La inmensa tragedia que ha sembrado el virus covid-19 en el mundo se está prestando, en ciertos casos, a un lamentable uso político del manejo de su gestión. En México, la opinión pública ya ha tenido suficientes pruebas de ello con la manera en que el subsecretario López-Gatell, siempre bajo las órdenes del Presidente, ha planteado sus erráticas directrices para controlar la pandemia, al tiempo que ha ocultado, mentido y tergiversado datos al respecto con el objetivo de maquillar la realidad y minimizar la gravedad de la situación.

En estos momentos, en los que por fortuna el trabajo de científicos de diversas partes del mundo ha dado como fruto una vacuna creada en tiempo récord, su adquisición, distribución y aplicación no están exentas de ese mismo utilitarismo con fines políticos. El hecho de que en nuestro país el sistema nacional de salud haya sido marginado para el proceso de vacunación y que sean los “siervos de la nación” y funcionarios de la Secretaría del Bienestar, junto con las Fuerzas Armadas, quienes están siendo mandatados para esa función, habla, sin duda, de que esa decisión forma parte de una estrategia para la obtención de votos rumbo a la elección de junio próximo.

En otras latitudes se observan también decisiones aberrantes fincadas en intereses políticos e ideológicos en cuanto al manejo de la pandemia. Uno de tales casos es el de Irán, país cuya dirigencia teocrática, encarnada primordialmente en la figura del ayatola Khamenei, acaba de mostrar hasta qué punto la salud y la de su población están supeditadas a los vericuetos de la política exterior nacional, lo mismo que a los amores y odios de carácter nacionalista que imponen su racionalidad por encima de cualquier otra cosa.

¿Qué es lo que acaba de declarar el ayatola en un discurso televisado? Ni más ni menos que queda prohibida la importación de de Estados Unidos y de Gran Bretaña, porque “no podemos confiar en ellos… no es imposible que quieran contaminar a otras naciones”, dijo Khamenei en su cuenta de Twitter en inglés. Recalcó que tampoco se aceptarán de Francia porque existe un historial de sangre infectada procedente del país galo que se remonta a los años ochenta y noventa del siglo pasado, en época de la epidemia del VIH. El ayatola aludió en esa misma presentación a los avances en el desarrollo de una vacuna producida localmente, proyecto que hace un mes inició sus pruebas en seres humanos, expresando su convicción de que en un futuro próximo la vacuna iraní podría estar lista para usarse. Del mismo modo, habló de la posibilidad de obtener vacunas “confiables de otras procedencias”, infiriéndose que se refería a China y Rusia, ambos aliados de Irán.

Esta declaración viene después de que, bajo presión de la opinión pública mundial, el 25 de diciembre se anunciara que la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de Estados Unidos obviaba el sistema de sanciones antiiraní y daba luz verde a una transacción mediante la cual compraría 16.8 millones de dosis de de la iniciativa COVAX, de la Organización Mundial de la Salud, mediante una transferencia de 244 millones de dólares.

Ponerse quisquilloso y vetar contribuciones destinadas a controlar el grave problema de salud del país, en función de rencores e ideologías, es un lujo que ningún líder responsable debía de darse en las circunstancias actuales de la pandemia que vivimos.

Sin embargo, a pesar de que es el país más golpeado por covid-19 en el Medio Oriente, con 56 mil fallecidos y más de un millón de casos entre su población total de 82 millones de habitantes, para Khamenei, más importante que proteger la y salud de sus ciudadanos, es el mensaje que se enviaría y la humillación que significaría depender de los odiados enemigos occidentales en algo tan vital.

Es sabido que el honor es un valor fundamental en la cultura musulmana, pero en este caso resulta aberrante que el precio a pagar para evitar la deshonra sea, posiblemente, decenas de miles de vidas humanas perdidas.

Haciendo analogías alrededor de otros ejemplos históricos, ningún gobernante con profundos rencores antibritánicos ha exhortado a no usar penicilina porque un médico inglés, Alexander Fleming, la descubrió, ni tampoco los antisemitas dejan de vacunarse contra la polio a pesar de haber sido dos científicos judíos, Jonas Salk y Albert Sabin, quienes la desarrollaron.

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTrump: Dos opciones
Artículo siguienteDespués de mí...
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.