Diario Judío México - El pasado lunes 3 de junio de 2019 murió Semyon Rosenfeld Z”L, a los 96 años en un hospital en Rehovot, . Consederado como el último sobreviviente del campo de exterminio de .

Rozenfeld escapó de la muerte por primera vez en las cámaras de gas inventando un intercambio para sí mismo cuando llegó a , un campo de exterminio nazi en la Polonia ocupada, en el otoño de 1943. Interrogado por un oficial alemán, dijo que era un vidriero y fue capturado. A un lado por detalles del trabajo.

Aproximadamente un mes después, se encontraba entre los 600 prisioneros que organizaron un levantamiento histórico contra sus captores y trataron de escapar. Solo unos 300 llegaron a las cercas, y la mayoría del resto fue recapturada en el campo circundante. Pero algunos lograron llegar a la libertad, el Sr. Rozenfeld entre ellos.

Fue citado como el último sobreviviente después de la muerte de Selma Wynberg Engel el pasado diciembre en East Haven, Connecticut, también en 96. Ella fue una de las primeras en contarle al mundo la existencia del campamento.

El Sr. Rozenfeld nació en 1922 en Ucrania, hijo de un sastre. Fue reclutado por el Ejército Rojo antes de caer prisionero de los alemanes y fue retenido primero en Minsk, en la actual Bielorrusia y luego en .

El campamento en comenzó a funcionar en la primavera de 1942 como parte de la Operación Reinhard, el plan nazi de exterminar a los judíos polacos. Solo una pequeña minoría de los detenidos podían trabajar, principalmente en la operación del campamento, incluida la eliminación de cadáveres. La mayoría de las personas murieron en cámaras de gas poco después de su llegada. Al menos 167,000 personas y posiblemente hasta 350,000 fueron asesinadas allí.

El Sr. Rozenfeld era parte de un grupo de prisioneros que planearon una fuga en octubre de 1943. Debían matar a tantos guardias como pudieran con cuchillos y hachas antes de asaltar la puerta principal. Se comprometieron a contarle al mundo lo que había sucedido en .

En su testimonio ante el museo de la Casa de los Combatientes del Gueto, el Sr. Rozenfeld dijo que Alexander Pechersky, quien dirigió la fuga, le había preguntado si se sentía capaz de matar a alguien con un hacha. “No soy capaz de matar a un ser humano”, recordó el Sr. Rozenfeld. “Pero un nazi – sí”.

El 14 de octubre se puso en marcha la revuelta. Cientos de prisioneros no salieron del campamento, pero más o menos 300 lo hicieron bajo fuego, y luego solo para enfrentar los campos de minas.

El Sr. Rozenfeld trepó una cerca de nueve pies y siguió corriendo a pesar de una herida de bala en su pierna. “No tenía miedo”, dijo, “porque no tuve tiempo de pensar en el miedo. Sólo pensé en la vida “.

Los que escaparon y lograron atravesar los campos minados se escondieron en el bosque circundante, y algunos buscaron ayuda de los residentes locales. Muchos prisioneros fueron capturados por guardias nazis y colaboradores polacos. El campamento fue cerrado poco después de la revuelta. Menos de 60 escapados sobrevivieron a la guerra.

El último de los guardias que fue juzgado por matar judíos en Sobibor fue John Demjanjuk, un ex trabajador de automóviles en Ohio. En 2011, en un tribunal alemán, fue declarado culpable de participar en el asesinato de 28.000 personas y condenado a cinco años de prisión. Murió en un hogar de ancianos en 2012 mientras apelaba la condena.

Cuando el Ejército Rojo llegó a la ciudad de Chelm, donde Rozenfeld se había refugiado, Rozenfeld se unió nuevamente a sus filas y luchó para liberar Berlín. Regresó a Ucrania, se casó y vivió allí hasta que se mudó a en 1990.

Recientemente vivió en un asilo de ancianos en Yad Binyamin, al sur de Tel Aviv. Le sobreviven dos hijos, Miguel y Román; cuatro nietos; y un bisnieto.

FuenteNew York Times
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorJueves Ciudadano en Huixquilucan, con la Comunidad Judía de México
Artículo siguienteDeformasyones lejitimas