Hace poco más de un siglo, el 8 de marzo de 1908, cansadas de la explotación laboral y la desigualdad levantaron su voz en una huelga que recordamos hasta el día de hoy. En esta exigieron un salario justo e igual al de los hombres, así como la reducción de la jornada laboral a 10 horas de trabajo. En la actualidad, gracias a la valentía de ellas, hay más exigiendo que se respeten sus derechos y que exista la igualdad de género.

 

Hoy somos más las que luchamos para que sepan reconocer nuestra voz. Nuestra sociedad le ha otorgado un alto valor a la belleza, sin embargo, muchas de nosotras hemos desaprendido este juicio resignificando nuestro valor como personas, como . En el mundo laboral no nos salvamos de este juicio, es triste saber que la mujer hoy en día es calificada por sus características físicas. Como sea que lo veamos, la mujer está siendo desvalorizada y su importancia está en su cuerpo y rostro. Se han normalizado comentarios como “científica joven y bella”, haciendo más énfasis en las cualidades físicas que en las habilidades, competencias, destrezas o talentos de la mujer.

 

Podemos confirmar que la fijación en lo estético lleva a las a una insatisfacción corporal e incluso a ser más vulnerables a desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria. Aquí las características más sobresalientes del padecimiento son el rechazo al propio cuerpo y a la figura femenina en general. La insatisfacción corporal ocurre cuando la mujer concluye que su cuerpo discrepa del ideal propuesto en el medio que la rodea. 

Todo el tiempo las están sujetas a comparaciones y esto sucede desde que somos muy chicas. Las niñas aprenden que existe algo malo con su cuerpo y que no deben de sentirse a gusto con él, por el contrario, deben sentir vergüenza y comenzar a hacer todo para modificarlo, privándo de la aceptación y amor por él.

 

La vida contemporánea ha transformado el cuerpo en un objeto de creciente interés, convirtiéndolo en un instrumento para cumplir nuestras metas, como un objeto que pueda ser usado para complacer la vista. Por eso, este 8 de marzo te invitamos a que desprendas este juicio impuesto por la sociedad, tu valor no está en lo estético y el valor de los demás tampoco. Concienticémonos unas a otras y aprendamos a retener cualquier comentario bueno o malo tanto del cuerpo ajeno como del nuestro.

 

Dra. Katia Ruiz Ochoa – P.L.N Nathalia López Buerón

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa importancia de un libro.
Artículo siguienteCuento de Meguilat Esther Gan Tarbut
Fundación APTA, Atención Psicológica de Trastornos Alimentarios, brinda tratamiento integral, profundo y confiable mediante ayuda psicológica, nutricional y psiquiátrica a las personas con este conflicto sin importar su nivel socioeconómico, por lo que tiene acceso a personas de todos los estratos sociales. Con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de niños, jóvenes y adultos, ofrecemos terapias individuales, familiares y grupales; asesoría con nutriólogos y pláticas preventivas dirigidas a adolescentes. Nuestra misión es brindar atención personal confiable a los jóvenes que acuden a la clínica. Nos regimos por los valores de respeto, honestidad, confidencialidad y responsabilidad, y estamos comprometidos a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad, por lo que la atención que aquí brindamos es de bajo costo, con base a las posibilidades económicas de los pacientes Contamos con un equipo que abarca toda el área metropolitana, entre psicoanalistas, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras que han recibido entrenamiento y guía para brindar el mejor tratamiento. Por su parte, el Consejo Médico está formado por 9 especialistas de primer nivel en diversas disciplinas: psiquiatría, nutrición, psicoanálisis, psicología, medicina general y gastroenterología.