Fue en enero de 2020, en un pequeño café en Givatayim, cuando me reuní por última vez con el célebre autor israelí A.B. Yehoshua, quien falleció el 14 de junio a la edad de 85 años. Eso fue enero de 2020 a. C., antes de COVID, por lo que no hubo discusiones. de pandemias, virus o vacunas (aquellos eran los días). El único problema de salud del que hablamos fue la difícil batalla contra el cáncer que estaba enfrentando Yehoshua. Esta no fue la primera vez que me reuní con Yehoshua, pero por razones obvias relacionadas con su salud, el tono y las discusiones en esta reunión se sintieron diferentes.

Cuando nos sentamos a tomar esa taza de café (o dos, o tres…), me pidió que le contara nuestros encuentros anteriores. Para mí, esas reuniones fueron casi un reflejo de los diversos temas que llegaron a definir su vida como una figura literaria brillante y un intelectual público abierto.

A fines de la década de 1980, yo era estudiante de pregrado en UCLA. Nuestro Hillel recibió a A.B. Yehoshua, y yo estuve entre los estudiantes privilegiados que pasaron una tarde conversando con él sobre una serie de temas políticos israelíes. Eran los años anteriores a Oslo, cuando la primera intifada azotaba Cisjordania y Gaza. Todos nosotros estuvimos activos en nombre de Israel, y aquí estábamos, cara a cara, con uno de los principales escritores de Israel que no tuvo miedo de explorar en sus propias novelas los mismos problemas que dividían a la sociedad israelí.

Fue de A.B. Yehoshua de quien escuché por primera vez la idea de una solución de dos estados. Lo que me llamó la atención fue lo hermoso que sonaba todo. Durante nuestra última taza de café (que fue unos 32 años después de ese primer encuentro), le dije a Yehoshua que solo un autor talentoso tenía la capacidad de tomar algo tan políticamente complicado como una solución de dos estados para israelíes y palestinos y hacerlo sonar tan ideal y pastoral. “Ojalá estuvieras a cargo”, le dije.

Muchos años después, no lejos de UCLA en el Templo Sefardí Tifereth Israel (donde yo era el rabino), tuve el privilegio de moderar un debate entre Yehoshua y el profesor de UCLA David Myers. Esta vez, el tema no era el conflicto israelí-palestino, sino la división “Israel-Diáspora”. Yehoshua había hecho recientemente comentarios que implicaban que solo los sionistas que viven en Israel pueden experimentar la plenitud de la vida judía hoy. Si bien muchos en la audiencia desafiaron a Yehoshua por lo que consideraron insultante para los judíos de la diáspora, recuerdo haber hecho un esfuerzo sincero por comprender su punto de vista. Cuando le mencioné eso a Yehoshua en nuestro último encuentro, trajo una cálida sonrisa a su rostro.

Le conté la tarde anterior a ese debate, cuando lo llevé a él y a su amada esposa Rivka por Los Ángeles. Les di un recorrido en automóvil de dos horas por Los Ángeles, Malibú y Hollywood Hills, y mientras conducíamos a través del supuesto brillo y glamour de Los Ángeles, nuestra conversación se centró en el Holocausto, el sionismo y la identidad judía contemporánea. Solo con un escritor talentoso y creativo puedes mirar más allá de lo que se ve a simple vista y transportar tu mente a otra parte.

También le recordé a Yehoshua que estaba sorprendido y perplejo por cómo pasó una noche entera en mi sinagoga, una sinagoga sefardí-ladina, pero nunca mencionó una palabra esa noche sobre su propio origen sefardí-ladino. Esto me resultó extraño, porque A.B. Yehoshua fue el autor cuyas novelas de temática sefardí como Mr. Mani y El viaje al fin del milenio dieron voz a la herencia clásica sefardí-ladina en la literatura israelí moderna.

