Estamos en plena fiesta de Libertad. Tristemente el concepto de libertad, así como es aceptado y querido por todos, es también, muy mal entendido. Pensamos (o, más bien, sentimos) que libertad es hacer lo que quiera, lo que tenga ganas de hacer. Pero en verdad y, ante los ojos del judaísmo, esa es la peor esclavitud. Estar presos a nuestros deseos es la peor esclavitud! Es un grave error pensar que la libertad de movimiento, que la libertad de expresión, que el hecho de poder andar por dónde uno quiera sin límites, sin represión, es libertad. Y lo peor es que al sentir así, uno no piensa más en liberarse, no lucha más por la libertad auténtica.Libertad es dominarse, tener la fuerza de vivir de acuerdo a lo que sé que es bueno para mí y no lo que tengo ganas. Libertad es estar en control, decidir con la razón y no con el corazón.

Vivir una vida de valores, dónde la moral y la verdad son la luz que nos guía y no las influencias sociales que nos quieren dominar.

Libertad es vivir la vida que uno realmente quiere vivir!!

Libertad es auténtica felicidad!

MenudeShabat8Abril2022

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDos memoriales del Holocausto manchados con insultos antisemitas y prorrusos
Artículo siguienteElecciones en AMIA. Reflexión