Este es el artículo 14 de 19 en la serie Mi sionismo y yo

Diario Judío México - Cada soldado lleva en su mochila el bastón de Mariscal. Napoleón

En el servicio militar es obligatorio desde los 18 años de edad y después de tres años, es obligatorio el servicio como reservista. Yo llegue con visa de inmigrante temporario, que era prolongable por el término de 3 años. Su ventaja era que postergaba el comienzo del servicio militar, su desventaja era que no tenía derecho a votar en las elecciones. Ambas la ventaja y la desventaja no me molestaban para vivir. La guerra del 73 causo muchos estragos y como sea, hasta el año 1978, no fui incorporado. Me reclutaron para la instrucción básica por un periodo de 6 meses, luego, por la edad, me convertiría en reservista. En el momento de la incorporación escribí una carta explicando que incorporarme un periodo tan largo causaría estragos en mi joven familia que contaba una hija y una esposa embarazada. Obviamente también mi incipiente carrera profesional moriría ahí mismo. Pasaron otros meses más y recibí la citación para un periodo de entrenamiento de 42 días.

Éramos todos mayores, padres de familia. Las condiciones físicas eran variadas por demás y el grupo incluía algunos argentinos, con experiencia del ejército, algunos rusos que habían sido soldados del ejército rojo y todo el tiempo decían que eso no era entrenamiento. Personalmente me relacione mucho con un muchacho alemán, no judío, que había hecho su doctorado de Historia investigando la zona de Bet-El donde se encontraba nuestra base de instrucción. Solíamos compartir las patrullas nocturnas en las que él me contaba hermosas historias bíblicas que se produjeron allí. En esa misma época comenzaba el asentamiento de Bet-El al que yo me oponía ideológicamente y estando ahí, también por razones humanas. A pesar que nosotros hacíamos guardias para protegerlos ellos, no nos daban ni siquiera un té caliente en aquel frío invierno del 79. Me daba mucha fuerza y empuje el hecho de tener una instructora mujer, eso me ayudo a convertirme en un buen soldado, pues siempre quería estar cerca de ella. Sorprendentemente, ningún nombre de aquella época se anido en mi mente

Terminando la instrucción todos recibían alguna profesión militar, como conductor, enfermero, etc. Yo no tenía ninguna aptitud para nada de eso y recibí el nombramiento de combatiente. Como tal me incorporaron a un regimiento de reservistas que ellos mismos, teniendo todos de 30 años de edad o más, venían pasando a segunda línea. Tuve suerte durante todos los años, estuve con el mismo grupo, con los mismo oficiales, uno residente en un kibutz, “buena persona” y el otro, el subteniente residente en Jerusalem, partidario de los asentamientos, “mala persona”.

Esa fortuita (o no) formación del equipo de oficiales me permite manifestar que no hay una política oficial de “molestar” a los palestinos, sino que depende más bien de la ideología de los oficiales o los soldados mismos. Estimo que tal como el pueblo se ha movido a la derecha, derecha –religiosa durante estos 30 años, también el ejército, siendo un ejército del pueblo manifestara esta tendencia que tanto nos aleja de la paz.
Estuve en Líbano (guerra del 82), en Cisjordania (incluso el día que comenzó la primera intifada, diciembre del 87), Gaza, las fronteras con Egipto y Jordania, etc.

En todos estos años (1979-1994) no he disparado un tiro, salvo en los entrenamientos. Y siempre estuve armado, pues era un soldado combatiente. Es verdad que en más de una oportunidad tuve que imponerme por la fuerza para evitar que compañeros maltraten a palestinos que habíamos capturado y estaban en condiciones de presos. Incluso yo mismo había tomado la decisión de no emplear jamás en mi oficina cualquier joven, varón o mujer que digan que su servicio militar hicieron al servicio de La Dirección Civil, parte del ejército que manejaba las cuestiones civiles de los territorios conquistados. Sencillamente desde mi puesto de guardia veía que no eran eficientes, burocráticos, el tiempo que la gente esperaba no les interesaba, etc y mi empresa se caracteriza por servir al público, con eficiencia y simpatía.

Es un tema complejo el del ejército israelí, hay tantos charlatanes que se aprovechan de casos aislados, en especial choferes de Fiat 600 para fustigar con odio al ejército y a . No suelo escuchar eso de choferes de grandes colectivos, camiones, ni siquiera choferes de una F-100

Más Artículos en esta Serie

<< Mi sionismo y yo, capítulo 14Mi sionismo y yo, capítulo 9 >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDe todo para Todas..En el Bazar Sefaradí 2014
Artículo siguienteJornadas Extremeñas de Estudios Judaicos, 1ra. parte
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.