Fue este tema, el de la herencia familiar sefardí-ladina de Yehoshua, el que definió el propósito de lo que se convirtió en nuestra última reunión. En mi trabajo actual con el Centro Educativo Sefardí en la Ciudad Vieja de Jerusalén, estamos construyendo un museo y centro cultural que contará la historia y las historias de la una vez vibrante comunidad sefardí de habla ladina de la Ciudad Vieja. Al hacer mi investigación junto con Edna Assis (nuestra Directora de Investigación en este proyecto) con sede en Jerusalén, descubrimos que la historia y las historias de esa antigua comunidad ladina de Jerusalén fueron magistralmente narradas en once volúmenes por otro autor con el apellido Yehoshua – Yaakov Yehoshua – padre de A.B.

La herencia sefardí de AB provino de ambos padres. La familia de su padre, Yaakov, una familia «Yerushalmi» de tercera generación, procedía originalmente de Salónica, Grecia. La madre de A.B., Malka Rosilio, nació y creció en Mogador, Marruecos, y emigró a Jerusalén con sus padres en 1932.

“Aunque el sefardí era el tejido mismo del ser de mis padres”, me dijo Yehoshua, “no recuerdo haber sido criado con una identidad sefardí exclusivista. Fuimos criados como judíos sionistas en el emergente nuevo proyecto nacional judío. No es que mis padres trataran de olvidar sus raíces, pero no fue una característica central de mi educación”.

Los dos escritores de Yehoshua, padre e hijo, tenían estilos sorprendentemente diferentes. Ambos eran narradores, pero mientras el mayor se deleitaba con anécdotas divertidas y cuentos populares, el más joven exploraba la complejidad de la condición humana.

“Mientras nos sentamos aquí hoy”, me dijo Yehoshua, “enfrento la perspectiva de caminar en la sombra de la muerte. Pero durante mis primeros años como escritor, caminé bajo otra sombra, la del gran escritor y maestro de la complejidad, SY Agnon”. 

En efecto, Mr. Mani no es el viaje nostálgico por el antaño sefardí de los relatos de Yaakov Yehoshua. El Sr. Mani da una mirada más matizada y compleja a la identidad de la familia sefardí, quizás un reflejo de la complicada relación del propio autor con sus raíces sefardíes.

“En mi vejez, llegué a apreciar el valor del trabajo de mi padre y cómo, de alguna manera indirecta, influyó en el mío, especialmente las piezas sefardíes de mi escritura”, me dijo Yehoshua.

Fue entonces cuando le dije a Yehoshua que estamos planeando una exhibición de «padre e hijo» – «De la Ciudad Vieja al Sr. Mani» – que exploraría los legados literarios de dos grandes escritores – Yaakov y A..B Su reacción fue, una vez más, una gran sonrisa hermosa, y se ofreció a compartir con nosotros cualquier foto familiar, documentos y recuerdos que ayudarían a dar vida a esta exhibición. 

Soñábamos con la posibilidad de que AB asistiera a la inauguración de esa exhibición, pero la combinación de COVID ralentizó nuestros planes de museo y el deterioro de la salud de AB impidió que ese sueño se hiciera realidad. En su amoroso recuerdo, ahora estoy más motivado que nunca para ver que esa exhibición cobre vida.

Aprecio las muchas copias autografiadas de mi biblioteca de novelas de autores israelíes, pero la más conmovedora es la de A.B. Yehoshua. No es ninguna de sus famosas obras literarias, sino un libro hebreo para niños titulado “El ratón de Tamar y Gaya”. Tamar y Gaya son los nietos de A.B. Yehoshua, y cuando pasé ese día con él en Los Ángeles y le dije que tenía dos hijos pequeños, me dio su libro para niños y escribió (en hebreo) «Queridos Shira e Ilan: este es de Saba de Tamar y Gaya – A.B. Yehoshua.”

Un novelista brillante, un intelectual abierto al público y una nueva voz para la identidad sefardí, A.B. Yehoshua también fue un amado hombre de familia.

Esa última taza de café fue realmente especial, fuerte y audaz, un reflejo de la vida y los escritos de Yehoshua.

Puede él descansar en paz.


Por rabino Daniel Bouskila, director del Centro Educativo Sefardí y el rabino de la sinagoga de Westwood Village.
Fuente: Jewish Journal 14.6.2022
Traducción libre de eSefarad.com