Diario Judío México - Si las atrocidades cometidas contra mujeres por el Estado Islámico o por constituyen el clímax de la barbarie y de la violencia de género, lo que ocurre en países como en cuanto al trato dado a la mujer, revela una realidad igualmente escandalosa, porque se trata de una nación miembro de la comunidad internacional presuntamente obligada a respetar y hacer respetar los derechos humanos. ¿Por qué una afirmación cómo ésta? Simplemente por el panorama ofrecido por los siguientes datos:

De acuerdo con información proporcionada por un reporte de la Asociación Egipcia de la Libertad de Pensamiento y Expresión, en el año escolar 2014-2015 se registraron en las universidades egipcias mil 552 violaciones de mujeres. Los culpables fueron castigados de diferentes formas, según los casos, habiendo arrestos, expulsiones temporales o definitivas de las instituciones educativas, además de sanciones diversas, todo lo cual, al parecer, no ayuda mucho a disuadir de la comisión de este delito, ya que las estadísticas de los últimos años al respecto se han mantenido más o menos dentro del mismo rango. En una encuesta realizada por el Consejo Nacional de la Mujer en ese país, 51.6% de las mujeres reportaron haber sido víctimas de acoso verbal, 32% de tocamientos y agresiones físicas, y 12% de violaciones y secuestros.

Estas alarmantes cifras, seguramente, son producto de una realidad multifactorial dentro de la cual los valores culturales y religiosos prevalecientes juegan un papel fundamental, en la medida en que privilegian de manera grotesca la “indiscutible y natural” dominación masculina y una diversidad de tabúes sexuales de corte misógino. Prueba de esto es que para el grueso de la opinión pública resulta aceptable y normal que un hombre asesine a su mujer si la descubre en adulterio —y exija, por tanto, una pena leve para el asesino—, mientras que si el caso es a la inversa y la mujer mata al marido, se considera justo que ella sea colgada en la plaza pública no sin antes haber pedido perdón al marido asesinado.

Los reportes de cómo se comporta la sociedad egipcia con relación a estos temas indican que, por lo general —y tal como aún se observa en muchas otras regiones—, las mujeres son culpabilizadas de provocar las violaciones de las que son víctimas al haberse vestido o actuado de una forma “atrevida”. Las exigencias hacia las mujeres abundan: deben cubrirse, ser recatadas, recluirse de preferencia en el ámbito doméstico, no llamar la atención, ni reírse sonoramente o intentar participar en la diversidad de áreas ofrecidas a los varones. Todo bajo la justificación de que como la sexualidad masculina es “naturalmente incontrolable” —y, por ende, no es exigible para ellos una conducta de contención— las mujeres no deben “provocar”.

Y como en este contexto, el tabú se agiganta, los resultados no pueden ser otros que dosis altísimas de violencia y represión contra el género femenino a cuyos miembros no sólo se victimiza en la realidad, sino también se les responsabiliza de ser en primera y última instancia, una especie de demonio seductor capaz de corromper con sólo mostrarse más allá de las cuatro paredes de su casa. Las organizaciones que luchan en favor de los derechos de la mujer son ciertamente de ayuda para concientizar y presionar hacia un cambio de perspectiva al respecto, pero no mucho se mejorará mientras la educación y la cultura dominantes sigan estando marcadas por esa misoginia que tanto respaldo encuentra en interpretaciones religiosas sesgadas e inoperantes en el mundo del siglo XXI.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl arte de beber
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Jacobo Senado Darwich Z”L
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.