Diario Judío México -

Con información de Laura Toribio de Excélsior del miércoles 9 de enero del 2013.

Casi 13 millones de personas padecen esta enfermedad crónica degenerativa, ésta fue creada por un laboratorio europeo con una investigación de cuatro años creando un estudio clínico con mexicanos, antes de las reformas a la Ley General de ” que cualquier laboratorio puede desarrollar su innovación médica en nuestro país”, solo necesitaba reporte de comercialización de su nueva molécula aplicada únicamente en otro país. Este anuncio oficial será el primer trimestre de este año, considerando la modificación al artículo 170 del Reglamento de insumos para la , quitando que para comercializar esta nueva molécula en México se debería haber comercializado en otro país.

La ventaja será para el primero para tener a su alcance el mercado farmacéutico.

Los datos nos hablan de 64 millones diagnosticados pero se estima que otros 6.4 millones no lo saben.

De los que sí saben 1.6 millones tienen un control adecuado, 1.8 millones han presentado alguna falla renal, amputación, infarto o ceguera.
El beneficio es su novedad, con mayor capacidad de tratamiento, reduciendo costos de hospitalización, efectos más reducidos posteriores a la diabetes, entraría una mejor alternativa curativa en el mercado.

Estos tratamientos costarían 50 mil pesos anuales con la adicción de una nueva molécula acortando el tratamiento, con un ahorro del 15% y los días de hospitalización, 4000 pacientes mexicanos fueron evaluados para su calidad todo dicho por Mikel Arriola de la Cofepris.

Yo vengo de familia de diabéticos mi abuelo materno lo era, mi madre tuvo el azúcar baja y yo normal, sin embargo procuro tomar azucares naturales en los alimentos y cuando mi padre Q.E.P.D y que por cierto hoy tendría su aniversario de casados, estuvo muy enfermo decidimos quitarnos la sal y la azúcar lo cual nos ha sido muy beneficioso.

Podemos ayudarnos por medio de cuidados preventivos, al principio resulta difícil con el tiempo, un café con azúcar sabe raro.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.