Diario Judío México - Todas las alrededor del Mundo, sufren generalmente los mismos problemas, sin hacer diferencia por las circunstancias sociales, económicas, culturales o religiosas de las que sean objeto, debido a que a lo largo del tiempo, seguimos siendo presas de todo tipo de discriminación siglo tras siglo y muchas veces, inclusive ante la mirada indiferente de nuestros congéneres masculinos, quienes lastimosamente en la mayoría de los casos, han naturalizado esa conducta de marginación o discriminación hacia nosotras, como abuelas, madres, esposas, hijas o hermanas, considerándonos ante todo el sexo débil y subordinado frente a la historia y conformación de la humanidad.

El actuar de las féminas como seres humanos que también somos, evidencia nuestro aporte como hacedoras de cultura y civilización alrededor del Mundo, frente a una participación socio-política y económica, controlada y administrada principalmente por hombres, dentro de la conformación de cualquier ciudad-estado. Pero más allá de todo esto, todavía sobreviven un sin número de estigmas impuestos y autoimpuestos por la mitología de cualquier cultura, donde se nos sigue supeditando a labores del hogar, procreación y crianza de nuestros hijos desde tiempos inmemorables.

Por ello, es que ha llegado el momento de que seamos las mismas , quienes alcemos la voz, evidenciando que debemos cambiar el discurso desde nuestros hogares, para no repetir los patrones de discriminación que nos excluyen y discriminan ante el seno familiar, el cual construimos con nuestro trabajo y esfuerzo desde la educación materno-infantil a muy temprana edad, frente a nuestras hijas e hijos.

De ésta forma, es que podemos visualizar también la palabra en un amplio espectro del quehacer femenino, y entre ellos está el de visibilizar que nos valemos por nosotras mismas, asumiendo una actitud firme y decidida que no permite que se ejerza influencia negativa, hacia nuestra persona, principalmente por nuestros pares. Ya que podemos admitir ante el Mundo nuestras debilidades, pero ante todo convirtiéndolas en fortalezas como ejemplos a seguir.

Porque toda mujer que se considere empoderada, ha logrado alcanzar ésta condición no solo desde el discurso, sino también en la práctica, cuando se ha dado cuenta que su libertad radica en ser ella misma, aún ante la adversidad que llame a su puerta cada día, ya que su ideal de vida es comprendido y respetado por toda su familia y radica, en no ser ni mejor ni peor persona, ya que en realidad simplemente es otro Ser Humano, con iguales derechos y deberes ante la sociedad que se constituye desde su seno familiar…
(Especial para el Diario Judío.com de .)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Acuerdo Secreto?
Artículo siguienteBanyan Tree Shanghai On The Bund
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.