Hace más de cuarenta años empezó una relación fructífera entre oftalmólogos mexicanos e Israel, que es el país que más entrena a este tipo de médicos mexicanos, y Jesús Lozano, de Monterrey, cirujano oftalmólogo en el hospital de Hadasa en Jerusalén, ha tomado el testigo. 

“Todo empezó en 1975”, cuenta el oftalmólogo Arturo Chayet. “Cuando mi padre, el doctor José Chayet, de Nuevo Laredo, México, rotó en el hospital Hadasa”, agregó.

Tras él, vino otro doctor a aprender, y otro, y otro y la historia de aprendizaje y ejercicio ha continuado hasta ahora, gracias al doctor José Chayet.

Es más, Chayet hijo señaló que el 10% de oftalmólogos en Monterrey se especializó en Israel. “Si un israelí tiene un problema de ojos en esa región y no habla español, hay muchas probabilidades de que le entiendan en hebreo”, agregó.

“De la violencia de México con la guerra del narcotráfico me vine a la violencia de aquí, en Israel, porque aterricé durante la guerra de Gaza de 2014 sin saber exactamente qué pasaba”, rememoró el doctor Jesús Lozano, cirujano oftalmológico en el hospital universitario de Hadasa.

En aquella época eran lanzados contra docenas de misiles desde Gaza a diario: “¡Sonaban como 25 alarmas antiaéreas en un día! Y si bien al principio me chocaba y me lo tomaba en serio, como había que bajar cuatro pisos para resguardarnos, al final ya ni bajaba. Me quedaba esperando a que el sistema de defensa israelí explotara los misiles en el aire, oía el ‘bum’ y seguía con la vida”.

La vida de Lozano es tratar los ojos de sus pacientes. Se especializó en retina quirúrgica con un médico mexicano que también había estudiado en y cuando Lozano fue aceptado en Hadasa, sintió que iba “a la meca de la oftalmología”.

Venido de Monterrey, Jesús, de 32 años, cuenta que su mamá es química y trabaja en un hospital y que desde chiquito la acompañaba, “probablemente porque no tenía con quién dejarme y si hacía falta ayudar, ahí estaba yo, y si había sangre, ahí andaba yo. La esperaba y andaba moviéndome en el hospital y ahí nació el gusto por la medicina”.

Pero también dice que si no fuera vocacional “me hubiera retirado hace mucho. No veo a mi familia, le dedico todo el tiempo al hospital, y los días que no viste a tu niño, no los vas a recuperar, te pierdes los primeros pasos, las primares palabras, te lo cuentan, te mandan un video, pero así es la vida del doctor que se dedica a la cirugía. Es lo que decidimos y contentos”.

Lozano señala que los beneficios son inmensos: “Sacar un metal del ojo de un niño de Gaza y que pueda ver, curar una infección de una mujer, curar un desprendimiento de retina de un hombre grande para evitar una ceguera, no hay satisfacción más grande que esa, aunque no conozcas a la gente y no la vuelvas a ver nunca”.

y los israelíes

Lozano relata, como otros hispanos, que al principio los israelíes lo desconcertaban “porque hablan muy alto y como enojados, pero luego entendí que no es personal”.

Y también entendió que el acento mexicano es una ventaja en Israel: “Cuando los pacientes llevan mucho tiempo en la sala de espera y llegan exaltados a la consulta, al oírme el acento se relajan y se les va el enojo. A los israelíes les gustan los mexicanos”, sonríe.

El doctor, casado con una nutricionista israelí, cuenta que atiende a una clientela de lo más diversa: “ultraortodoxos judíos, palestinos de Gaza y de Cisjordania, soldados… y veo cómo todos los médicos dan exactamente el mismo trato a todo el mundo, y eso, a decir verdad, me sorprendió”.

“Cuando vienes de otro país, con toda la mala propaganda que tiene Israel, te das cuenta de que esa no es esa la realidad en los hospitales. A los niños de Gaza les damos la atención del 120%, y también a los adultos… Hay además un montón de médicos y enfermeros árabes, en la cosa médica aquí no hay banderas”.

Para más información, pueden visitar la página web de Fuente Latina: www.fuentelatina.org

13 COMENTARIOS

  1. Personalmente conozco a este joven medico, quiero que sepa que lo admiro y que es un orgullo para Nuevo León y para México, espero algún día volver a verlo. Abrazo a la distancia amigo.

  2. Soy mexicano y de acuerdo a su historial medico me llama la atencion su capacidad para tratar el desprendimiento de retina del cual sufro hace como año y medio. Me gustaría qué me indicara si soy candidato a una segunda cirugía misma que esta se dio a en noviembre de 2019. Por su atencion le doy las gracias.

  3. Muchas felicidades Jesús.... premios a tu incansable esfuerzo y compromiso humano y profesional porvenir.... retos que seguirás superando para enaltecer la profesión y a tu Alma Mater....
    Eres motivo de orgullo UDEM...!!!!!

  4. Estoy muy orgulloso y feliz por ti. Dijiste que algún día serías algo grande cuando te conocí en la boda de Héctor y lo hiciste. Que Dios te bendiga a ti y a tu familia. Saludos desde Texas.

  5. Un gran ser humano, empático y que considera al ser humano como la prioridad más importante en su carrera. Honesto y trabajador. Que sigas haciendo el bien en donde te encuentres.

  6. Además de ser un excelente Dr. es un excelente ser humano y amigo! Que sigan los logros profesionales su personales, saludos!

  7. ElDr. Jesús Lozano se ha destacado desde sus inicios como estudiante de la Universidad de Monterrey. Un gusto saber que va triunfando ya como Médico Oftalmólogo y ahora con una subespecialidad en retina quirúrgica. Que sigan los logros doctor. Saludos desde Monterrey.

Responder a Dr. Jesús Lozano Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl peligro yihadista
Artículo siguienteExplorando en los archivos del CDIJUM: Foto de los miembros del Comité Central Israelita de México (CCIM) para su periodo 1938 -1940