dicha Hagadá desde sus mismos orígenes en Cataluña hasta el Museo de Sarajevo en nuestros días. La de Dervis Korkut quien como señalé salvó la Hagadá de Sarajevo de los nazis, fue narrada por Geraldine Brooks en la revista The New Worker en el año 2007.Pero el quehacer de Korkut fue aún más generoso y noble. El artículo encara igualmente la de una joven judía denominada Mira Papo a quien Korkut y su señora ocultaron  durante la guerra. La entre ambas familias no culmina aquí. Mira Papo se radicó en Israel en el año 1972 y en 1999 su hijo recibió en Israel-la madre ya había fallecido- a la hija menor de Korkut y a su familia quienes huyeron de los horrores de la guerra desatada en los Balcanes.

Los ecos de la Hagadá llegaron a lo más alto del espectro público. En diciembre de 2011 y en una ceremonia promovida por la Fundación Faith, una copia de esta Hagadá fue otorgada a Tony Blair  a la sazón Primer Ministro de Gran Bretaña por el Gran Mufti de Bosnia y Herzegovina Mustafa Ceric.El Mufti la presentó en tanto símbolo de respeto y cooperación entre confesiones religiosas e invocando las dos oportunidades en las que la  Hagadá fue protegida por ciudadanos musulmanes .Otra copia de esta Hagadá fue concedida a un representante del Gran Rabinato de Israel durante el encuentro interreligioso rotulado ” Vivir juntos en el futuro” organizado en Sarajevo por la Comunidad de Sant´Egidio.

Abrigo la esperanza que en un futuro no muy lejano esta memorable Hagadá se exhiba-aunque sea temporariamente-en el Museo de Israel sito en Jerusalén.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPierre Darmon: El mejor tenista judío de la historia
Artículo siguienteRabino que huyó de Moscú: “La vida judía en Rusia, tal como la conocí, está llegando a su fin”
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.