Diario Judío México - A mediados del siglo XX la ciudad de , y en general el país completo era un ejemplo de civilidad. Recuerdo que cuando yo era un estudiante de primaria no cerrábamos la puerta de entrada a la casa y nunca teníamos que lamentar incidente alguno. Yo dejaba mi bicicleta en el patio de la casa, a la vista de todo mundo y siempre la encontré intacta.

Lamento encontrar que el siglo XXI parece haber sido el punto de partida del crimen que hoy todos estamos sufriendo. Del diario leemos en los medios de comunicación que en alguna zona de nuestra ciudad, o de nuestro país, aparecieron “ejecutados” y hasta decapitados en un número creciente de personas, y que hubieron grandes robos efectuados por pandillas que normalmente no fueron capturadas. Desde luego que la policía está en complicidad con dichas bandas, y esto es generalmente conocido por la población quien ha perdido la confianza en ese cuerpo de vigilancia y del orden público. Y es obvio, que no existe autoridad alguna que imponga disciplina a estos cuerpos de vigilancia y orden.

Las autoridades superiores están igualmente corruptas, pues los miembros del poder legislativo normalmente ni siquiera conocen de leyes y solamente buscan su propio beneficio. Es triste ver como los legisladores en los que el pueblo deposita su confianza sin que ellos respondan a las necesidades de la nación y defrauden al pueblo que depositó su confianza en ellos. Es triste ver en la televisión el ausentismo de esos “delegados” que asisten únicamente para visitarse y dormirse una siesta en el sillón de la sala de cabildos.

No se hasta que punto puede uno criticar esta falta de responsabilidad, pues habrá de recordar que la tripulación del conquistador Hernán Cortés estaba compuesta por delincuentes, ladrones y criminales en su mayoría, que llegaron a estas tierras exclusivamente para saquearlas y esclavizar a su pueblo. De allí parte que nazca la raza mestiza que forma hoy día la mayoría de la población mexicana, habiendo heredado sus costumbres buenas y malas. Aparentemente han dominado las malas, pues hoy día el pueblo generalmente es flojo y prefiere nutrirse del trabajo ajeno.

Es inconcebible que una nación tan rica como la nuestra en materia prima y recursos naturales esté sujeta a “sindicatos” explotadores en deprimente y perjuicio del pueblo, como lo son el petróleo, el de la corriente eléctrica, etc. que a través de la historia solamente han servido para enriquecer a sus líderes. Y es curioso que el mayor explotador del pueblo sea su propio gobierno. Alguien me comentó como es que decimos que es un país pobre si los gobernantes tienen sueldos y prestaciones mayores a los de sus contrapartes extranjeras.

Pero bien, aquí nos tocó vivir; bien dice el dicho que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, y ni manera. Posiblemente algún día tengamos gobernantes patrióticos, que no solamente hablan bonito de lo que debemos hacer, sin hacer nada.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa vida
Artículo siguienteLa Estrella de David en San Fernando
– Presidente de la Comunidad Sefaradí teniendo el honor de extender la bienvenida al Monseñor Primado de México, Darío Miranda, en el Templo Rabí Yehudá Halevi en las calles de Monterrey, Colonia Roma. Esto marca la primera vez en que un líder espiritual de la Iglesia Católica visita una Sinagoga en México. – Presidente de la Logia Baruj Spinoza Distrito 23 e inaugurando las oficinas de ésta en Acapulco 70 donadas por el Sr. Fernando Jeno y Sr. José Fleischer. – Presidente del Comité Central Israelita de México (hoy llamado Comité Central de la Comunidad Judía de México) otorgando pluralidad de mando, al ser electo por vez primera, un dirigente de la Comunidad Sefaradí en el puesto que encabezara por 10 años consecutivos. Fueron años políticamente turbulentos durante el sexenio del Presidente Luis Echeverría Álvarez con el nefasto voto de México en Naciones Unidas igualando racismo con sionismo, situación que manejó con inteligencia y prudencia. Igualmente basta recordar su trato constante con el Presidente José López Portillo, en quien encontró eco para estrechar las relaciones judeo-cristianas logrando una apertura con la Iglesia. Su relación con el Cardenal Primado Ernesto Corripio Ahumada le permitió dialogar con el Papa Juan Pablo II en su visita a México, generando lazos de amistad. – Presidente Nacional de B’nai B’rith trayectoria marcada por el desarrollo de la Comisión de Relaciones Judeo-Cristianas e Interreligiosas y la importante labor de Anti-Difamación llevada a cabo por Tribuna Israelita, en aquella época, parte de B’nai B’rith. – Presidente Honorario y Vitalicio de B’nai B’rith que presidió dignamente hasta que su quebrantada salud se lo permitió. La última faceta de su vida, lo hizo inmensamente feliz, como escritor y compañero de la Revista Foro y Diario Judío. Sus publicaciones eran esperadas por sus lectores pues reflejaban en ellas sus experiencias y vivencias personales de su querido México.